Últimas Noticias...

“Nadie Aguanta Un Cañonazo Millonario”

Por Gonzalo Delgado Quintero

General Álvaro Obregón

 

Se ha hecho y dicho de todo. Defendido lo sustentable e insustentable. Profesionales de diversas disciplinas observaron con lupa las aristas del nefasto documento y las repercusiones nacionales e internacionales que de cualquier manera vendrán de la decisión que se tome a propósito del leonino contrato que respaldó la Ley 406, recién contenida por la Ley 407 y ahora, a la espera de lo que diga la Corte Suprema de Justicia.

Pero detrás del escandaloso contrato está lo denunciado por prominentes figuras del acontecer nacional (Zulay Rodríguez y Guillermo Cochez) sobre ese impacto ruidoso e incandescente de supuestos cañonazos millonarios que pareciese que dejó sordos y ciegos a los tres Órganos del Estado y a otros cuantos más. Este es un datito a tomar en cuenta.

Si nos dejamos llevar por las cifras mencionadas, se estaría hablando de alrededor de mil millones. Lo que no me quedó claro es que si los 900 millones que mencionó la Diputada, es el mismo dinero que dijo el abogado Cochez que de ser dos entregas diferentes, entonces,  se estaría hablando de mil 700 millones, que resulta increíble, pero ahora no tanto.

Cito al General Álvaro Obregón, quien es famoso por su frase «Nadie aguanta un cañonazo de 50 mil pesos«. En su época, 50 mil pesos era una enorme fortuna, y lo decía en su intento por “sobornar” a otros militares y políticos que no estaban de acuerdo con él.

Obregón en su segundo mandato como presidente de México, dijo otra de sus muy particulares frases expresando: “Voy a ser el presidente más honesto porque solo robaré con una mano. El General era manco. Estas dos frases evidenciaban el cinismo que permeaba la corrupción como su modus vivendi. Eso poco ha cambiado.

Esta perversa práctica expresada por este mejicano sobre su país, es una evidente conducta de casi todos nuestros países latinoamericanos y más allá. Es un delito que se incubó en el seno del poder. Es un ácido corrosivo contra la sociedad, incluso promovido. Ocasiona incalculables costos económicos y el atraso de muchos pueblos por el desvío hacia algunas manos de los dineros que correspondería para construir grandes obras y por tanto, se atenta contra los  intereses nacionales.

En realidad esa corrupción está exacerbada en nuestro Panamá y la minería viene a ser la cereza del pastel. La verdad es que el problema es estructural y sistémico. Es por culpa de un modelo económico neoliberal que promueve desde arriba toda esa corruptela sobre toda la estructura de los poderes existentes.

Se ha dicho, pero con poquísimos efectos. Sin embargo, en manos quién quedó la electricidad y las comunicaciones, así como también otras empresas estatales desarrolladas en la década de 1970, cuyo manejo fue regalado a las transnacionales so pretextos de que el Estado es mal administrador.

Quiénes realmente manejan otras empresas como los puertos, los aeropuertos, la fibra óptica, el centro bancario, la Zona Libre y otros importantes pilares de la economía que no está dejando un desarrollo social paritario con esas cifras. Y la pregunta del millón ¿cuánto recibe realmente Panamá por toda esa actividad económica? Al final, lo que se está dando es una gran evasión fiscal que representa el siete (7%) por ciento del Producto Interno Bruto del país. El gran poder económico no está pagando o aporta muy poco.

En las últimas tres décadas hemos estado regalando el país a pedazos. En el caso minero desde 1991 y contractualmente, en firme, desde 1997. Cada gobierno en su turno, permitió a la mina desarrollar esta actividad sin respaldo de ley durante 20 años.

De todo lo sucedido, si acaso ha surgido algo bueno sobre el caso minero con respecto al gobierno actual, es que finalmente, el pueblo se dio cuenta de la podredumbre de tantos años. Debemos reconocer sin listones políticos ni egoísmos, la capacidad intelectual y académica de muchos panameños que supieron esclarecer ese tema minero durante el pequeño espacio que obligó en su momento a la Asamblea de Diputados la consulta ciudadana y finalmente ver todo lo que se ocultaba detrás del contrato, lo que ayudó a que también, saliera a flote el espíritu nacionalista y patriótico de los panameños, sobre todo, de la juventud, que “es la sabia honesta con que se nutre el corazón de la patria”.

9 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 4.73 ( 6 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Las Enseñanzas Olvidadas

Un sesudo y profundo escrito, publicado hace tres años atrás,  por el maestro Pedro Luis …

Deja una respuesta