Últimas Noticias...

Nunca transaré con métodos inquisitivos: Ramiro Guerra Morales

Un Medio Complicado Para Debates Y Diálogos. Razonar Se Ha Convertido En Una Estrategia De Descalificación, Nada De Conciencia Crítica Y El Argumento Pasión, Odio Como Turba La Objetividad Y El Pensamiento.

Por Ramiro Guerra M.      

Jurista, escritor y cientista político.

 

En un escenario político, sea donde fuere, gravita siempre la entronización sobre la sociedad, gobiernos autoritarios, represivos, que dan curso, a ver las acciones de luchas de los pueblos una especie de enemigo de la democracia y en consecuencia, exponen todo tipo de teorías represivas.

Los enfoques de democracia de estos gobiernos, termina en la democracia electoral, después los ciudadanos solo somos súbditos del poder. Una especie de servidumbre al mejor estilo de la edad media y los gobiernos absolutistas.

Nuestro régimen presidencialista está, en su lógica, impregnado de ese tipo de gobernanza. Yo soy el que gobierno y punto. Frase que suele traicionar a muchos candidatos y que sale de su subconsciente, para dejarlos al descubierto, que son pichones de dictadores.

En ese contexto traigo a colación el tema del asilo por razones políticas.  Frente a los gobiernos tiranos, antidemocráticos y en estos tiempos de judicialización de la política, de golpes blandos y estigmatización y criminalización de las luchas sociales, relativizan la institución del asilo político, con argumentos de que se está usando para proteger delincuentes de todas las especies, resulta peligroso.

Es condenar a la persona humana a todo tipo de vejámenes y persecución, sin posibilidad de escapar de ese tipo de latrocinios y persecuciones de gobiernos que no le importa el estado de derecho y se sirven de la justicia para esos propósitos.

Por tratarse de alguien que ha sido señalado por corrupto y autor de muchos delitos, nunca caeré en la trampa de justificar tales recursos de uso y manipulación de la justicia.

Caso el expresidente Ricardo Martinelli, no es de mi simpatía y posible autor de muchos desmanes durante su administración, no me lleva a concluir, de que debe estar preso, aunque para ello, se violen derechos y garantías fundamentales.  Esa ha sido la línea de bloques del poder económico, que son tan iguales y peores que el sujeto señalado.

Ha habido mucha manipulación de lo político hacia lo judicial. Medios de información, sobre todo canales televisivos, más de un lustro, manipulando conciencias para ejercer el veredicto de culpabilidad de una u otra persona.

No soy de los que caen en esa trampa de la manipulación. Soy jurista, estudioso del derecho y conozco como han de desenvolverse los procesos. Que un colega acepte que ese proceso contra el señor Martinelli, no estuvo plegado de arbitrariedades, lo respeto, pero, que tuvo ribetes políticos, es evidente. Dos ejemplos, negación del derecho ha interrogar testigos de la vindicta pública y un recurso de casación manejado a tropelía de caballo. Siempre he rogado a Dios que esa enfermad de la pasión cargado de odio, no obnubile la capacidad de razonar y procurar la objetividad.

Hemos pasados criticando a un Órgano judicial, a la justicia en nuestro país, pero borrón y cuenta nueva, cuando se trata de una condena a un adversario político, mediante un proceso que no fue proceso. Para concluir entonces decimos que la corte actuó bien.

Nunca transaré con métodos inquisitivos en la justicia que nos rememora a un catolicismo de tipo perseguidor de las creencias adversas y donde el único fallo válido, era la hoguera. Ese fue una noche telúrica y oscura de nuestra historia como humanidad.

Por lo anterior siempre he admirado a Martín Lutero, y a los calvinistas y por ello tengo de cabecera el libro de Elena White. Al igual que el libro del filósofo panameño Alonso Villareal, sobre el cristianismo primitivo.

Escribir lo anterior, no me lleva a celebrar o apoyar situaciones inaceptables que se dieron durante el gobierno in comento. Pero no transaré nunca con los métodos inquisitivos y autoritarios en la esfera de la justicia.

A propósito del asalto a mano policial a la embajada de México en en el Ecuador, es repugnante y violador del orden internacional público. Gobiernos de diversos signos ideológicos han condenado esa acción. Me equivoque con el gobierno nuestro, el de Cortizo, está vez actuó consecuentemente condenando esa acción de fuerza donde abruptamente sacaron a un asilado político. Y llegaron a agredir a varios funcionarios.

No caeré en el relativismo como argumento de que el asilo político, no es para proteger delincuentes, tal vez cierto, pero de allí a relativizar la importancia de esta institución, Dios me libre de gobiernos formalmente democráticos, pero igual de delincuenciales, que no reparan en medios, para anular el pensamiento crítico y hacen de la justicia su escudo protector.

¿Acaso esa no es la realidad que se vive en gran parte de la región?  Fiscales sirviendo al poder político, verdaderos policías haciéndose parte de políticas represivas. Y magistrados sirviendo igual al poder político, y otros. Esa es la realidad.

Por mirar en los árboles nos estamos perdiendo en el bosque.  Nos ponen a debatir trivialidades para que no vayamos al fondo de los problemas. Estamos inmersos en una sociedad manipulada. Cómo no relacionar la acción loca del gobierno del Ecuador, contra la embajada de México, relacionándola con la visita de la jefa del comando sur, días antes al Ecuador. Estos gobiernos de derecha y cuidado algunos llamados progress, no hacen nada sin que medie una consulta a los Estados Unidos.

Hay que ser miope en política para no darnos cuenta que los Estados Unidos, se ha montado en el discurso contra la lucha de la corrupción para estar interviniendo en nuestra soberanía y nuestras jurisdicciones.

Como defensor de los derechos humanos, de una visión antropocéntrica del estado, jamás toleraré la violación a la institución del debido proceso, de los derechos y garantías fundamentales. Y ruego para mí, mis amigos, voceros de estas causas, no estar envuelto en estas vorágines de las perversidades de un seudo estado de derecho y por ello, defiendo el derecho al asilo político.

Por América Latina, cabalga el jinete de ideas fascho y donde los verdaderos demócratas estamos en la tarjeta de tiro de enemigo de la dignidad e integridad humana.

Me defino como humanista, marxista pero abierto a las ideas. Aprendí mucho de teóricos del personalismo comunitario de Jack Maritain y Enmanuel Mounier, ambos de nacionalidad francesa. También de mi profesor Dulio Arroyo, que simpatizaba con estos filósofos.  Igual de las encíclicas de algunos papas defendiendo a  los trabajadores y condenando el capitalismo salvaje, hedonista y  reducido a un materialismo que desprecia a  la humanidad.

Mi agradecimiento siempre a mi amada Nena. A ella someto siempre mis ideas sobre lo que escribo y escribiré. Es una especie de censora para bien. Este artículo tiene algo de autoría, producto de diálogos mañaneros.

Gracias a mi compañera de toda mi vida.

Pendientes de las críticas, pero con el nivel y madurez política científica conque he elaborado este artículo.

 

Dios bendiga la patria.

7 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 4.45 ( 4 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Debacle de los partidos tradicionales

Por: Abdiel Rodríguez Reyes    Cuando hablamos de debacle de los partidos tradicionales no estamos …

Deja una respuesta