Últimas Noticias...

Acotaciones en torno al Derecho y…|

Al cumplimiento o no de sus normas.


Por: Ramiro Guerra M.

En un sinnúmero de lecturas que hemos realizado, me encontré con afirmaciones de distinguido doctrinantes que afirman que el derecho no es una revelación al estilo de los mandatos del monte de Sinaí. Otra que suele ocurrir, que los juristas creen manejar normas apriori. Y no es así.

Tempranamente, recién en el estudio de introducción al derecho, aprendimos que el hecho precede al derecho. Éste siempre en su lógica interna da cuenta de relaciones que se ubican en la base material de la sociedad.

La producción de normas jurídicas siempre están referenciada a hechos variados. No existe la abstracción de la norma jurídica. En el proceso de interpretación de la misma, resulta forzoso acudir a la pregunta, ¿Cuáles fueron los hechos que hicieron obligante darle un tratamiento de norma legal?

Con relación a lo anterior, doctrinantes referencian el derecho a una serie de hechos y relaciones fácticas que se surten en la sociedad.
1. Relaciones en los particulares, los
conflictos que emergen de ella;
2. Relaciones entre el estado y los
ciudadanos;
3. Relaciones de familia y la variedad de
conflictos y situaciones que se suscitan en esta dimensión y
4. Relaciones de propiedad y su vasto
contenido que incluye el tema de las
sucesiones.
5. Relaciones de control de conductas que
obligan al estado tutelar bienes y la
integridad ciudadana.
6. Relaciones y conflictos entre estados.

Cuando estas múltiples realidades fácticas y sus contradicciones trascienden y asumen formas jurídicas, se constituyen en mandato que tienen la cualidad de órdenes y en consecuencia su desconocimiento trae consigo su acatamiento.

Cuando quién sea se sustrae de tales órdenes, trasunta al comportamiento fáctico de la desobediencia. Con ello activa los recursos que tiene el estado, desde el punto de vista de la norma para actuar en forma ejemplarizante.

Entramos a un terreno que se conoce como la eficacia o no de los mandatos u órdenes proveniente de la norma. Un estado que no es capaz de hacer valer tales mandatos u órdenes, debilita el sistema de normas.

Verbigracia, hemos venido observando a varias organizaciones empresariales desatender mandatos contenidos en algunos decretos ejecutivos; abiertamente conspiran y sabotean su contenido.

Lo anterior es peligroso, relativiza el sentido de la autoridad que tiene la responsabilidad de garantizar su eficacia. No se trata de un hecho sin poca significación . Es grave y constituye un agravio al estado de derecho.
Interesante, en esa dimensión de las relaciones estado y sociedad, el propio estado, en su función jurisdiccional, provee los recursos contra órdenes y mandatos que no se compadecen con el ordenamiento jurídico.

Las normas precedidas por el o los hechos fácticos contradictorios elevados a lo legal, conteniendo regulación y solución de aquellas, se surten para ser acatadas. No hay de otra. Sino fuera así, pasamos a la barbarie y la anarquía.

3 Hay varios Likes:) Gracias...
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Hablemos claro cultural

Deja una respuesta