Últimas Noticias...

Hoy es el día en el que la muerte, fue derrotada.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

 

Estuvo tres días en la tumba, pero la muerte no lo pudo retener.

El que resucitó, ganó para todos los seres humanos, del pasado, presente y el porvenir, el regalo de la eternidad con vida y vida en abundancia.

Hoy es día de celebración y de una gran alegría, porque estábamos condenados a muerte eterna, pero la misericordia de Dios vino a nosotros a cambiar nuestro triste destino, por causa de su amor hacia nosotros.

Debemos asumir nuestras debidas responsabilidades en este grave momento y reconocer que, esta hora es; la de la sensatez, el tiempo de la prudencia infinita, el tiempo de la oración profunda, porque solo hay alguien que nos puede sacar de esta prueba que nos ha puesto la historia, para salir airosos y fortalecidos.

“pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra” 2 de Crónicas 7:14 NTV.

La fórmula, es la humillación ante Dios, no ante hombres. Que hablemos con Él, con absoluta confianza y sinceridad y reconozcamos, lo pecadores que somos todos y la necesidad que tenemos de su amparo y protección, que nos arrepintamos de corazón y lo busquemos y lo anhelemos profundamente y no sigamos haciendo lo malo, para que nos escuche, porque siendo Santo y Perfecto, no escucha a pecadores, sino a los que se arrepienten, porque alcanzamos misericordia porque Él vino hasta nosotros a morir en la Cruz, pero resucitó.

Él no es un Dios rencoroso, sino el Dios del Amor que nunca muere ni deja de ser, que perdona y olvida todo lo que le hicimos, porque fueron nuestros pecados los que lo traspasaron en sus heridas que le causaron la muerte hacen 2024 años atrás, de la que, luego Él mismo la convirtió en resurrección, y al perdonarnos, nos hace partícipes de la conquista de la vida eterna conjuntamente con Él, pero, además, nos señala que, el único que puede sanar y restaurar nuestra tierra contaminada, vacía de amor y enferma de tantos males, entre ellos la rampante corrupción, es Jesucristo, a quien le fue dado toda autoridad en la tierra y en los cielos y Él es, el único Dios Eterno y el Príncipe de la PAZ.

Ojalá podamos entender los tiempos, porque precisamente, lo oscuro de la noche actual, lo que nos está dando a entender es; que viene un Gran Amanecer de alegría y gozo para la humanidad, y para nuestro país, porque la noche nunca se pone más oscura, sino justo antes de amanecer.

¡Así de sencilla es la cosa!

4 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 2.06 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta