Últimas Noticias...

¿ES EL PUEBLO SOBERANO O NO? |

Por: Juan Ramón Sevillano Callejas
Abogado

Mis ilustres profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Panamá, para los años 1976 a 1981, entre los que se encontraba el constitucionalista César A. Quintero, me enseñaron que el derecho es una ciencia cambiante.

Por tanto, no podemos aceptar que la Constitución Nacional sea una camisa de fuerza que le impida al pueblo (los ciudadanos) tomar sus propias decisiones y la forma en que esta decida tomarlas.

Para mí, el pueblo es SOBERANO y tiene derecho hasta equivocarse, por tanto, puede decidir cambiar la constitución cuando quiera y la forma en que lo va a hacer.

Al respecto, cuando muchos me sostienen que las dos únicas formas de reformar la constitución son las que establecen los artículos 313 y 314 de esta máxima ley, les pregunto:

¿el artículo 2 de la constitución nacional es un mero romanticismo o no tiene ningún valor jurídico?

Tanto este artículo número 2, como el 313 y 314 fueron redactados de forma tal que obstaculizaran el ejercicio del poder soberano del pueblo. Por lo que habría que preguntarse quienes lo hicieron y porque lo hicieron de esa forma.

Resalto ahora lo que establece el mencionado artículo 314 cuando dice:

“permitiendo además de la postulación partidaria, la libre postulación”

Como entonces el presidente del Tribunal Electoral dijo hace pocos días que los ya elegidos por votación popular en el actual periodo gubernamental no podían participar y que el organismo iba a decretar al respecto. Aunque este de acuerdo en que no debían participar, esto sería inconstitucional.

Eso sí estoy claro, la participación partidaria en una constituyente paralela daría al traste con los deseos del pueblo de tener una nación no corrupta.

Recuerdo que hace unos años atrás le solicite a uno de mis profesores que era uno de los notables encargados de redactar una nueva constitución, que se cambiara el artículo 2 para que dijera:

“el poder es del Pueblo”

Porque como esta redactado esta claro que el poder emanó del pueblo, pero más nunca regresó.

Trabajo de los notables que por cierto fue desechado por los mismos políticos que los nombraron, para seguir con el pan y circo que le dan al pueblo.

La verdad no entiendo como personas que se han graduado de derecho y ciencias políticas no se han enterado que el derecho cambia constantemente y que por tanto es lógico aceptar que la constitución nacional no está escrita en piedra.

Después de todas estas consideraciones estamos obligados a preguntarnos:

¿Es el pueblo soberano o no?

¿Es la democracia el gobierno del pueblo o no?

¿En que radica la soberanía del pueblo? ¿Será en votar por un supuesto representante suyo cada cinco (5) años para que este decida por él?

Otro tema al respecto de la reforma constitucional son las consideraciones de los que abanican una constituyente paralela.

¿Qué hacen estas personas y porque lo hacen? Asustan al pueblo con el CUCO del supuesto comunismo que hay en algunos países cercanos y lo hacen para mantener un estatus quo antidemocrático, donde predomina una desigualdad, que en mi opinión ni siquiera favorece al capital. Nadie le dice al pueblo que queremos ir hacia un estado moderno donde haya oportunidad para todos, como en algunos países europeos.

Tengo la percepción, y ojalá este equivocado, de que una constituyente paralela no realizara los cambios profundos que se requieren para hacer un nuevo Panamá y por tanto seguiremos viviendo en una situación altamente deplorable.

Lo otro es que por los vientos que soplan no habrá ni una ni otra constituyente, ya que nos pusieron una camisa de fuerza numérica que cuenta con la ignorancia, a propósito, de un pueblo.

El tiempo dirá quién tenía la razón.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

0

User Rating: 3.28 ( 1 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Emergencia Educativa

Anayansi Turner abogada y docente universitaria La emergencia educativa que se vive en Panamá y …

Deja una respuesta