Últimas Noticias...

El concepto de liberación, independencia y derecho a la autodeterminación, debe arraigar en la conciencia de todo latinoamericano como religión de todos nuestros pueblos.

 

    

Por Ramiro Guerra M. y José Dídimo Escobar S.

 

Omar Torrijos no era de izquierda, sino un hombre que estaba alineado con las causas populares y nacionalistas. Un militar que rompió el molde de hombre castrense y de dictador y de esa manera acercarse al pueblo y a los intereses de la patria. Cometió errores, cierto, pero que alguien nos diga qué gobernante no los ha cometido.

En una región, donde solo México, fue capaz de solidarizarse con la revolución cubana, saliéndose de ese ministerio de colonias que se llamaba la OEA y que hoy sigue por esos caminos de entrega y genuflexión.

Omar Torrijos, tuvo la valentía y para los Estados Unidos una osadía que, dijera que: “cada minuto de bloqueo a Cuba, era como una espina en la garganta de Latinoamérica y sus pueblos”.  Hoy los gobiernos, incluyendo el de Cortizo, una partida de sumisos, genuflexos y temerosos, incapaz de verter solidaridad y condena contra el bloqueo a Cuba y su gobierno.

En nuestra región, la democracia electoral, solo sirve a los gobiernos estadounidenses, si las gana algún peón, servil de ellos.  Si las gana un candidato que se define como izquierda, popular y nacionalista, entonces dan curso a fuertes agresiones e intervenciones; invierten sumas millonarias para ayudar a los adversarios de derecha que perdieron esas elecciones. Pero aún más criminal, imponen bloqueos de alimentos, medicinas y congelan y retienen recursos financieros, amenazan incluso a aquellos que pretendan comerciar con los sentenciados, para asfixiar la economía y, según sus cálculos, provocar descontentos en la población. El mismo esquema que, han usado contra Cuba por más de sesenta y dos años.  Los sistemas electorales y la democracia de esos países están amenazadas en un escenario de bloqueo y todo tipo de conspiraciones para derrocar a esos gobiernos. Aun así, la izquierda ha salido victoriosa en tierra que el imperio erróneamente considera su traspatio.

Los Estados Unidos, para imponer esa estrategia de control y dominación, se sirven de los bloques dominantes de los países; la oligarquía y sus poderes mediáticos y políticos oportunistas, mercenarios ideológicos y toda suerte de aventureros amadores de “billuyos”.

En los últimos tiempos, se valen de todo tipo de acuerdos intervencionistas violatorios de la soberanía y el ejercicio pleno de nuestra jurisdicción. Desde los Estados Unidos, han propiciado los denominados golpes blandos, instrumentalizando a los órganos de justicia para esos propósitos. En Centro América, las Cortes Supremas, han sido el brazo ejecutor, para dar al traste con gobiernos democráticos electos. Recién lo intentaron con el presidente Arévalo, cuyo padre un militar ejemplar fue derrocado por una intervención militar por los Estados Unidos.  En nuestro país, Panamá, enviaron una señora embajadora, que se ha desempeñado como una virreina “metiche” que, surca todos los caminos de nuestra institucionalidad. No pide permiso; impone citas y el gobierno actúa como vergonzoso cómplice de semejante injerencia que afrenta la dignidad nacional.

La situación electoral en nuestro país, es extremadamente compleja. Por ser Panamá un país estratégicamente importante en la región, hay injerencia evidente de los Estados Unidos y ahora complementada por la transnacional canadiense First Quantum, que buscan a como dé lugar, sentar en la silla presidencial a un servil lacayo suyo. Las élites del poder económico están en este juego electoral anti Panamá y el pueblo.

En este esquema de dominación en nuestro país, juristas y políticos a su servicio, inventan tesis peregrinas y falsas, de que los Estados Unidos puede intervenir en nuestros asuntos internos cuando les venga en gana. Falso de toda falsedad. Los tratados no autorizan intervenciones unilaterales. Sin embargo, hemos tenido gobiernos que les ha faltado corazón de patria y guardan silencio.

El Dr. Rómulo Escobar, jefe del equipo negociador nombrado por Omar Torrijos, negó esa interpretación de la intervención unilateral.

En los últimos meses la jefa del comando sur, general Laura Richardson, ha hecho declaraciones infames, como que los países que conforman la región, son parte de su patio trasero. Sus colonias en lenguaje simple y sencillo que deben someterse, por tanto, a sus dictados.

Eso no puede ser aceptado, aún en el marco de la imposición. No podemos dejar de reivindicar que, somos soberanos, independientes y tenemos todo el derecho a la autodeterminación.

Estos enfoques de lo nacional y el ser nacional, deben ser objeto de fondo de las asignaturas educativas. Los educadores deben ser los cultivadores de una juventud liberada y sin ataduras a sometimiento alguno.

Finalmente observamos que, los debates presidenciales, prescinden de todas estas temáticas. Entendible cuando las fuentes de origen de esos debates, son parte o sirven a la hegemonía de esas fuerzas extrañas al ser patriótico.

Exhortamos a todos nuestros amigos lectores, reenviar estas elaboraciones, animadas por un real sentimiento de libertad, independencia y verdadera democracia.

Dios Bendiga A La Patria Y A Los Panameños.

5 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 4.49 ( 3 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta