Últimas Noticias...

Mesa de dialogo: lo que más les aterra.

Por: Enrique Avilés.

Resulta obvio que los sectores diversos que están sentados frente al gobierno en la mesa del dialogo, representan el sentir de un pueblo que desbordó su descontento ante un panorama de abuso, abandono y expolio que lleva décadas. Es el pueblo, a través de sus dirigentes, el que reclama por los exagerados e injustificados márgenes de ganancia realizados a nombre de un sacralizado libre mercado con visos de degeneración. En favor de este libre mercado se impone el voraz apetito de sectores minoritarios que sobre costean hidrocarburos, alimentos y medicinas; siendo completamente indiferente a las afectaciones que vienen causando en la gran mayoría de la población, y desentendiéndose de los efectos que a la postre trae una democracia con un modelo económico cada vez más carente de equidad y justicia social.

Lo significativo de la coyuntura es que, por primera vez, luego de la vuelta a la democracia en los 90´s, los sectores populares y medios logran articular conjuntamente una lucha de reivindicación social de amplio espectro en lo que a reclamaciones concierne. El enfocarse estos en temas básicos para el bienestar de las mayorías ha redefinido, para buena parte de la población, la visión real de que Estado y gobierno venimos teniendo desde hace mucho, dejando al tiempo establecida la necesidad de una nueva visión de Estado y gobierno a la que debemos aspirar en aras de un bienestar nacional que permita el desarrollo de una democracia para todos y no para grupos particulares de poder. Este reclamo, al sobrepasar lo meramente coyuntural del problema, ha logrado evidenciar que Panamá no padece únicamente de una corrupción política que saquea de las arcas de la nación a través de pillos de poca monta, sino todo un andamiaje cleptocrático bien consolidado desde la institucionalidad que fomenta nepotismo, clientelismo, peculado, impunidad y manos atadas por compromisos con sectores dominantes que imposibilitan al gobierno establecer regulaciones a favor de los intereses de las grandes mayorías.

La coyuntura también puso en evidencia que los llantos de sirena de los sectores dominantes de este país respecto a la corrupción son meros fuegos artificiales distractores, mientras ocultan los sobrescostos inhumanos que negocian con sus agentes de gobierno y una evasión tributaria que arruina a la nación. Quedó claro que, sí se puede bajar la gasolina, la comida y medicamentos, y que mantenerlos en los precios exorbitantes en que han estado no obedece a un libre mercado sano de competencia, sino a un mercado malsano y capturado sectariamente por quienes viven de los jugosos subsidios y de las riquezas de las arcas, mientras evaden su responsabilidad fiscal y permiten una corrupción institucional que redunda a su beneficio.

No es de extrañar que estos sectores dominantes al verse desenmascarados ante la coyuntura decidan cambiar súbitamente su discurso de anticorrupción y austeridad institucional por un retorico discurso de amenaza comunista contra el productor en general, como si los de la pequeña y mediana empresa e industria jugaran el mismo protagonismo en la degeneración del modelo, cuando esos pequeños y medianos empresarios son igual victima de su estrategia de enriquecimiento sobresaturado. No extraña que digan que la democracia está en peligro, cuando lo que realmente peligra es la alimentación y bienestar del pueblo que no pide eliminar la democracia, sino que esta no los mate de hambre. No extraña que tardíamente pretendan entrar al dialogo o que desde ya digan que no lo van a reconocer porque se sienten afectados, pues la pregunta es ¿cuándo han reconocido al pueblo para dialogar sobre las afectaciones que el modelo impuesto por ellos le ha causado?

Sin duda alguna, la experiencia coyuntural, mientras desnuda completamente los intereses dominantes, da paso a los sectores populares y medios a establecer en lo futuro una orgánica pragmática que puede trascender en un discurso o propuesta política real y convincente. De todo lo anterior, es innegable que esto último es los que más les aterra a estos sectores.

El autor es docente de la Universidad de Panamá.

 

5 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.56 ( 1 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Respuesta A Medio Camino: La Rebaja Del 30 Por Ciento De 172 Medicamentos.        

Por Ramiro Guerra M.     Abogado y cientista político. Algunos dirán ‘algo es algo’. Es probable …

Deja una respuesta