Últimas Noticias...

La organización comunal como alternativa disruptiva, ante el partidismo político. |

 

Autor. José R. Acevedo C.

La palabra disruptivo significa la ruptura al desarrollo de un proceso social e implica la renovación de lo cortado, para avanzar hacia un proceso más justo, probo,creible y alternativo ante lo que históricamente ya está atascado, y continuará sin cambios.

La disrupción ante la monarquía dio paso al Estado liberal y este a los partidos políticos como medios necesarios de la participación ciudadana, dentro de la cosa pública.

Se instituyó el sufragio como el medio directo de elegir o ser elegidos en aquellos cargos que requiere este sistema político. Tomado de la democracia ateniense, se instituyó con sesgos y exclusiones. Fueron por mucho tiempo los varones quienes poseyeron el derecho al sufragio.

Posteriormente se igualó a la mujer como debió ser por derecho natural y finalmente se les da ese derecho a las llamadas minorías raciales.

De acá a la fecha las respectivas constituciones, consideran que el pluralismo y participación política es a través de los partidos políticos, y a partir de los años sesenta se reconoce la libre postulación.

La estructura política del Estado actual, cualquiera que sea su ideología se estancó. Llámese partido político, gobierno central, parlamento, presidente, primer ministro o comité central, como autoridades políticas están agotadas.

Estos han utilizado el sistema para beneficio personal, sin excepción prácticamente porque a esos políticos les motivó hacerse de la cosa pública, enriquecerse. Uno de los escasos mandatarios que no manchó su alma y fue un político humilde es José Mujica, ex presidente del Uruguay, pero políticos de su círculo metieron la mano en la cosa pública. Se trae al argumento este emblemático político para reconocer su probidad y humildad, pero además, para respaldar esta tesis de la necesidad de organización comunal como alternativa disruptiva política. Sin duda las acciones políticas del ex presidente pueden ser usadas como antítesis de esta teoría, porque demostró que el hombre político puede conducirse dentro del fin de la política, que no debe ser otro que el bien común. Lamentablemente esta es una excepción muy rara y temporal. Los directivos de los partidos políticos sustentan a gobernantes que se apartan del bien común y el ciudadano con su voto respalda cada cuatro, cinco o seis años, ese sistema político que les ignora, les burla, los transforma en parásitos, y lo peor, ellos normalizan la alienación a que son sometidos directa e indirectamente por los partidos políticos.

Entre todos los partidos y regímenes políticos, el peor es el que no admite críticas, piensa por los demás y como algunos filósofos griegos se consideran el príncipe, único y capaz de gobernar por sus condiciones naturales y sociales. Los demás son solo seres a gobernar al carecer de las posibilidades y cualidades que les permitan ser un gobernante.

Actualmente los ciudadanos están totalmente conscientes del hecho que los partidos políticos tradicionales, mantienen un estatus quo ausente de cambio en la gobernabilidad proba.

Proponemos que los ciudadanos se organicen en sus barrios, edificios, comunidades, guiados solo por líderes sociales, alejados de los partidos políticos y definan las necesidades sociales que requieren ser atendidas, mediante la participación y decisión de mayorías debidamente constada y firmada, por quienes participaron en el acto.

Hay que abandonar a los partidos políticos y participar en las elecciones constitucionales, a través de organizaciones comunales que lleven a uno de los suyos a gobernar y generar instrumentos legales que les permita reemplazarles legalmente, si así lo exige la mayoría de los comunales organizados de acuerdo a la región o comunidad. Para elegir a las autoridades políticas deben agruparse en federaciones comunales y por ahora competir por la libre postulación, sin apoyo de un partido. Cada comuna eligirá una veeduría que garantizará que su representante no se aparte del fin que la comuna le ha autorizado con su sufragio, para defenderlo y realizarlo. Para tal finalidad ha de crearse la legislación consiguiente.

Los partidos políticos tienen una oportunidad dorada para reivindicarse. No es otra que proceder a la suspensión o expulsión de cada miembro que dentro del servicio público se aparte del camino para lograr el bien común, de los postulados del partido o se le investigue como corrupto. Este proceso debe ser rápido, no dilatado, justo y garantizarle el derecho a un recurso.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

User Rating: 4.7 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Llegó San juan. Y el cumpleaños de Ana Christina Guerra.   

Por Ramiro Guerra M.        Fiesta de San Juan en Chitré (Ayer)        …

Deja una respuesta