Últimas Noticias...

ELECCIONES DE MAYO 2024. EL PLATO ESTA SERVIDO

Por Carlos Ochoa E.

 

El próximo 5 de mayo los panameños mayores de 18 años, que no tengan suspendidos sus derechos ciudadanos, podrán elegir sus autoridades, presidente, vicepresidente, diputados, representantes de corregimientos, alcaldes, concejales y diputados al flamante Parlamento Centroamericano. Los que van a regir los destinos de este país por el quinquenio, 2024-2029.   Se estima que podrán ejercer el derecho al voto, 3.4 millones de panameños, están habilitados para votar que equivale al 74.4 por ciento de la población del país.

Se estima, que como máximo votarán 2.9 millones de electores y unos 680.000 ciudadanos no concurrirán a las urnas. En teoría, se pueden ganar las elecciones a la presidencia con unos 340.000 votos, lógicamente esto no va a ocurrir. Pero viendo lo reñido de la contienda, se puede dar el caso inédito, que el ganador ni siquiera alcance el 25 por ciento de los votos.

Mismas estimaciones del Tribunal Electoral, nos dicen que el 45 por ciento de la población panameña no se encuentra afiliada a ningún partido político, por consiguiente, un 55 por ciento si lo ésta.  A la hora de votar, siempre hay un porcentaje de votantes, que por una u otra razón no ejercen ese derecho ciudadano, ese porcentaje se sitúa como promedio de las últimas elecciones en un 20 por ciento. Dicho de otra manera solo un máximo de 80 por ciento de los ciudadanos ejercen el derecho a vota. Para 2024, la oferta de aspirantes a la presidencia es de ocho candidatos.

Dos de ellos, José Raúl Mulino y Rómulo Roux, con casos pendientes de resolver en la Corte Suprema de Justicia, el primero por la forma que reemplazó al candidato Ricardo Martinelli y el segundo con la carencia legal de la ciudadanía panameña.

En Panamá no hay segunda vuelta de votaciones, como en muchos países, lo que da como resultado, que el candidato más votado es el ganador; no requiere del 50 por ciento más uno de los votos válidos contabilizados, para legar al solio presidencial, el actual mandatario alcanzó apenas el 33 por ciento de los votos, un gobierno así, podrá ser legal, como es efecto lo es porque la ley así lo determina, pero no es legítimo porque carece del apoyo de la mayoría de los electores, de los ciudadanos. Teóricamente, en esta contienda electoral, se puede llegar a la presidencia de la República con el 16 por ciento de los votos válidos.

Si ponemos las cosas en perspectivas sociológica sale a relucir un hecho indiscutible, solo tres candidatos no son identificados de derecha, entendiendo como derecha, la clase social económicamente dominante, llámese oligarquía, burguesía o ricos, los dueños del poder económico y que solo gobiernan para sus intereses económicos, políticos y sociales. Así tenemos a Gabriel Carrizo, Ricardo Lombana, Rómulo Roux, Melitón Arrocha y José Raúl Mulino todos son de derecha, no importa en que punto de la derecha estén. Martín Torrijos es la excepción, por ser figura distinguida de la Social Democracia, Internacional Socialista, considerada de centro izquierda.

Por esa línea de izquierda, nos encontramos con Maribel Gordon y Zulay Rodríguez, ambas con muy pocas opciones de llegar al poder, y de llegar al poder correrán el mismo destino de Pedro Castillo en  Perú, las élites dominantes del poder económico harán trizas a cualquier gobierno que no cuente con el  aval de ellos y de los Estados Unidos; desde la fundación de la República, salvo dos excepciones, los presidentes han sido escogidos, antes de las votaciones, en el Club Unión y refrendados por la embajada norteamericana. A estas alturas no se sabe con claridad quien es el ungido de Tío San.

En la comedia electoral, solo falta una cosa, si bien el periodo de las alianzas ha terminado, desde el punto de vista legal; faltan los acuerdos y alianzas de recámara para repartirse el botín político, que serán desconocidos por los electores, donde los electores solo les queda elegir y no escoger a quien elegir, los elegibles ya están escogidos y no precisamente por el pueblo, sino por las élites dominantes apoyadas por  testaferros y aduladores políticos, pagados y gratuitos.

No voy a referirme a los candidatos a diputados, parlacen, alcaldes y representantes, ellos son de menor cuantía política y terminan sin voz ni voto, en las tomas de decisiones para el futuro de  nuestra patria.

Si bien es cierto que hay avances en la toma de conciencia del pueblo, aún estamos muy lejos de la toma de conciencia de clase social, así en términos generales, el pueblo terminará en mayo de 2024 eligiendo a sus verdugos, alineados y amparados en la llamada “clase política” que les hace los mandados a los verdaderos dueños del poder económico y no de gratis, sino por migajas económicas. El menú electoral esta servido y el pueblo solo le queda escoger a los menos malo, porque las mejores opciones no van a ganar, salvo muy pocos casos.

El autor es Sociólogo y profesor de Geografía e Historia.

 

 

 

 

7 Hay varios Likes:) Gracias...

User Rating: 3.97 ( 5 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta