Últimas Noticias...

Discurso memorable.|

Pronunciado hace 40 años, sobre el cese definitivo de la jurisdicción de Estados Unidos en la Zona del Canal. En el mismo se plasman los hechos históricos que marcaron la lucha por la soberanía de la Zona del Canal y se argumenta con visión de futuro la importancia de la consolidación de todo nuestro territorio. La actual obra de ampliación del Canal, no hubiera sido posible sin la lucha patriótica generacional de miles de panameños que con valentía dieron hasta su vida por erradicar el colonialismo en la zona del canal.

A 40 años de este discurso, debemos decir, que la obra y el pensamiento de Omar siguen vigentes en el pueblo panameño y en todos los que seguimos el ideal y los principios torrijistas y patrióticos.
Hoy no existe Zona del Canal y la vía interoceánica pasó definitivamente a manos panameñas. A pesar de ello, tenemos el deber político y moral de luchar para que el Canal no sea un privilegio de pocos en detrimento de muchos y que sus millonarias ganancias lleguen a los más pobres y marginados del país.

DISCURSO PRONUNCIADO OR EL SECRETARIO GENERAL DE LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE PANAMÁ, JOSÉ DÍDIMO ESCOBAR SAMANIEGO, DURANTE EL ACTO CENTRAL DEL 1° DE ABRIL DE 1982, EN EL ÁREA DEL CANAL.

En esta mañana del primero de abril asistimos a una cita trascendental con la historia de Panamá y América Latina: asistimos a la liquidación de una estructura jurídica y policial extraña a la nación panameña. Desaparecen así, de una vez para siempre, los jueces, tribunales, leyes, cárceles extrañas a la jurisdicción de la Patria Digna: esos instrumentos que se convirtieron en la expresión más lesiva al ser panameño, en la expresión más hiriente del colonialismo yanqui, que nos impuso las mismas leyes discriminatorias de los estados racistas del sur de los Estados Unidos; las mismas leyes que reprimieron e impidieron el desarrollo de nuestro pueblo y sus organizaciones de trabajadores en el área del canal.
Este primero de abril asistimos a la eliminación de la estructura jurídica y policial que sirvió de base para la ocupación ilícita de nuestro territorio por parte de fuerzas invasoras, para intervenciones militares extranjeras contra nuestras luchas populares, para los intentos de expansión colonialista bajo el pretexto de la “defensa del canal”, para las agresiones contra la juventud que demandaba ver izada nuestra bandera en la entonces denominada Zona del Canal.

José Dídimo Escobar Samaniego
Secretario General de la Gloriosa Federación de Estudiantes de Panamá
(Abril de 1982)

COMPATRIOTAS
ESA FUE LA ESTRUCTURA QUE SIRVIO DE BASE PARA LA AGRESIÓN DE ENERO DE 1964 DEL EJÉRCITO NORTEAMERICANO CONTRA LA JUVENTUD Y EL PUEBLO PANAMEÑO! Y ningún panameño podrá OLVIDAR JAMÁS que esta anhelada conquista ha sido posible gracias a la sangre generosa de nuestros mártires, a la lucha de generaciones que hicieron posible el desarrollo de un Proceso Revolucionario y el camino de nuestra Liberación Nacional.

Ningún panameño podrá OLVIDAR JAMAS que se trata del cumplimento del programa de descolonización contenido en los Tratados Torrijos-Carter, conquista que ha sido posible gracias a la interpretación patriótica del Comandante Omar sobre las formas de lucha panameña, quien dejó bien claro que tampoco representaban los tratados deseados, pero si constituían lo mejor que se podía lograr en ese momento con la correlación de las fuerzas existentes. Y ningún panameño debe OLVIDAR JAMÁS que esta extraordinaria conquista también ha sido posible gracias a la solidaridad internacional de los países del tercer mundo, los cuales desde las condiciones difíciles de sus propias luchas nos expresaron su apoyo incondicional a nuestra causa anticolonial.

Y precisamente, este importante paso hacia adelante del programa de descolonización se produce en momentos en que la situación internacional no es igual; en momentos en que los bolsones colonialistas son utilizados para agredir a pueblos hermanos; y todo esto se hace en abierta violación del Pacto Internacional contenido en los Tratados Torrijos – Carter. Ellos insisten en utilizar su prepotencia militar de manera inhumana y criminal y, además, pretenden convertir nuestro territorio en centro de subversión mediante la concentración en nuestro país de instructores norteamericanos que adiestran a miembros de ejércitos represivos y mercenarios somocistas para convertirlos en expertos especializados en bombardear y asesinar a los pueblos de Centroamérica y el Caribe.

Existen denuncias en el seno de la Organización de Naciones Unidas de pueblos hermanos, con pruebas contundentes de que nuestro territorio se está convirtiendo a través de los llamados “sitios de defensa” en centro de conspiración contra los pueblos de Centroamérica y el Caribe.

Ellos centralizaron en nuestro país apoyo logístico y servicios de inteligencia, información seguridad militar; sus aliados realizan en nuestro territorio entrenamientos en el desarrollo de tácitas de la guerra sucia, incluida la guerra electrónica; Estados Unidos y sus aliados han puesto sus instalaciones militares en nuestro territorio al servicio de gobiernos extranjeros, bajo la tesis geopolítica de que la Tercera Guerra Mundial ha comenzado: Utilizan sus instalaciones aéreas para aplicar el espionaje contra países amigos, mientras que en la Escuela de las Américas se entrena a miles y miles de tropas de El Salvador, Guatemala, Honduras y bandas de asesinos del destruido ejercito somocista para luego lanzarlas contra los pueblos amigos.

Estas violaciones flagrantes de los nuevos tratados nos llevan a reiterar lo que expresara el General Torrijos: “Sólo la vigilancia y defensa de lo conquistado y de nuestra integridad territorial, sumada a la solidaridad de todos los pueblos de América y el mundo que, como Nicaragua, luchan por su independencia; y El Salvador y Guatemala, por el derecho a la vida, podremos garantizar que nuestro país seguirá siendo libre y soberano.

Por eso este primero de abril marca un aspecto de vital importancia para nuestro futuro y para nuestro anhelo de perfecto y total independencia. Este primero de abril también es una muestra al mundo de la paciencia y madurez de nuestro pueblo que, bajo la conducción de Torrijos, pudo arrebatarles a las administraciones norteamericanas nuestros legítimos derechos de nación independiente. Sin embargo, nosotros, como fieles discípulos del comandante Omar debemos enfatizar en este preciso momento el acento de la dignidad, en la misma medida en que la actual administración norteamericana trata de alterar el contenido real de Los Tratados, con trabas y la imposición de leyes que violan y contradicen el sentido de lo convenido.

Frente a las constantes violaciones de los pactos, debemos reiterar en esta fecha histórica que mucho más importante que la denuncia de aquellas que se refieren al aspecto económico son las que afectan la paz. Por ello DEBEMOS TENER VALENTÍA DE DENUNCIAR la violación más grave que ninguna voz patriótica puede callar: La denuncia sobre el uso militar de nuestro territorio confesada públicamente por el Comando Sur. Callar esta denuncia significa convertirse en cómplice de la masacre que está perpetrando contra los pueblos de Centroamérica; callar esta denuncia significa ocultar los peligros que para la paz y la seguridad del canal constituyen las confesiones del Jefe del Comando Sur sobre el uso de nuestro territorio como centro de agresión contra pueblos hermanos.

Este primero de abril tampoco es posible callar nuestra denuncia sobre la existencia de un plan para desestabilizar el proceso revolucionario. La actual administración Reagan al tiempo que viola los Tratados, pretende atraer a Panamá hacia sus planes genocidas, intenta aislar a Panamá de los pueblos de América Latina con el fin de convertirla en país dócil y comprometido con las dictaduras sangrientas, desea que Panamá sea un país donde la palabra liberación, independencia y soberanía se transforme en palabra de odio, de anticomunismo y de persecución a los verdaderos patriotas y demócratas.
COMPATRIOTAS:

Esas no fueron las enseñanzas de Torrijos. El principio que hoy nos permite encontrarnos con la historia en este primero de abril es el de la unión por la defensa de la patria; ese es el principio fundamental de su filosofía de lucha. Es por eso que no compartimos los intentos de dividir a las fuerzas democráticas, de dividir a la inmensa mayoría del pueblo. No podemos negarle a ningún panameño el derecho patriótico de defender la causa de Torrijos, que es la misma causa de la Nación panameña: La lucha por la soberanía no ha sido, no es ni será patrimonio de ninguna personalidad, ni grupo, ni clase sino de todo el pueblo. Y solo aquellos que entienden este principio de unidad podrán ponerse al frente de ese pueblo, besar la bandera de Omar y seguir adelante.

Que se entienda bien que para las organizaciones populares defender el programa de descolonización es defender la unidad que creó el Comandante Torrijos; es defender nuestra independencia; es defender nuestra dignidad de Patria, pero es también condenar el uso agresivo militarista de nuestro territorio por parte del Comando Sur; es impedir la agresión desde nuestro territorio contra Nicaragua y los salvajes crímenes contra los pueblos de El Salvador y Guatemala.

Este primero de abril debemos tener presente a todos los panameños a todos los héroes, a los mártires de la nacionalidad, a todos los héroes anónimos que fueron afectados, ultrajados y condenados por esos instrumentos extraños a la jurisdicción panameña, como Lestes León Graves, el símbolo de la más vil ignominia de esa estructura intrusa.

Este primero de abril debemos tener presente a ese panameño humilde que cayó asesinado en Nicaragua por los enemigos de América Latina que se entrenan en los “sitios de defensa”, porque como lo pensara el patricio Justo Arosemena, América Latina es una sola; para Estados Unidos se trata de una veintena de repúblicas, pero para nosotros la agresión a un pueblo es la agresión contra América Latina.
Este primero de abril debemos condenar tanto halago al plan económico de Reagan, pues no podrán convencernos de las bondades de quien no cumple cabalmente los tratados, de quien ejecuta la Ley Murphy, de quien impide que las viviendas que deben revertir a Panamá no sean entregadas para resolver los problemas habitacionales de más de mil panameños en Colón y Curundú. ¿Cómo nos van a convencer de tanta bondad?

Y este primero de abril debemos ante todo recordar LAS ENSEÑANZAS DEL COMANDANTE OMAR; Torrijos nos enseñó a ser realistas, a ser pacientes, a mostrarle al mundo que somos un pueblo maduro, pero que también estamos dispuestos al máximo de los sacrificios. Torrijos nos enseñó a mantener la dignidad por sobre todas las cosas como principio de respeto a nuestra autodeterminación, a no permitir las injerencias; nos enseñó a no claudicar a no vacilar si tenemos la razón, a no hacer concesiones de principios, y mucho menos a caminar con los fariseos.

Y el gobierno panameño no debe olvidar jamás que tiene la responsabilidad de mantener informado al pueblo sobre las violaciones y las agresiones que se comenten desde nuestro territorio. Que nadie piense que nuestra denuncia protesta es un insulto, porque EL UNICO CON DERECHO A SENTIRSE INSULTADO Y ULTRAJADO ES NUESTRO PUEBLO con esa estructura que hoy desaparece, con la repulsiva presencia de las bases militares, con la Ley Murphy y con todas las excusas para no entregar las viviendas que pertenecen a nuestro pueblo!

En esa fecha de Dignidad Patriótica no podemos tampoco dejar de tener presente las tareas más urgentes del frente interno: Hay que fortalecer y profundizar el proceso, enfrentar el hombre y la miseria con hechos y no con promesas, hay que fortalecer la democracia del pueblo y no la de sus enemigos hoy que fortalecer las instituciones del proceso, y forjar una verdadera unidad patriótica, sin exclusiones ni persecuciones, sin egoísmo politiquero, sin cerrarle el espacio político a ninguna fuerza del proceso, sin servirle de instrumento al anticomunismo, defendiendo el ideario de Torrijos con una conducta digna y viril, sin vacilaciones ni concesiones.

La gloriosa Federación de Estudiantes de Panamá recibe este primero de abril junto a los compañeros de las fuerzas armadas panameñas y el movimiento popular como homenaje a quien le correspondió ser el patriota más grande de nuestra historia: el Comandante Omar Torrijos Herrera y siempre que esa sea la base firme de la inspiración que nos impulsa en la Lucha Liberadora nuestra organización, la FEP, se encontrará en la primera línea de combate.

COMPATRIOTAS:
Con que orgullo nuestros mártires estarían presentes en este acto, como ORGULLOSOS TIENEN QUE ESTAR NUESTROS CINCO COMPAÑEROS PRESOS EN COLOMBIA, que desde tierras lejanas y en condiciones inhumanas hoy cantan consignas por la liberación y total independencia.

GLORIA ETERNA AL GENERAL TORRIJOS
VIVAN NUESTROS MÁRTIRES!
FUERA LAS BASES MILITARES Y ASESINAS YANQUIS.
ABAJO LA INTERVENCIÓN DE ESTADOS UNIDOS EN CENTROAMÉRICA.
FRENTE AL IMPERIALISMO Y SUS ALIADOS INTERNOS, LA LUCHA SERÁ CONTINUA Y PROLONGADA!
OMAR NO HA MUERTO.

CON OMAR, LOS MÁRTIRES Y EL PUEBLO, LA FEP ESTÁ EN MARCHA Y NADA NI NADIE PODRÁ DETENERLA.

0 No hay Likes:(
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Por Quién Doblan las campanas.|

  Por: Pedro Luis Prados S. (In memoriam)   En el trasiego de intereses, apasionamientos, …

Deja una respuesta