Últimas Noticias...

¿Por Qué Aspirar En La Vida?

Por: Gonzalo Delgado Quintero

Son muchas las respuestas. En la esfera política, quien no aspira expira, dijo una vez el Dr. Ernesto Pérez Balladares, expresidente de Panamá. La aspiración es un estado natural en el ser humano. Desde su aparición como criatura, al denotar conciencia; sobre todo el homo sapiens, siempre ha tratado de vivir mejor y para lograrlo, ha tenido que emprender interminables luchas desde su primigenia existencia gregaria, refugiándose de los peligros en las profundidades cavernarias; donde, alrededor del fuego, dejó pintado su pasado incierto de supervivencia que lo llevó a la posibilidad de sobrevivir hasta los tiempos presentes.

La mutación de la especie humana le permitió desarrollar capacidades mentales para inventar y con el tiempo, incrementar su aprendizaje, logrando una serie de estructuras lingüísticas de extraordinarias complejidades. Armó símbolos, dibujos y letras con la intención de plasmar y dejar un legado para sus predecesores.

De su actividad diaria, dejó la figura pintada en la piedra, del sonido gutural repetitivo y cotidiano motivado por su entorno, nació la posterior ilación hablada y la escritura; después, en presencia participativa dentro de una sociedad más compleja, surgen las matemáticas, pero antes el tambor que origina el sonido rítmico que comunicaba circunstancias y que se dejó acompañar con el pasar evolutivo, por otros sonidos de instrumentos más sofisticados que dieron origen a la música variada. Así, de esa manera transformadora y cambiante, se desarrolló la lógica, la ciencia y la tecnología que hoy nos ha hecho llegar a esta época de la información y la comunicación; en fin, a la era del conocimiento.

Pero qué es hoy el homo sapiens, en latín ‘el hombre sabio’,​ llamado ser humano, persona, ya sea hombre o mujer. El sapiens de hoy ha logrado acumular poder, riqueza, tecnología y por tanto, mucha sabiduría. Y si de hecho se habla de la era del conocimiento, entonces, se está acaso transitando el camino correcto y deseado. Qué está pasando, preguntamos, cuando a  nivel mundial se están librando 62 conflictos en diferentes regiones del mundo, de los cuales solo se sabe en nuestros limitados espacios de la guerra en Ucrania y de manera capsulada y sesgada. Algo ocurre y alguien está haciendo que ese algo ocurra tal y cual.

La Declaración Universal, hizo prometer a los países del mundo que se defenderían los derechos y libertades fundamentales. De hecho nuestra propia Constitución Política desarrolla ampliamente este tema en su Título III a partir del artículo 17 y hasta el 130. Y si estas garantías están plasmadas en casi todas las constituciones del mundo, porqué existe tanta inequidad social, conflictos y guerras a nivel global. Vemos hoy, que sobre la supuesta defensa de esos derechos y libertades se han cometido grandes atropellos e injusticias.

Tenemos pactos en los que se estipula toda la base de derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. Un sólido sistema jurídico basado en tratados, una estructura institucional dedicada a la promoción y protección de los derechos humanos y una mayor conciencia de los valores y compromisos que los sustentan, pero qué hay de los resultados que distan mucho de tales preceptos.

Y lo peor es que hay otras situaciones provocadas que se agregan producto de los grandes errores de la conducta humana de las últimas décadas. La crisis climática, la contaminación, las migraciones, el crecimiento demográfico y la concentración poblacional no planificada en las periferias citadinas están cambiando nuestras vidas.

En conclusión, y en respuesta a nuestra pregunta titular, todo se resume en que debemos aspirar porque no queda de otra. La aspiración nos lleva ineludiblemente a la lucha permanente, porque si aspiramos a lograr mejores días para nosotros, nuestras familias y la sociedad en general, entonces, no hay otra forma, sino la lucha. Aspirar nos obliga a luchar contra todo lo que se nos oponga como obstáculos, a nuestros objetivos.

Al final, el individualismo egoísta no tiene cabida, y si se es pobre, menos. Es a través de la colectivización de enfrentar las circunstancias y situaciones, la forma más efectiva de resolver cada problema en el orden social e individual, entendiendo de manera clasista, a qué parte del sistema pertenecemos y los porqués de todas las inequidades existentes que sufrimos.

Nuestra aspiración como ser político (todos lo somos) es por nuestros derechos humanos, empezando por el derecho a la vida y se logrará solo a través de la lucha permanente, circunscrita a nuestras aspiraciones como individuos y por tanto, como sociedad.

El autor es periodista, escritor, analista y aspirante a diputado en la casilla 8 por el PRD en el circuito 8-6.

1 Hay un solo Like:(

Califica el Post...

User Rating: 4.7 ( 1 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Las Enseñanzas Olvidadas

Un sesudo y profundo escrito, publicado hace tres años atrás,  por el maestro Pedro Luis …

Deja una respuesta