Últimas Noticias...

La Membrana del Tambor.|

 


Por: Pedro Luis Prados S. (In memoriam)

(esto fue escrito el 16 de enero de 2021)

 

La membrana del tambor no resuena si no tiene caja de resonancia.

 

La preocupación por el discurso de Trump y su incidencia en la conciencia colectiva de la sociedad norteamericana carece de sentido y no tiene asidero ante la dinámica de los acontecimientos.

El discurso de Trump no es de Trump. Es el discurso de un amplio sector de la sociedad norteamericana que se siente abrumada por décadas de cargar con compromisos discursivos que actúan como la ley del embudo.

El problema migratorio viene agravándose desde hace 50 años; la pérdida de empleo para su masa trabajadora es sistemática e inexorable; el problema de la violencia (de 8 millones de reclusos en las cárceles más de la mitad son inmigrantes) tiene la población penitenciaria más grande del mundo; la competencia en los mercados de países periféricos es avasalladora; la descapitalización de los bancos por operaciones invisibles es endémica;  la transnacionalización de su industria pesada ha quebrado empresas; la creciente población marginal vive de subsidios; el narcotráfico es una plaga imparable; la desmedida población inmigrante ahoga los servicios públicos, éstos,  entre tantas otras cosas, es el corrillo diario de los norteamericanos y la motivación de posiciones radicales. Trump solo recogió el vocerío y lo hizo discurso. Su salida no cambia nada.

Hitler, Mussolini, Stalin, Lenin, Mao, Castro, Chávez, Perón, Robespierre, Bolívar y tantos otros solo hicieron eso, recoger la bandera.

Aquí va a pasar lo mismo. Solo falta que aparezca alguien con capacidad de dar coherencia a las expectativas y armar una fuerza pluriclasista y eso treinta años de saqueo constitucional se van al sumidero. No importa sea populista de izquierda o fascista de derecha, Bolsonaro o Bukele, la gente no aguanta más tanta corrupción saqueo y cinismo.

Como una corriente inalterable, que adquiere fuerza en cada esquina, el desengaño, la frustración y el asco se rezuma en cada palabra queja o comentario.

La desesperación es tal que cualquiera que denuncie la corrupción y el latrocinio se convierte en el Robin Hood de las expectativas populares. Cualquiera adquiere méritos pateando sapos en el pantano, no porque se es valiente, sino porque la única defensa del batracio es el lodo, y en ese chapoteo de pataleos y miasma alguien se aprovechará de su carisma en ascenso.

Ese debate sobre populismo socialista y democracia constitucional es estéril en estos países. Es pérdida de tiempo porque el modelo democrático aniquiló sus opciones por incompetencia y corrupción. Sin duda, aquí en Panamá, ese modelo democrático falló a pesar de las múltiples opciones que tuvo para echar a andar un proyecto de reconstrucción nacional. Tarde o temprano tendremos una de esas opciones: populismo socialista o fascista militarista, y la gente saldrá a aplaudirle con júbilo en las calles. Como hicieron con las tropas yankees.

0 No hay Likes:(

Califica el post...

User Rating: Be the first one !
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Un paso más.|

  Por: Eduardo A. Reyes Vargas   Gobierno Abierto es aquel que promueve la transparencia a …

Deja una respuesta