Últimas Noticias...

Ramiro Guerra y su opinión.|

Primero de enero de 2022.     

Terminó el 2021. Tal Vez pecamos de ilusión, al esperar la tan ansiada vuelta de timón en lo que concierne la dirección del rumbo y la manera de ejercer el poder político. Entramos al 2022, con déficits de democracia, estado de derecho y lo peor con un modelo de conducir el aparato económico, que se reitera en más de lo mismo. Hay resistencia en entender que el modelo neoliberal, es incapaz de resolver los ingentes y graves problemas sociales y de existencia del pueblo panameño. Todo lo contrario, por su naturaleza, siempre acentuará los mismos; sencillo en estos tiempos, volverá sobre caminos andados, en el sentido de cargar sobre los hombros del pueblo y los trabajadores, sus márgenes en la tasa de acumulación de ganancias.

La pregunta, ¿2022, más de lo mismo? Entenderá el señor presidente, Lic. Laurentino Cortizo, que, de seguir el mismo libreto seguido hasta el día de hoy, llevará al país, a situaciones aún más difíciles y complejas.  Hay una resistencia a cambiar de rumbo; continua con un equipo, que enfrenta un desgaste. El relevo tiene que darse, pero previo a un cambio en los enfoques relativos al manejo de la economía.  Lo anterior pareciera ser entendido por miembros de la dirección del PRD; sin embargo, como lo señala el secretario general de ese partido, su protagonismo es muy marginal.

Entramos a un nuevo año con una agenda de asignaturas pendientes, que están afectadas por el síndrome de una mora injustificable. (educación, caja de seguro social, informalidad, desempleos etc…)

La pregunta que viene como anillo al dedo, ¿entenderá el gobierno, que el tiempo no corre a su favor? No se da cuenta que el desgaste es creciente y conspira contra toda posibilidad de repetir.      Cierto, Laurentino Cortizo, fue elegido para gobernar, pero acaso eso es suficiente. Lo vuelvo a señalar, una cosa es la legitimidad formal y otra la social. Si esto no se entiende, menos entender, que la terquedad es mala consejera y que se está inmerso en un proceso cada vez mayor de aislamiento y empatía social.

Lo anterior, igualmente surcará los caminos de un ambiente pre electoral. Una oposición, que acentuará sus ataques al gobierno, procurando sacar réditos y hacerse de un capital social con miras a las próximas elecciones. Se trata de una oposición, huérfana de propuesta para hacer algo distinto, a lo que hicieron cuando fueron gobiernos.

El escenario se presenta algo caótico; la dispersión y fragmentación por los lados de los sectores populares, democráticos, da lugar a un escenario de ausencia y vacío, capaz de liderizar reales cambios en el país.

Una vez como comedia y ahora como tragedia, la realidad apunta hacia más de lo mismos.  Ahora bien, las crisis, pueden alumbrar nuevos aires en el horizonte; pero también, los espacios para elevar la mediocridad a la dirección del estado.

Concepto estratégico, para sortear lo que se perfila como trágico, será la dinámica de cara a un escenario político, que dé cuenta de nuevas correlaciones de fuerza, favorable a salidas democráticas; lo anterior rumbo a relativizar la hegemonía que, en términos absolutos, ejerce lo que denominamos la ne oligarquía, que controla el poder real en el estado y la sociedad. La agenda nacional del cómo salir del atolladero, no puede ser objeto de monopolio por estos grupos de poder nacional y extranjeros.

Lo anterior prefigura un ambiente político y económico, que demandará de medidas audaces, sobre todo donde se construyan puentes hacia sectores y fuerzas, que abogan por un escenario y un ambiente, de protagonismo y participación socio popular.  Dicho de otra manera, voluntad política, para una suerte de alianza democrático popular, que se consagre como la base de sustentación, para abordar la agenda de un progresismo social y democrático.

8 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.03 ( 5 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Los puntos de ejes para la configuración de estado de equilibrio social.|

Por: Ramiro Guerra M. Abogado y Cientista Político. El centralismo no democrático, no favorece la …

Deja una respuesta