Últimas Noticias...

OPERACIÓN: “VOLAR EL PARANINFO”

 

Por. Jaime Flores Cedeño

Prof. de Historia y Filosofía-Abogado

Este es el interior del Paraninfo que estaría repleto de miles de personas ese día en que Luis Posada Carriles planeo con la ayuda de la CIA, un atentado terrorista sin parangón histórico en el continente y que hubiera llenado de sangre la historia nacional. Afortunadamente y Gracias a Dios, todo el plan fue develado y hasta los explosivos que usarían serían descubiertos, confiscados y entregados a las autoridades panameñas.

Los días 17 y 18 de noviembre del año 2000, se celebró en Panamá la X Cumbre Iberoamericana, con la participación de 21 países y sus Jefes de Estado y Gobierno, bajo el lema “Unidos por la niñez y la adolescencia, base de la justicia y la equidad en el nuevo milenio”.

Esta reunión hubiera pasado sin mayor trascendencia, a no ser por lo ocurrido el día 17, con la denuncia pública que hiciera a los medios de comunicación el Jefe de Estado del Gobierno de Cuba, Comandante Fidel Castro Ruz, al sostener: que existía un plan puesto en marcha por Luis Posada Carriles, calificado internacionalmente como terrorista y que tenía por objeto hacer volar el Paraninfo de la Universidad de Panamá, durante un encuentro del mandatario cubano, con grupos universitarios y el movimiento popular, programado para el día 18 de noviembre, en el sitio indicado.

Luis Posada Carriles, Organizó y Planificó el Atentado, que fue abortado por la Seguridad del estado cubano y las autoridades panameñas que, pudo acabar con la voladura del Paraninfo de la Universidad de Panamá y más de dos mil panameños que estarían en ese lugar para esa ocasión, luego la presidenta Mireya Moscoso lo sacaría de la cárcel de Renacer al margen de orden judicial, donde esperaba juicio, por lo cual se convirtió en cohonestadora del acto terrorista. 

Manifestó, además, que: “Como en otras ocasiones en que viajo a estas cumbres, elementos terroristas organizados, financiados y dirigidos desde Estados Unidos por la Fundación Nacional Cubano- Americana, que es un instrumento del imperialismo y la extrema derecha de ese país, han sido enviados a Panamá con el propósito de eliminarme físicamente. Ya se encuentran en esta ciudad y han introducido armas y explosivos”.

No era la primera vez, que el mandatario era objeto de atentados, desde el triunfo de la Revolución en 1959, organismos de seguridad de los USA, principalmente la CIA, con el apoyo de elementos contrarrevolucionarios cubanos, habían diseñado acciones fallidas para cercenarle la vida.

Como era de esperarse, la derecha criolla restó credibilidad a los señalamientos vertidos, sin embargo, sus dudas se esclarecieron al día siguiente, cuando la Policía Nacional informaba sobre la captura de los siguientes sujetos: Luis Posada Carriles, Pedro Crispín Remón, Guillermo Novo Sampoll y Gaspar Jiménez. Todos contaban con un extenso prontuario de delitos cometidos en el extranjero y arrestos, siendo el más notorio, Posada Carriles, cuyo perfil, fue descrito por el Embajador Jorge Valero, Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la OEA, en la sesión ordinaria del consejo permanente del 23 de mayo de 2007, así:

Posada Carriles no es un terrorista cualquiera. Es un terrorista que ha cometido crímenes de lesa humanidad. Y no sólo es un inculpado. Es un terrorista convicto y confeso. Él mismo se ha declarado autor de actos de terrorismo, incluyendo la voladura del avión de Cubana de Aviación, en Barbados (octubre de 1976), en la cual murieron 73 personas. En julio de 1998, en una entrevista con el diario The New York Times, se adjudicó la autoría de los ataques con bombas a instalaciones turísticas cubanas y afirmó que estos habían sido financiados por la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA).

Esta descripción coincide con la aportada por Peter Kornbluh, director del Proyecto de Documentación sobre Cuba en el Archivo de Seguridad Nacional estadounidense y quien pasó décadas recopilando documentos desclasificados sobre las andanzas del cubano agente de la CIA, sentenció que: “Era un terrorista internacional de primera” (declaración aparecida en la versión digital del The New York Times, 24 de mayo de 2018, suscrita por Frances Robles).

A pesar de todo estos hechos la cita en el Paraninfo continuó sin mayores contratiempos, participaron grupos estudiantiles, profesores, administrativos, organizaciones del movimiento popular, indígenas, Partido del Pueblo, SUNTRACS, CNTP, y profesionales.

El Licenciado Jorge González, dirigente estudiantil en aquellos años, recordaba que: “Asistieron miles al Paraninfo, el cual se llenó completamente y en la parte externa, otros cientos de asistentes se mantuvieron a la expectativa. Se reunió el grueso del movimiento estudiantil, las fuerzas gremiales universitarias, el movimiento popular panameño y la ciudadanía general”.

La solidaridad hacia el heroico pueblo de Cuba y su gobierno revolucionario dirigido por el Comandante Fidel Castro, fue categórica, especialmente, por la noticia difundida, sobre los planes terroristas de llevar a cabo un magnicidio con explosivos C4, el cual de haberse consumado hubiera acabado con la vida de cientos de universitarios e invitados en el Paraninfo, y cuya onda expansiva, habría estremecido el hospital de especialidades y la comunidad de Viejo Veranillo, próximos al lugar de reunión.

El terrorismo de por sí, se basa en consignar “que el fin justifica los medios”, sin importar las vidas humanas, los costos sociales o materiales, siempre y cuando, el propósito sea el diseñado por sus autores. La condena hacia actos terroristas, se ha extendido por todo el planeta, ejemplo es la Resolución 1269 de 1999 del Consejo de Seguridad de la ONU, la cual:

Condena inequívocamente todos los actos, métodos y prácticas terroristas por considerarlos criminales e injustificables, independientemente de su motivación y dondequiera y por quienquiera que sean cometidos, en todas sus formas y manifestaciones, en particular los que puedan representar una amenaza para la paz y la seguridad internacionales (…)

Cada uno de los señalados en la acción descrita, fueron arrestados y enviados al RENACER, cárcel de baja seguridad y que no era propia para encerrar gente con el perfil aludido. El proceso que siguió duró varios años, su mejor síntesis se encuentra en el libro “Paraninfo, un magnicidio frustrado” de la autora Ivón Deulofeu, publicado en Cuba, año 2006.

En sus páginas, se hace mención a las organizaciones que actuaron como querellantes, las cuales demostraron su vocación patriótica y deseo de justicia, estas fueron: CONUSI- SUNTRACS, CNTP, FER- 29, Bloque Popular Universitario, Pensamiento y Acción Transformadora, Movimiento Estudiantil Bolivariano, Juventud Patria y el Congreso Indígena KUNAYALA.

Después de una serie de incidentes, apelaciones y recursos dilatorios interpuestos por el equipo de la defensa de Carriles, dirigidos por el abogado Rogelio Cruz, se fijó fecha de audiencia ordinaria para los días: 15 al 19 de marzo y alterna del 19 al 23 de abril, ambas para el año 2004. Cabe resaltar, la activa participación de los abogados querellantes doctores Julio Berrío, Silvio Guerra, y otros, quienes fueron enfáticos en aducir la culpabilidad de los encausados y su pronta condena.

Finalmente, después de evacuar todas las piezas procesales y recursos legales, el juzgado penal sustanciador, bajo la dirección del juez José Antonio Hoo Justiniani, emitió sentencia condenatoria el 20 de abril del 2004, la cual en su parte resolutiva declara penalmente responsables a:

Luis Posada Carriles y a Gaspar Jiménez Escobedo a la pena de ocho años de prisión e igual período de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas, como autores de los delitos contra la seguridad colectiva, que implica peligro común y falsificación de documentos públicos.

A Guillermo Novo Sampoll, Pedro Crispín Remón y César Andrés Matamoros Chacón a siete años de prisión e igual período de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas como autores del delito contra la seguridad colectiva que implica peligro común y a José Manuel Hurtado Vivero, el chofer, a cuatro años de prisión e igual período de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas como cómplice primario del delito contra la seguridad colectiva que impliquen peligro común.

Cursaba el mes de abril, y en Panamá, se vivía una contienda electoral donde la propuesta de continuidad del gobierno se vio frustrada en las elecciones de mayo. El interregno entre el presidente entrante y saliente era largo, dado que el nuevo inquilino de la presidencia debía tomar posesión el 1 de septiembre del 2004. En los meses subsiguientes, se rumoraba sobre la posibilidad de que la presidenta Mireya Moscoso, otorgara un indulto a los condenados, pronóstico que se cumplió el 25 de agosto, cuando se firmó el decreto 317, pese a la solicitud remitida a nuestro país por parte de Cuba y Venezuela, de que fuesen extraditados por acciones terroristas realizadas en ambas naciones.

Los estamentos de seguridad procedieron a llevar en la madrugada del 26 a Posada Carriles y sus otros cómplices al aeropuerto de Tocumen, bajo el mayor sigilo. En la mañana, el país se enteraba con indignación en los noticieros sobre la forma como había sido burlada la justicia.

El avión que embarcaron hizo escala primero en Honduras y luego en la ciudad de Miami. Es importante anotar, que el decreto referido, y otros que siguieron, fueron declarados inconstitucionales por el Pleno de la Corte de Suprema de Justicia el 30 de junio del 2008, el fallo expresa que:

Por las consideraciones que vienen expuestas, el PLENO DE LA CORTE SUPREMA administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley DECLARA QUE SON INCONSTITUCIONALES los Decretos Ejecutivos Nº317 de 25 de agosto de 2004, Nº 318 de 26 de agosto de 2004 y Nº321 de 30 de agosto de 2004, expedidos por Mireya Moscoso, como Presidenta de la República, con la participación de Arnulfo Escalona Ávila, como Ministro de Gobierno y Justicia, por vulnerar los artículos 22 y 184, numeral 12 de la Constitución Nacional; DEJA SIN SUSTENTO LEGAL toda gestión procesal o jurídica que haya resultado de la consideración de estos actos presidenciales, y ORDENA la restitución de todos los procesos afectados con la gracia presidencial, al estado original en el que se encontraban, previo a la materialización de estos actos inconstitucionales.

Comandante de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, quien advirtió todo el complot terrorista con pelos y señales y puso en peligro la vida de miles de panameños, además de ser uno de los cientos de intentos fallidos para acabar con la vida del Comandante Castro Ruz.

Estos sucesos históricos que hemos tratado de resumir, provocaron la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Panamá y Cuba, ejemplifican a su vez, una experiencia política negativa, que no debe repetirse, por lo que pudo haber provocado y de no ser por la advertencia oportuna que hiciera el Comandante Fidel Castro Ruz, hubiera causado la muerte de miles de panameños, incluyendo la delegación internacional cubana presidida por su máximo Jefe de Estado.

5 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.13 ( 7 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Fingir

Por: José Dídimo Escobar Samaniego   Recién en Panamá, el gobierno que se hará cargo …

Deja una respuesta