Últimas Noticias...

La autofagia en marcha

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

Como una auténtico Bumerang que podría generar una insensata autofagia, ha terminado el bloqueo de Estados Unidos y Europa al petróleo ruso que ha producido una monumental crisis en esa parte del planeta y en casi todo el mundo.

El aumento del combustible en el mundo está recalentando los niveles de violencia en varias partes y existe la posibilidad de que los pueblos se tiren a las calles como está ocurriendo en Ecuador, España y probablemente en los propios Estados Unidos de Norteamérica.

La situación en Europa ha llegado a niveles insospechados de los precios de combustible, y la gente se está cansando de soportar el peso de la crisis con sus limitaciones que han llegado a representar una seria preocupación que podría terminar en un descontrol del poder político actual.

Alemania contaba con el gas más seguro y barato procedente de Rusia y se acababa de realizar una inversión conjunta ya terminada y lista para entrar en ejecución, de más de diez mil millones de dólares para la puesta en marcha del Nord Stream 2 que, estaba destinado a duplicar el transporte de gas a través del Báltico para toda Europa, proyecto al que siempre se opuso el Gobierno de EE.UU. en una expresión de temor de perder su control geopolítico de Europa, pero los esfuerzos por convertir a Ucrania en la punta de lanza contra la Seguridad de Rusia y la respuesta de Rusia a ocho años de guerra de ucrania contra sus ciudadanos que viven en la región de Donbass, convertidas por vía de plebiscitos populares, en dos nuevas repúblicas, terminó bloqueado porque Alemania se vio forzada por Estados Unidos a liquidar su ambicioso proyecto y someterse a pagar un gas y petróleo casi el doble de caro, menos seguro y cuyo transporte por barco es altamente contaminante de CO2, lo que hace retroceder la política ambiental de Berlín y expone al país de mayor desarrollo económico en Europa a una delicada situación de desestabilización política, social y económica que se verá su avance en la medida que este conflicto no culmine por la vía de una negociación política, en cuyo caso será más oneroso para Europa entre más tarde se logre un acuerdo que, por ahora no será posible por todos los pertrechos que recibe Kiev en un vano intento por cambiar las condiciones de la guerra.
El asunto se agrava aún más porque virtualmente Europa y Estados Unidos tratan a Ucrania como si fuera miembro de la OTAN, y la ayuda militar de Europa y Estados Unidos alcanza la friolera de más de 70 mil millones de dólares que se han ido por el caño y esa ayuda no ha cambiado el curso de los acontecimientos.  Si occidente entregara armas de mayor alcance y poder destructivo, ello llevaría a una respuesta simétrica de parte de Rusia, lo que significa que estamos en el borde de la tercera guerra mundial e incluso nuclear.

En América, en Argentina, Ecuador, la tensión sorprende a los analistas que en el caso del Ecuador se podría incrementar la situación al punto de que el gobierno de Lasso podría quedar defenestrado por el mal manejo de la protesta de los indígenas y otros sectores sociales del Ecuador.

El gobierno recién electo de Colombia ya ha tenido acercamiento con Venezuela para el restablecimiento de los pasos fronterizos y la reactivación económicas de esas importantes zonas para los dos países que han vivido las consecuencias económicas dramáticas, por la falta de intercambio fronterizo que antes fue boyante.

Además del aumento del precio del petróleo surgido por el conflicto en Ucrania, también ahora el mundo se entera que Rusia y Ucrania en su orden son los más grandes productores de trigo y otros cereales. Está claro que la crisis alimentaria nos susurra en la nuca, y este es otro costo adicional que debe pagar el mundo por los esfuerzos de mantener un control geopolítico y un mundo unipolar que ya no puede sostenerse.

Por si fuerza poco, Rusia es también el primer productor mundial de fertilizante que, se requiere para poder enfrentar las tareas de cultivo en todas partes del mundo y especialmente Latinoamérica.

En Panamá el precio del petróleo se ha incrementado y ronda los seis dólares el galón, los fertilizantes han subido estrepitosamente y los productos de la canasta básicas han sufrido un incremento descomunal en los últimos meses.

La guerra y sus graves consecuencias, nos la han impuesto la falta de sensatez, de soluciones políticas y diplomáticas oportunas y que respondan a los verdaderos intereses de la humanidad y no a satisfacer el ego del control unipolar del mundo que es ya insostenible.

Requerimos la paz, no como un bien de lujo, sino como una apremiante necesidad para nuestra supervivencia. Europa y Estados Unidos de Norteamérica no deben olvidar la historia, que fue como expresó hace dos años atrás, nuestro pensador, filósofo panameño y parte del Consejo de redacción de este periódico, Pedro Luis Prado que escribió: “Muchos historiadores amantes de los personalismos, de la lucha de clases, de los ciclos históricos, atribuyen a los discursos de Diderot, a los incendiarios textos de Voltaire, a las reflexiones de Rousseau y a la intransigencia de la Montaña el haber lanzado el petardo que prendió la yesca de la Revolución Francesa.
El cúmulo de abusos y excesos prendió la chispa revolucionaria cuando el Ministro de Hacienda, Jacques Necker, impuso un nuevo tributo a la harina, producto de primera necesidad para los franceses. Los parisinos se lanzaron a la calle a saquear bodegas y panaderías. El envío de las tropas de Lafayette a reprimir la muchedumbre fue contraproducente, los que no desertaron se unieron a los alzados. Ya al atardecer se tomaron La Bastilla y liberaron los presos.
No fue el gran cuerpo ideológico de la Ilustración, fue una proletaria hogaza de pan”.

¡Así de sencilla es la cosa!

4 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.28 ( 8 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Matar a inocentes por medallas

El crudo testimonio del exmilitar Jaime Coral deja al descubierto la brutalidad de los ‘falsos …

Deja una respuesta