Últimas Noticias...

Desmienten al Periódico La Prensa.

Le clavan la banderilla a la prensa

El embajador de La Federación Rusa en Panamá  Evgeny M. Boykov Desmiente los vario pintos contenidos de una carta publicada por este diario en la que piden la «liberación inmediata» del corresponsal de The Wall Street Journal Evan Gershkovich detenido en Rusia, como si se tratara de un asunto sobre  la libertad de expresión. El embajador puntualiza que según Servicio Federal de Seguridad de la Federación de Rusia (FSB),el ciudadano norteamericano fue sorprendido infraganti por espionaje al intentar obtener información considerada secreto de Estado.  El embajador  les recuerda que establecer la verdad y determinar a los culpables son prerrogativas del poder judicial ruso. El embajador de la Federación rusa en Panamá le clava una banderilla al doble rasero de la parcialidad de La Prensa al indicarles que no han dicho nada por la censura de los medios rusos  RT y Sputnik en varios países occidentales, la persecución de decenas de reporteros por motivos políticos en los países bálticos, así como los dos brutales atentados terroristas ucranianos donde asesinaron a los periodistas rusos Daria Dúguina y,  Maxim Fomín. Omisiones notables de la carta del diario La Prensa .  (nota del Editor)

A continuación la Carta del Embajador ruso a la Prensa:

Estimados miembros de la redacción del diario «La Prensa»,

He examinado cuidadosamente la carta abierta a mi nombre publicada en La Prensa en un formato digital. En dicha carta se exige la «liberación inmediata» del corresponsal de The Wall Street Journal Evan Gershkovich. En este sentido, considero necesario llamar la atención de los distinguidos autores de la carta a las siguientes circunstancias.

Según un comunicado oficial del Servicio Federal de Seguridad de la Federación de Rusia (FSB), el ciudadano estadounidense Evan Gershkovich fue detenido in fraganti al intentar obtener información que constituye un secreto de Estado. De acuerdo con el artículo 276 del Código Penal de la Federación de Rusia (“Espionaje”), se inició una causa penal en su contra. Según los informes de los órganos del FSB, existen razones para creer que el periodista extranjero podía abusar de su posición, incluida la acreditación que se le otorgó, para encubrir actividades ilegales. Estoy convencido de que cualquier Estado que vele por la seguridad de sus ciudadanos tiene todo el derecho de tratar tales sospechas con máxima seriedad.

A diferencia de las afirmaciones alejadas de la verdad que hicieron los autores de la carta, la detención de Evan Gershkovich se efectuó en estricta conformidad con las normas de la legislación de Rusia. Se garantizó el libre acceso al detenido para sus abogados, así como los funcionarios consulares de la Embajada de los Estados Unidos en Moscú. Cabe indicar que la responsabilidad por investigar las circunstancias del caso recae en los organismos públicos de investigación, mientras que establecer la verdad y determinar a los culpables son prerrogativas del poder judicial. Cualquier intento de ejercer presión en las citadas autoridades competentes constituye una injerencia en los procedimientos legales que existen en nuestro país, lo que es, por decir lo menos, insensato y contraproducente.

También me gustaría hacer resaltar, con tristeza, que los respetados autores de la carta que tanto se preocupan por el destino de Evan Gershkovich, por alguna razón hicieron caso omiso de una serie de violaciones atroces de la libertad de expresión, cuyas víctimas, sin duda alguna, merecen la más amplia solidaridad internacional. En particular, se trata de prohibiciones y sanciones ilegítimas contra los medios rusos RT y Sputnik en varios países occidentales, la persecución de decenas de reporteros por motivos políticos en los países bálticos, así como los brutales atentados terroristas ucranianos contra los periodistas rusos Daria Dúguina y, más recientemente, Maxim Fomín. No me queda más que albergar la esperanza de que la respetada redacción de La Prensa no les haya brindado sus palabras de apoyo por pura casualidad o descuido, y no por un enfoque de doble rasero en relación con aquellos de sus colegas a quienes se les tocó la mala suerte de tener la ciudadanía o las opiniones políticas “equivocadas”.

 

Evgeny M. Boykov

 

1 Hay un solo Like:(

Califica el post...

User Rating: 4.12 ( 12 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Peligrosa Incoherencia de la función judicial panameña

El 27 de noviembre pasado, la Corte Suprema de Justicia en el histórico fallo de …

Deja una respuesta