Últimas Noticias...

desafío

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

Los panameños deberemos aprender, en medio de las más grandes dificultades que se conozcan, a ingeniarnos caminos diferentes para sustentar a nuestra sociedad y hacerla viable. Deberíamos aprovechar todas nuestras ventajas comparativas, desarrollar estudios avanzados sobre el uso de la tierra, minerales, aguas, viento y todas las energías renovables posibles y no entregarlas graciosamente.

Hacer alianzas con países que compartan tecnología con el nuestro, puesto que los tiempos que se avecinan se nos presentan en sumo difíciles y no podemos quedarnos a la vera del camino mirando pasar la historia y nosotros ni siquiera reaccionamos, sino que impávidos, víctimas de los miedos que son propios de los que, al no saber, tampoco acatan a hacer algo y se paralizan, hecho que no podemos aceptar mínimamente.

La torpeza en sopesar las circunstancias y la falta de sabiduría para analizar los hechos, descubren en nuestra sociedad, especialmente nuestra juventud, la ausencia de un sistema educativo que, no sólo nos enseñe a pensar, sino además, a ser y hacer lo apropiado, oportuno, pertinente, conducente y correcto.

De noche, a oscuras, sin lámpara alguna, difícilmente podremos advertir, los precipicios y las trampas que nos acechan y que es necesario evitarlas, para no llevar las consecuencias. No obstante, en el país, no veo que tengamos ni las lámparas prendidas, ni tampoco alijo suficiente de aceite, para esperar sensatamente el cambio, que aún no llega y que nos debe garantizar el gran salto a la libertad por medio del conocimiento. La educación ha sido declarada como la estrella del esfuerzo de este gobierno, pero a más de veintitrés meses de ejercicio, no se nota que exista una carta de navegación que, nos garantice arribar a un puerto seguro y deseado, en donde abandonemos la ingravidez y el desatino que nos ha acompañado por desgracia, por más de 40 años y que su daño inconmensurable se ha cebado, por lo menos, en dos generaciones de panameños a los que se les privó perversamente de la luz, para que sus ojos pudieran distinguir con diáfana claridad.

La ignorancia es la madre de toda clase de esclavitud, y nosotros no hemos sido llamados a ser esclavos, sino a libertad, por la Gracia de Dios, nuestro Señor.

¡Por un país decente y una patria para todos!

¡Así de sencilla es la cosa!

0 No hay Likes:(
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

La Corrupción Tiene Muchos Rostros.

Algunos Adalides Del Discurso Anticorrupción Evitan Hablar De Algunas De Sus Expresiones. Por Ramiro Guerra …

Deja una respuesta