Últimas Noticias...

A dos meses de haber iniciado el paro en Colombia

Lucas Villa


Por: José Dídimo Escobar

Cuando un gobierno se instituye en un país, se inspira en que el mismo servirá y guardará la honra y bienes de sus ciudadanos. No nos podemos imaginar que, en una democracia, al menos que sea solo de apariencia, a un gobierno que, mandatado por su propia Constitución, lejos de defenderlo y ampararlo, se convierte en su victimario.

Eso parece ser lo que hoy está ocurriendo en nuestro vecindario. El gobierno colombiano de Duque, apoyado por Uribe, ha sorprendió a la sociedad colombiana con un proyecto de reforma tributaria en donde además de diezmado por la pandemia y una seria deficiencia en el manejo de la misma, se le pretendía echar el peso del costo del déficit fiscal del Gobierno a la población de a pie de nuestros vecinos.

Para imponer tales medidas se echó mano de la fuerza pública y en su ejercicio, para limitar el derecho a la manifestación pública, llegaron a reprimir brutalmente a la población, especialmente a los jóvenes que, durante casi dos meses seguidos, han salido a las calles, con un saldo de varias decenas de muertos y centenares de heridos.

Las fuerzas de seguridad policiales, han tenido un desempeño simplemente atroz y el pueblo es tomado como si fueran fuerzas insurgentes al margen de la Ley, llegando a disparar y matar con sus armas de guerra al pueblo por órdenes superiores.

Ya lo decía, hace 200 años atrás, nuestro libertador Simón Bolívar: “Maldito el soldado que levante sus armas contra el pueblo”.

Ojalá, entre los colombianos puedan encontrar el camino de la sensatez y se silencien las armas para que el diálogo racional produzca la paz, que es el ambiente necesario para enfrentar la pandemia y las grandes transformaciones que allá como acá, se precisan para garantizar una sociedad de oportunidades para todos y no sólo para unos cuantos.

Es parte de nuestro interés de seguridad nacional, que en nuestro vecindario exista un clima de concordia, porque la violencia podría ser más letal que la propia pandemia, porque cuando la tensión tiene un fundamento de profunda injusticia, una vez que se prenda el conflicto, no dejará, sino tierra quemada.

De esa dramática realidad de nuestros vecinos, los panameños debemos extraer las lecciones necesarias para no tener que asistir a este triste escenario actual.

¡Así de sencilla es la cosa!

0 No hay Likes:(
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

EN TORNO A GABINETES MINISTERIALES, ALIANZAS Y OTROS MENESTERES DEL ARTE DE GOBERNAR.

Por Ramiro Guerra M. Abogados y cientista político. Observo experiencias de otros países y llama …

Deja una respuesta