Últimas Noticias...

DEMOCRACIA: EL VIAJE DE LOS NAUFRAGOS

Por:  Carlos Ochoa Escudero

Licdo. en Geografía e Historia y Sociólogo

 

El concepto democracia, si no es el único traducido a todos los idiomas, es de los pocos con ese privilegio y su significado más recurrente, es el siguiente; “Gobierno del Pueblo”, surgió en la Antigua Grecia, en plena esclavitud, unos 500 años antes de Cristo, así que tiene unos 2,600 años de haber surgido, de la mano de Clistenes de Atenas, de la aristocracia griega. Pero pocos o ninguno explican cómo era Grecia cuando nació el concepto. Grecia estaba dividida en clases sociales muy definidas, pero poco conocidas; en lenguaje de hoy, había ricos, pobres, esclavos, campesinos ricos, terratenientes, políticos, militares, analfabetos, nobles, etc., gobernaba la aristocracia. Solo un tercio de su población era considerado pueblo. Los campesinos pobres, los analfabetos, extranjeros, los esclavos, las mujeres, niñas y niños no eran considerados ciudadanos o pueblo. –vaya democracia-, por lo tanto, no tenían ningún derecho, no era considerados ciudadanos o pueblo, eran considerados como simples objetos o mercancía.

 

El concepto de “democracia”, pasa subsumido durante la Edad Media (feudalismo) del siglo X al XIII, igual ocurre en el periodo del mercantilismo, del siglo XVI al XVII y la incorporación de América al resto del mundo, el concepto reaparece en 1789, cuando ocurre la Revolución Francesa, que marcan la decadencia de las monarquías como formas de gobierno, para dar paso al capitalismo como forma predominante de las naciones y Estados emergentes de esa época. Pero Igual que en la Antigua Grecia, la sociedad seguía, igual que el mundo de hoy, dividido en clases sociales antagónicas; unos pocos dueños de los medios de producción y los otros, obreros, asalariados, carentes de medios de producción. Muy a pesar de la “Declaración de los Derechos del Hombre”, ocurrida en Francia, la mayoría de la población quedó excluida, los campesinos pobres, las mujeres, los iletrados, no fueron considerados ciudadanos, por lo tanto, no tenían derecho a ser elegidos para cargos del gobierno, solo podían elegir. Elegir y ser elegido era solo para los ricos, democracia burguesa o capitalista.

A mediados del siglo XIX la esclavitud fue abolida en casi todos los países del mundo, pero el sistema de explotación no seso, solo se perfeccionó, y aparece la cacareada democracia representativa, el pueblo elige quien lo represente en los órganos del Estado moderno, pero elige a sus adversarios económicos y políticos, así cual cipayos pasan a servir a una clase social a la que no pertenecen.

Así, ayer como hoy, por las buenas y también por las malas, tirios y troyanos nos han hecho creer que la democracia es solo elegir los gobernantes cada cuatro o cinco años, y que con la separación de los tres poderes que nunca están separados, basta y sobra, para vivir en democracia, o que haya libertad de expresión, cuando lo que debe de haber es expresión de la libertad, que es otra cosa. La libertad que nos da la democracia capitalista, es igual a, la libertad que se le da a un eunuco para que tenga sexo con penetración, el sistema de explotación capitalista esta tan bien diseñado como el mecanismo de un reloj, invisible, pero funciona a la perfección, para los fines y objetivos de los dueños del poder.

La democracia requiere apellido, la de los ricos es la antípoda de la de los pobres, así como la democracia de los gavilanes no es la misma que la de los pollitos, igual como la historia de los cazadores de elefantes es muy distinta a la de los elefantes cazados.

Cuento para pendejos

Si hubiera democracia en el mundo, la sociedad no cabalgaría sobre estas aterradoras y escalofriantes cifras, redondeadas para entenderlas mejor.  Cuando escribía este artículo el mundo tenía 7,908,661,920 millones de habitantes, de ellos el 43 por ciento vive con menos de 5.50 dólares diarios, mil millones  viven con menos de un dólar diario, 25 por ciento  con menos de 3.00 dólares diarios, 150 millones de personas viven de la nada, son indigentes, ,el mundo tiene 670 millones de analfabetas, 780 millones no tienen acceso a luz eléctrica, viven en la oscuridad, 800 millones de personas no tienen agua potable, cada año mueren 6.5 millones de personas de hambre y la mayoría son niños, 860 millones de niños desnutridos, 1,900 millones sin servicios básicos de salud y saneamiento, más 5 millones mueren de enfermedades curables y prevenibles, 21 millones viven de trabajo forzado (esclavitud moderna),  40 millones de personas viven de la prostitución y de ellas el 80 por ciento son mujeres y niñas,. 82 millones de inmigrantes, de ellos 26.7 viven como refugiados, y 14 millones son menores de edad. 2,808 multimillonarios tienen una fortuna superior a la de toda la población de los 50 países más pobres del mundo.

Si bien es cierto, estas cifras de pobreza y de miseria se entrecruzan, no dejan de ser una realidad espeluznante, pero no conmueven ni el corazón ni la conciencia de la clase social dominante, dueña de todas las riquezas del mundo. Como promedio solamente el 20 por ciento de la población mundial, tiene suficientes recursos   económicos para satisfacer sus necesidades básicas, el resto, los demás, somos los náufragos de la tan cacareada y prostituida democracia. Lo demás es cuento para pendejos.

8 Hay varios Likes:) Gracias...
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Qué es la disponibilidad en el ámbito laboral?

Por Ramiro Guerra Morales De forma general, podríamos admitir que la disponibilidad se refiere al …

Deja una respuesta