Últimas Noticias...

UN BICENTENARIO, QUE DARÁ MUCHO QUE HABLAR Y ESCRIBIR.  

Por: Ramiro Guerra (RGM). Abogado y Cientista Político.     

No solamente, nuestro país, sino la mayoría de países en la región de Latinoamérica, tienen, sus pueblos, el desafío de reconstruir la república y toda su vida institucional. (Algunos aluden a una nueva república).

En una ocasión escribí, que el colonialismo español, además del brutal saqueo, dejó semillas que echaron raíces muy fuertes de todo tipo de perversión, perfidia, discriminación, que aún hoy persisten como terribles anatemas, a lo que es una ética y buena moral del manejo de la res pública.

Vasco Núñez de Balboa, nada bendito este señor, por cuestiones de rivalidades políticas y de intereses, fue decapitado. No era para menos; las naves que surcaron mares para la aventura y codicia, su tripulación reclutada de gente lumpen y despreciadas por la sociedad de la época. Entre ellos violadores y ladrones. Ese submundo de depravados, abrumaron a nuestras culturas originarias, haciéndolas víctimas de expoliación y todo tipo de latrocinios.

Cierto que la independencia marcó un punto de inflexión en el iter de nuestra región hispanoamericana; políticamente advenimos como naciones libres del yugo español. Fueron momentos progresivos del devenir histórico. Nuestros pueblos con la conducción de líderes surgidos del criollismo, dejaron para la posteridad, el testimonio relativo a ejemplares epopeyas relativas a la lucha por la libertad. Simón Bolívar, José de San Martín, Antonio José de Sucre, Francisco de Paula Santander, Bernardo O’Higgins, Andrés de Santa Cruz y augustos panameños, como el general Tomás Herrera, que se destacaron en las guerras por la independencia.

Poco tiempo después de lograda la independencia, las rivalidades y los personalismos de los conductores de la independencia, emergieron, dando lugar a repúblicas hacendarias bajo la dirección de uno u otro caudillo.

La filosofía y principios que sirvieron de brújula para la hazaña revolucionaria de la independencia nacional, sucumbieron. Grandes fortunas hacendarias fueron posible gracia al control de los recién estados nación. Desde entonces, nuestros pueblos, vienen lidiando con todo tipo de perversidades, de esos grupos, que fueron evolucionando hacia núcleos que instrumentalizaron el estado a su antojo, dando lugar a lo que denominamos la oligarquía.

Fueron estos grupos de poder, que terminaron de mediatizar las nuevas naciones, bajo la directriz de un imperio emergente, que nos convirtieron en países monocultivos. ¿que celebramos en este bicentenario?  ¿Una revolución que quedó inconclusa? O sencillamente rescatar los idearios  de esas revoluciones, para hoy, repensar la república para hacer conciencia del desafío de construir nuevas repúblicas, con nuevos paradigmas y no esquemas de pseudos democracias, de independencias relativizadas.     EL BICENTENARIO, PARA REPENSAR LA REPÚBLICA. Y NO UN ACTO DE RECORDACIÓN PANTAGRUELICO Y DE DISCURSOS SIN HORIZONTES Y PERSPECTIVAS.

0 No hay Likes:(
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

La máxima Kantiana heredera del pensamiento y filosofía cristiana.   

Por Ramiro Guerra M.     Abogado y cientista político social.      Hay quienes gozan del mal ajeno …

Deja una respuesta