Últimas Noticias...

Ricaurte Soler: La cuestión de la identidad nacional y Latinoamérica

INTROITO SEGUNDO
(extracto)


Miguel Montiel Guevara 14 de agosto de 2023

Juan Antonio Tack

Fue en un lejano verano de 1960 que Ricaurte Soler llegó al Instituto Nacional como reemplazo de Juan Antonio Tack, quien viajaba al servicio diplomático en el exterior. Ninguno de los dos podía saber entonces lo que el destino les deparaba una década y tantos años más tarde. A Tack pasar a la historia como el “canciller de la dignidad”, en la lucha generacional panameña contra el imperialismo yanqui por la soberanía total en la Zona del Canal; a Soler ser el principal teórico de la nacionalidad panameña en el siglo XX. Tack nos presentó a Soler.
Yo cursaba quinto año del bachillerato de letras. Sus clases de filosofía marcaron el rumbo de mi vida, así como la de tantos otros que fueron sus alumnos. Por aquel mismo tiempo nació su proyecto de la revista TAREAS. Desde entonces, como parte del mismo, el maestro se convirtió en compañero y amigo hasta el día de su muerte. Muchas tardes, acariciados por la brisa que bajaba rauda por las faldas del cerro Ancón y se adentraba en el colegio por pasillos y aulas, escuché su voz despejar mis dudas existenciales y satisfacer mi afán de sabiduría. Aprendí con él a saborear capuchinos en el restaurante Napoli junto al Instituto Nacional y más tarde, en la universidad, descubrí en sus cursos nuevos encantos de la Filosofía y de la Historia que arrumbaron mi camino por un sendero jacobino. Sin prisa, poco a poco, develó ante mis ojos las intrincadas leyes del desarrollo social, desgranando las ideas de la dialéctica materialista, del materialismo histórico, de la vida y de todo lo demás.

Ricaurte Soler

Apacible y circunspecto, Ricaurte Soler no sólo enseñaba lo que los filósofos de la historia dijeron sobre todas las cosas, sino mucho más. Enseñaba lo más importante que la filosofía enseña: enseñaba a pensar… y a creer en la humanidad. Con el ejemplo, que es la mejor manera de enseñar. Sin banalidades, sin mentiras, sin subterfugios, sin racionalizaciones. Su ser tranquilo y metódico encontró belleza en la sencillez que revisten los actos de la vida cotidiana de que habla Lukács, en el valor de la amistad, de las ideas, en la fuerza vital de los principios.

Filósofo soñador, soñaba con un mundo feliz porque tenía un corazón de utopía. Toda su vida fue una epifanía donde el Canal Interoceánico era nuestro, Latinoamérica una sola nación y el mundo entero socialista. Hizo suyos los sueños de Bolívar, Monteagudo y Del Valle; el mismo sueño en Nicaragua de Augusto César Sandino de una gran nación hispanoamericana. Anhelos de Soler compartidos con otro soñador como él, su inolvidable amigo José de Jesús “Chuchú” Martínez, el polifacético asesor del general Omar Torrijos Herrera. El Canal de Panamá ahora es nuestro, el milagro aconteció, pero ninguno de los dos llegó a verlo. El dolor se les enroscó en el alma por el fracaso en el poder de la revolución sandinista, con la que contribuyeron, y el derrumbe del “socialismo real” en Europa del Este. Les explotó el corazón…literalmente, con la “maldita”, como la llama Chuchú, invasión yanqui del 20 de diciembre a Panamá. Ninguno de los dos superó la infinita tristeza que se apoderó de su ser y los llevó a morirse uno detrás del otro, llenando de tristeza el corazón de miles de panameños y gente de más allá.

Chuchú Martínez

Ricaurte Soler Batista nació en Panamá el 11 de agosto de 1932 en Concepción, provincia de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica. Murió el 14 de agosto de 1994 en su hogar, a la edad de 62 años, de un fulminante infarto al miocardio, mientras descansaba en su estudio. Un hombre como él no muere nunca aunque se muera. Pocos años antes, el 27 de enero de 1991, había fallecido Chuchú, de igual manera y a la misma edad. No me cabe duda alguna que también por los mismos motivos de indescriptible tristeza. No alcanzaron a ver el nacimiento de la nueva república panameña, ahora sin enclave colonial, el mediodía del 31 de diciembre de 1999. Ambos dejaron un rico y extenso legado intelectual nacionalista y latinoamericanista. Por los dos escribo este ensayo.

4 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.83 ( 12 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta