Últimas Noticias...

La saga de la Zeta.|

Por: Juan Carlos Mas C.

Los recientes y aún vigentes acontecimientos que acompañan al desempeño de las tropas rusas en territorio ucraniano están acompañados de signos que representan, bien o mal, para unos y otros, la marca del poderío ruso demostrado en la presente manifestación de fuerza. Nos referimos a la letra Z pintada sobre los blindados rusos.

La «Z» es una letra del alfabeto griego, y también del latino, que no existe en el cirílico usado en Rusia. Este signo aparece en Ucrania con el objetivo de distinguir a las unidades militares rusas de las ucranianas, que usan equipamiento muy parecido.

El Ministerio de Defensa ruso ha explicado a través de publicaciones en Instagram que la Z significa “para la victoria”. En este sentido el rechazo, o aprobación, de la acción de las fuerzas rusas se ha trasladado al plano de las manifestaciones callejeras en Europa, en donde las partes se enfrentan graficando sus simpatías dibujando o destruyendo las letras Z que se pintan en vehículos y lugares públicos.

Pareciera una vuelta de la espiral de la historia en donde hay una trama que se reitera con distintos actores, pero con el mismo telón de fondo que es la apreciación que se tenga de la necesidad, o no, de la presencia de la OTAN en Europa.

El signo de la Z ya tuvo una primera entrada en escena con la novela del mismo nombre basada en hechos reales del escritor Vasilis Vasilikos. Esta novela después fue llevada al cine bajo la dirección de Costa Gavras y tuvo repercusión mundial. Ella narra el martirologio de un valiente político antifascista y antibelicista y sobre todo anti OTAN de nombre Grigori Lambrakis. Es el relato de un hombre correcto, de sentido común y consecuente con sus actos que lo llevó a exponer su vida en aras de la paz.

Lambrakis estudió medicina en la Universidad de Atenas y se especializó en ginecología; como joven dio curso a sus capacidades atléticas y obtuvo numerosas victorias en los Juegos Panhelénicos y Balcánicos, manteniendo durante 23 años el récord de salto de longitud. Posteriormente su actitud consecuente lo llevó a denunciar los gobiernos tiránicos protegidos por la OTAN; se hizo político y fue diputado por el Pireo en las listas de Izquierda Democrática Unida. Al entender que el espíritu agresivo de la OTAN daba cobertura a los desaciertos de los gobernantes griegos se hizo fundador y vicepresidente de la “Comisión Griega para el Entendimiento Internacional y la Paz. Lambrakis había obtenido en elecciones el puesto de miembro del parlamento griego. El 22 de mayo de 1963 se convocó a un acto en Salónica para pedir la liberación de los presos políticos de Grecia, entre los cuales se encontraba Ambatielos, diputado del Partido Comunista de Grecia (ΚΚΕ).

Mientras volvían de una concentración por la paz y el desarme nuclear en Salónica, tuvo lugar el ataque que causó su muerte y que fue efectuado por miembros de una organización parapolicial. El acto violento fue ejecutado en momentos en que la policía hacía cordones de separación y dispersión del público, pero deja pasar a un motocarro con un malhechor a bordo quien esgrimiendo un garrote golpea el cráneo de Lambrakis produciendo su muerte ulteriormente. Un asistente del acto anti otaniano de nombre Manolis Jachiapostolu (apodado “el tigre”) saltó dentro de la cesta del motocarro y después de un trayecto mas o menos largo logró dominar tanto al agresor como al conductor. Lo notable del caso es que el trabajo de investigación se diluyó a pesar de haber apresado a los culpables materiales.

Al funeral de Lambrakis en Atenas, acudieron cerca de ‪500.000‬ personas gritando consignas de repulsa contra el asesinato y contra la OTAN. Este sonado caso dio el material para la novela Z de Vasilikos. El título representa la primera letra de la palabra griega «Zi» (Vive)»

En el mundo que lucha por la paz la letra Z significa lo mismo que para Lambrakis “Él VIVE”, lo que podrá leerse al revés “No a la OTAN”.

Hoy está rediviva la denuncia permanente de los crímenes de la OTAN en todo el mundo; la «Z» es ahora mismo un símbolo de apoyo a los soldados rusos, que levanta pasiones a favor y en contra. En las movilizaciones europeas de la izquierda el signo Z implica una alineación contra la OTAN, una nueva manera de designar un frente de la izquierda europea que por ahora solo es coincidencia en las calles.

VIVE (Z) y triunfa la verdad, la denuncia del militarismo otanista, VIVE la paz con lucha y sin ataduras.

1 Hay un solo Like:(

Califica el Post...

User Rating: 4.09 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Los puntos de ejes para la configuración de estado de equilibrio social.|

Por: Ramiro Guerra M. Abogado y Cientista Político. El centralismo no democrático, no favorece la …

Deja una respuesta