Últimas Noticias...

La Mentira Perversa

Por Abel D. Comrie Ortega
El que se vaya la mina y nos demanden, jamás podría ser causa de la pérdida del grado de inversión de nuestro país a nivel internacional. Eso es una mentira perversa, fruto de una campaña mete miedo, orquestada precisamente por aquellos que aún defienden el nefasto proyecto minero.
Hasta la saciedad ha sido demostrado que la mina al apenas rondar el 3% del producto interno bruto, su cierre no es por sí solo, un factor que afecte que ponga en peligro nuestra economía.
Tomemos en cuenta también, que esos “aportes” de la mina son altamente cuestionables, si observamos que: ha tenido un sin número de exoneraciones fiscales, negocios paralelos como la venta de energía cara (carbón) al sistema eléctrico nacional y como quiera que nuestro país no tiene salvaguarda de divisas, las ganancias que genera FQM no se quedan en nuestro país. Esto sin olvidar la evasión al Seguro social, vía la excesiva contratación de personal extranjero.
Con leer los informes de los últimos años de calificadoras y entes internacionales que han venido advirtiendo del endeudamiento sistemático del país sin un plan de desarrollo definido, se entiende cual es la verdadera razón de pérdida de credibilidad entre los inversores.
La toma de créditos indiscriminada, se hizo crítica a partir del gobierno de RM, en donde la relación deuda vs inversión empezó a ser cuestionada por la vorágine de la corrupción. Hablamos de un país con un supuesto crecimiento económico, pero con la sexta desigualdad social y económica mas grande del mundo.
Con el gobierno de Laurentino Cortizo, esta relación préstamos-inversión ha llegado a niveles de catástrofe, toda vez que en cinco años nos hemos endeudado sin que un solo centavo haya ido a parar a inversiones de retorno siquiera a mediano plazo. Todo ha sido para planilla y corrupción.
Así las cosas, no caigamos en la trampa de repetir que por el asunto de la mina, perderemos el grado de inversión. Han sido los últimos cinco gobiernos, los que han empobrecido al país y nos han llevado al estado de cosas en que nos encontramos, merced a un endeudamiento sin control, a la inequidad, la evasión fiscal, pero sobre todo y por encima de todo, a la corrupción. La minería ni siquiera como negocio nos sirve, pues su costo ambiental es impagable.
Tenemos el deber de orientar y callar a las voces agoreras, mismas que cuando la reversión del canal, dijeron que si se iban los gringos, nos quedaríamos en la miseria. Caen en desvergüenza al pretender endosar a la voluntad popular, el desastre al que nos han llevado. Nadie debe dudar: nuestro pueblo tomó la decisión correcta, en circunstancias extremo difíciles.
Recientemente el CEO de la minera realizó declaraciones en las que indicó que “…los países reciben a los inversionistas que se merecen…”. Para algunos esta frase fue vista como una ofensa. Por el contrario considero que, aunque no exenta de arrogancia, dicha expresión es valedera y nuestro pueblo supo ponerla en práctica cuando decidió expulsar a FQM y su proyecto de muerte. Es cierto, no nos merecemos este tipo de inversionista. Por otro lado, no debemos reprochar el dicho de aquel ejecutivo. Debemos enfocarnos en los entreguistas y cipallos internos, por cuanto que; “…no es culpable el de afuera que nos quiere comprar, si no el de adentro que nos quiere vender…”
Fue tal la codicia y avaricia desmedidas mostrada por el aquelarre gubernamental y sus acólitos empresariales para este contrato que, no tuvieron reparo ni pudor alguno en llevarse por delante soberanía, seguridad colectiva, constitucionalismo y legalidad. No sé si lleguen a pagar por su infamia. Lo inexorable es que, cuando pase el tiempo y sin importar como haya terminado todo esto, al aludir a un acto de traición, sin duda se dirá “un Cortizo”, “un Carrizo” o “un Alfaro”.
17 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.29 ( 23 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta