Últimas Noticias...

El amor a la patria es más fecundo entre los humildes.

Discurso con motivo del homenaje que el Banco Nacional de Panamá le rindió al destacado Periodista José Escobar

Por: José Escobar

Primeramente, quiero dar Gracias a Dios, al Banco Nacional de Panamá por distinguir a este humilde ciudadano y al país, a su gente, por ser el escenario donde nos ha tocado existir en estos tiempos complejos en que existe mucha confusión y pareciera que el tiempo y los hechos que discurren van a una velocidad que excede la comprensión de muchos de nosotros.
Se trata de tiempos en que se está dando el agotamiento de nuestros sistemas sociales, económicos y políticos que tienden a agudizar la crisis generalizada que vive el mundo y de la que, nuestro país no se escapa.
En medio de esa vorágine, la luz que puede alumbrar nuestro camino es la verdad y ella requiere ser descubierta y que la sigamos con fidelidad.
En donde estamos es culpa de nosotros mismos, por haber preferido ser ligeros y no asumir cada quien su compromiso y resistir la tormenta de la corrupción y la mentira y muchos fueron los que, deleitándose con la miel de lo fácil, sin mayor esfuerzo y trabajo, accedieron a mejores niveles de ingreso sin preguntarse si el camino recorrido para ese propósito era el de la verdad y el de lo correcto.
Un país donde mucha gente dice que no le importan si las autoridades roban mientras hagan, no puede llamarse víctima, y eso es lo que pasa.
Nos preguntamos por qué estas cosas pasan. Estas cosas pasan precisamente porque abandonamos el eje de los valores y principios que se aprenden en el hogar y se acicalan en la escuela formal.
Yo pertenecí a una generación de estudiantes que debatía en debates abiertos y democráticos en nuestros colegios y éramos parte de la Federación de Estudiantes de Panamá y luchábamos por nuestra soberanía en el Canal y por mejorar las condiciones de vida de todos los panameños y tuvimos la dicha de conocer al General Omar Torrijos que gobernó en función de los mejores intereses del país.
Hoy día, la juventud nuestra, con mucho dolor lo digo, está sustraída y muy al margen de la lucha social que es la que la prepara para poder servir con principios a la nación. La educación nacional es hoy día y después de que defenestraron la reforma educativa de 1979, el lastre más grande que tiene la república y que le impide poder acariciar sueños superiores, porque la juventud siempre fue la fuerza moral de nuestro pueblo y que en sus luchas podía llamar la atención a la sociedad entera sobre los caminos equivocados que habíamos andado, porque siempre los jóvenes conservan los más puros sueños que se estrellan contra la corrupción.
Después me hice periodista, inspirado por grandes periodistas que cada día nos informaban de los hechos cotidianos o extraordinarios a través de los medios audio visuales de los que disponemos. Algunos de ustedes recordarán a Mario Velásquez a Justo Fidel Palacios, Rey Barría, Andrés Vega Cedeño (Domplín), a Elia Sepúlveda, incluyendo a Raúl Eduardo Cedeño, quien trabajó toda una vida al servicio del BNP y compañero de labores en MEDCOM y muchos otros.
Hoy día el periodismo en el mundo y en Panamá, requiere no solo la información de los hechos, sino, cada vez más, debe exigirse una explicación profunda de sus causas, es decir, el por qué.
Eso es lo que se llama periodismo de profundidad, el cual analiza y de preferencia con espíritu crítico, todos los elementos que rodean las actuales circunstancias.
Pero cuando existe la precondición que tenemos los panameños, de una educación pública por el piso, jóvenes que son seducidos por organizaciones que le ofrecen riquezas, poder e identidad sin estudiar, este caldo de cultivo se vuelve eficaz para que los grandes poderes económicos del mundo y del patio, desarrollen la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
La prensa que urgimos y necesitamos, es una que nos explique con profundidad los hechos, no que nos distraigan y nos saquen del foco de la verdad y del compromiso con nuestro país y sus más genuinos intereses. Necesitamos con urgencia, un periodismo que nos convoque a la reflexión y a la lucha por mejorar cada día, las condiciones de vida de todos los panameños y que rescate el valor de la dignificación de todos cuantos comparten nuestro suelo y nuestro cielo.
Nuestra intensión no es darles una conferencia sobre manipulación mediática, que de hecho existe, sino agradecer la distinción que se me confiere, tal vez inmerecida, porque hasta ahora he hecho, hasta donde he podido, el dictado de mi conciencia como patriota, como hijo de campesinos que, con su trabajo tesonero y honesto, me enseñaron a amar esta tierra que nos soporta y este cielo que nos cobija que se llama Panamá.
Siempre he tenido la convicción que, el amor puro a la patria existe, pero que es más fecundo entre los humildes que, aun teniendo muy poco o nada, son capaces de dar lo que tienen por un país que muchas veces no les corresponde esa pureza de amor desinteresado.
Esto se parece al pasaje Bíblico en el Libro de Lucas, Capítulo 21 que dice: “La ofrenda de la viuda pobre»
“Jesús estaba en el templo, y vio cómo algunos ricos ponían dinero en las cajas de las ofrendas. 2 También vio a una viuda que echó dos moneditas de muy poco valor. 3 Entonces Jesús dijo a sus discípulos:
—Les aseguro que esta viuda pobre dio más que todos los ricos. 4 Porque todos ellos dieron de lo que les sobraba; pero ella, que es tan pobre, dio todo lo que tenía para vivir.
Este banco que nació con la república, es nuestro Banco Central, regente del gran Centro Financiero que construyó Torrijos en la década del 70, hace 50 años atrás, Centro que, es objeto de ataques por parte de otros Centros Financieros como los Europeos y Norteamérica, que son los principales lavadores de dinero en el mundo y nadie los vigila, ni los condena, pero son ellos los que nos tienen en listas grises y negras, sin moral alguna y habiendo tomado el país, todas las medidas que caprichosamente se les ha antojado. Este, nuestro Banco Nacional, siempre ha acompañado al país en nuestras luchas, ha sido el banco que mayor inversión ha sostenido en el sector agropecuario y al campo panameño y que además, promueve el arte, la identidad panameña y los valores de la familia y que tiene como lema “Grande como Tú”.
La democracia en Panamá no se podrá arraigar, si la injusticia social, las desigualdades y la ignorancia prosperan. Ha llegado el momento de que cada uno de nosotros asumamos las tareas que nos corresponden, para enfrentar resueltamente a los que han decidido atracar al país antes que servirle.
Muchas Gracias a Todos.

7 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 3.32 ( 3 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Empiezan a salir «bellezas» de la empresa Minera Panamá en conjunto con altos funcionarios alcahuetes.

La denuncia criminal interpuesta el día de ayer por el licenciado Juan Ramón Sevillano Callejas, …

Deja una respuesta