Últimas Noticias...

El Trabajo Genera Bienes Y Determina Derechos

Juan Carlos Mas C.

Voy a intentar abordar este tema como si fuera para iniciados, aunque en este país todos nos sentimos con derecho a hablar de estos asuntos en forma magistral, obviando la necesidad de motivar a los asegurados para que pongan en alarma sus sentidos para vigilar el destino de lo que es de todos.

Al lector reitero mi propósito de ayudarnos, a él y a mí, a desmadejar la intrincada red de conceptos y explicaciones que se elaboran para ocultar el fondo de las decisiones que se adoptan con respecto a la Caja de Seguro Social y sus presupuestos y ahorros. Como método utilizaremos los conceptos sin nutrirse de los datos, los cuales habremos de buscar después de aclarados los conceptos. En la controversia presente nos atiborran de datos primero sin precisar los conceptos

Para más claridad dejamos asentado que se trata de un problema sencillo de dineros y de su uso y custodia. Los dineros se originan en el trabajo de los empleados y obreros que son los generadores de un excedente, que surge del sobrante de aquellos sueldos ganados con aquel trabajo por medio del cual garantizan su subsistencia en términos de vivienda, alimentación, y protección familiar. El excedente o ahorro se guarda en forma de cuotas de seguro social. Este aporte se usa para salud y jubilaciones y el resto va a un fondo de inversión porque la plata que solamente se guarda genera pocos intereses y para mantenerla rodando se autoriza al banco de custodia para que la preste a otros bancos.

Con lo afirmado se sostiene que el único dueño de la seguridad social son los trabajadores, los demás, los guardadores, no tienen derecho a definir el destino de lo que custodian.

A propósito del Seguro Social se observa una tendencia a segregar temas y darles un tratamiento separado vulnerando la sostenibilidad conceptual del tema del aseguramiento que como hemos sostenido más arriba debe depender de la voluntad de los aportantes.

Para no perdernos debemos en todo momento recordar quienes son los que generan los bienes y servicios, cobran por ello y generan ahorros: son los trabajadores. Al decidir ahorrar determinan la creación de superestructuras dirigidas a proteger la salud del generador del recurso y administrar los mismos.

La protección del trabajo contra las eventualidades de enfermedad, accidente, invalidez y vejez es una necesidad asumida desde la baja Edad Media. En atención a esto el trabajador separaba un porcentaje de sus ganancias o remuneraciones dirigidos a prever esa eventualidad. La administración prudente de estos ahorros puso de manifiesto la necesidad de que se guardara el dinero en distintos fondos, pero no se debe perder de vista que ese acto del trabajador de prescindir del consumo de esos dineros y destinarlos a eventualidades es el que genera la creación de los distintos fondos.

¿Por qué tratar por separado los problemas de la seguridad social si todos tienen un tronco común que es el acto de ahorro del trabajador? En efecto se pretende centrar la atención en el programa de retiro, es decir el que se llama Invalidez, Vejez y Muerte.

¿Pero de dónde vienen los fondos de ese programa? De la cuota obrera

¿Y los demás fondos? También encuentran su origen en la cuota obrera.

El de Enfermedad y Maternidad cubre un retiro temporal después del cual el cotizante vuelve al trabajo. El de Invalidez, Vejez y Muerte cubre un retiro definitivo.

Los caudales de respaldo que son en propiedad un fondo de inversión. Todos devienen de aquella cuota de ahorro identificada al inicio. Mal se puede entonces tratar de segmentar los temas y abordarlos por separado, que es lo que se pretende ahora.

En la actualidad se argumentan coyunturas de baja recaudación producto de la retracción económica que genera a su vez retracción del empleo. En el pasado igualmente se arguyeron problemas generales de la economía para reexaminar sistemáticamente la sostenibilidad del IVM. Al final de cuentas se adoptaron medidas paramétricas sobre la edad de retiro, las cuotas necesarias para acceder al derecho, pero en las sombras se esgrime la posibilidad de recortar la cuota de sustitución del salario del retirado. Al final de cuentas el adelgazamiento de los costos del IVM permitiría que, de ser privatizado estos fondos, las Administradora de Fondos de Pensiones ingresantes al mercado recibiera una cartera alivianada de compromisos con los aportantes. Cruzo los dedos. Pero… ¿Por qué no acudir a la capacidad de generar mayores ingresos mediante la liberación de la capacidad del seguro para mejorar y ampliar la economía nacional? Se trataría de darle la facultad para administrar, cual banco, la inversión de sus reservas. Estas reservas podrían ser de utilización obligatoria en una variada cartera de inversiones seguras de desarrollo y ampliación del empleo tales como: actividad canalera, de transporte por ferrovías, hipotecas, formación de recursos técnicos, etc., etc. Para posibilitar todo ello es necesario obviar las limitaciones legales que amarran la vitalidad de la CSS inscribiendo la necesidad de cambios constitucionales que la faculten para ser sujeto activo de la economía, tal como se hace en otras latitudes.

Con respecto a los fondos que se dedican al sistema de atención, es decir Enfermedad y Maternidad, debemos hacer dos tipos de aportaciones que se refieren a las instalaciones y al personal.

Las instalaciones del sistema actual están centradas en la atención de la enfermedad y como tal el paradigma son las de alto nivel hospitalario las cuales son muy costosas y exhiben como trofeo la reparación de un cotizante o derecho-habiente que ha sufrido daños prevenibles. Un sistema tal estimula la formación infinita de recursos humanos altamente tecnificados, pero de poco impacto en la construcción de la salud global del país.

La Caja debe adoptar la política de ampliar los centros de atención de nivel inicial instalados en conglomerados urbanos de no más de seis mil asegurados a los cuales se les debe prestar atención primaria programada y reiterada para mantenerlos en óptimo estado de salud y productividad, ello aliviara la exagerada demanda de centros hospitalarios y mejoraría la capacidad del recurso productivo nacional.

En cuanto a la administración del personal es conocida la reiterada denuncia de la evasión de responsabilidades de cobertura por parte del personal especializado. Para iniciar la tarea de enfocar esta situación solo basta con apelar al Código Sanitario que establece la carrera de médico hospitalario con un plus salarial que fomente la dedicación por tiempo completo. De apelar a esta norma bastara con exigir que los jefes de servicio sean funcionarios de carrera y dejarles a esos funcionarios la tarea de poner orden y llevar la cosas al redil necesario. Además, debe precisarse que los pacientes deben regresar a su base inicial de referencia que es la que debe hacerse cargo de la tutela del asegurado.

Preveo que en esta situación los especialistas deberán optar por ser de tiempo parcial y recibir remuneraciones en base al tiempo comprometido o bien ser remunerados en base al número de atenciones. Por tiempo o por producción, es el dilema.

Todo tiene su esquema de consideración y ha sido puesto en práctica en los sistemas públicos más desarrollados de Europa. Aclarados los conceptos ahora que vengan los datos.

Parafraseando al editor de estas líneas: ¡Así de sencilla es la cosa!

2 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el post...

User Rating: 4.23 ( 3 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Primer Debate Electoral: Frustración y espera de un debate de altura.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego Los que esperaron un debate de ideas y propuestas antes …

Deja una respuesta