Últimas Noticias...

El gobierno inflado de soberbia, desafía al pueblo y expone la seguridad pública.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

Aquí aparecen los siete Judas Traidores de la Comisión de Comercio y Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional. Algún día habrá un Tribunal del Pueblo y Tendrá que Rendir Cuentas. A la patria se le Ama y se le defiende, no se le vende.

 

Cuando este gobierno alcanzó el poder con escasa legitimidad, hace 4 años y cinco meses, su discurso fue el de enfrentar la corrupción y se comprometió a hacer un gobierno transparente apegado a un manejo financiero en la contabilidad del Estado con corrección y mesura.

No obstante, la mesura, la sensatez y la transparencia no duró, más allá que lo que dura un merengue en la entrada de una escuela primaria. Una especie de olvido crónico se apoderó de los gobernantes; que pasaron ahora a perjudicar a la gran mayoría que un día fue el instrumento establecido para la conquista y la victoria.

Una de las primeras medidas para revestirse de una coraza o blindaje de protección fue declarar que todo lo que se discutía en el Consejo de Gabinete, por funcionarios públicos que tienen el deber de rendir cuentas al país, pasaría a ser parte de un secreto de estado que, solo se revelaría 10 años después de los hechos, cuando han prescrito las acciones penales. Nunca llegamos a saber en cuanto compramos las famosas vacunas contra el COVID-19 de la empresa Pfizer. Y por allí nos empezaron a tomar el pelo a todos. La contratación directa se hizo sentir y así hemos llegado a la astronómica suma de una gigantesca deuda externa pública que sobrepasa los cincuenta mil millones de dólares, que, representa un porcentaje peligroso del PIB.

Ahora, con el contrato antinacional de la minera, después de haber sido rechazado por la amplia mayoría del pueblo panameño, no obstante, el gobierno le hizo algunas correcciones o modificaciones cosméticas que, en nada salvan el interés superior de los panameños, sin embargo ha entrado al escenario la soberbia que ha sido una conducta que arroja, desde tiempo inmemorial, resultados destructivos que van agrietando poco a poco los valores de familia, institucionales y espirituales, fundamento esencial para la edificación de una sociedad. El profeta Ezequiel declaró que la maldad de Sodoma consistió en parte por la «soberbia» que envolvió a sus líderes hasta llegar a tener «abundancia de ociosidad, y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso». Ezequiel 16:49.

Este mal- soberbia- se adueñó de otra nación, Moab, el profeta Isaías explica: «Hemos oído la soberbia de Moab; muy grandes son su soberbia, su arrogancia y su altivez; pero sus mentiras no serán firmes». Isaías 16:6.

Parece que este virus diabólico y pernicioso, se ha empotrado en el régimen actual y por ello, en la tarde de ayer la Comisión de Comercio y Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional después de una reunión clandestina en la presidencia de la república con siete diputados de la misma, adoptaron una metodología de discusión y de votación que no se compadece con lo delicado del tema, puesto que esa metodología solo se aplica para tratados internacionales en los que por ser de adhesión, la república de Panamá se adhiere. Este no era el caso.

Discutir por bloque un contrato con tantas cláusulas delicadas, pero que la Ley que los aprueba solo consta de dos artículos, sin ventilar el contenido y peor aún, cuando se dio por conocido el texto del contrato y se obvió por mayoría, la lectura del contrato. Estas son faltas graves al reglamento interno de la Asamblea, manifiestan inequívocamente su soberbia y altivez y máxime cuando nuestro Ordenamiento Penal prevé claramente un tipo penal y condena ejemplar a los que traicionen deliberadamente el interés nacional por resolver las migajas que surjan de su traición.

Por otra parte, hay que señalar que, frente a la amplia rebeldía de los funcionarios públicos, de cumplir con la Constitución y la Ley en estos casos, el Código Penal patrio, tiene establecido un tipo penal específico y una sanción ejemplar que es probable que también los funcionarios piensen que tal disposición no les alcanza, dado el estado etílico grave en que los mantiene el ejercicio irresponsable del poder público.

El Artículo 425 del Código Penal vigente establece que:  “Quien ejecute un acto para someter la República, en todo o en parte, a un Estado extranjero, aminorar su independencia o quebrantar su unidad e integridad será sancionado con prisión de quince a veinte años de prisión.

Cuando la conducta descrita fuera realizada por un servidor público o a través de tratados, convenios o acuerdos celebrados para tales efectos, la pena será de veinte a treinta años.”

Sabido es que detrás de la empresa First Quantum Minerals Ltd. hay estados y nuestra Constitución no permite que sea enajenada su soberanía o patrimonio.

ARTICULO 290 de la Constitución Nacional:. Ningún gobierno extranjero ni entidad o institución oficial o semioficial extranjera podrán adquirir el dominio sobre ninguna parte del territorio nacional, salvo cuando se trate de las sedes de embajadas de conformidad con lo que disponga la Ley.

El gobierno en forma soberbia ha desafiado la tarde de este 18 de octubre al pueblo sensato del país, pretenden pese al rechazo generalizado del contrato que abre una contratación directa con una empresa que desafía el orden jurídico del país, ya que tiene cinco años y 10 meses actuando y robándose la riqueza del país, sin que tenga a su haber ningún fundamento jurídico legal, constituyéndose en una empresa delincuente, con los cuales la dignidad de la república de Panamá aconseja no negociar, por ser improcedente moral y jurídicamente.

Como quiera que lo que está haciendo el gobierno es imponer su voluntad a tambor batiente, por encima de la del pueblo, este hecho al consumarse, abrirá las puertas de la violencia política y social de un pueblo, cuyo gobierno, ha preferido confrontarlo antes que escucharlo y ponerse a su lado. Un gobierno que decidió servirle a una empresa perversa para que nos asalte y ha dejado en absoluta orfandad y desprotección al pueblo que lo llevó al poder.

A lo mejor no le pediríamos al gobierno que haga cosas buenas, sabiendo a estas alturas que, esa no es su naturaleza, pero le convendría al país que, no insistan en hacerle aún más mal.

Proverbios 16:18 Antes del quebranto va la soberbia, y antes de la caída, la altivez de espíritu.

¡Así de sencilla es la cosa!

4 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 4 ( 15 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta