Últimas Noticias...

Crisis Nacional: Se Buscan Culpables

Por Carlos Ochoa E.

 

Antes de entrar a buscar los culpables, y con la posibilidad de no poder encontrarlos y que de encontrarlos pasen invisibilizados para un alto porcentaje de la población, ya que los mismos saben ocultarse en un entramado laberinto de sociedades, clubes, gremios y acontecimientos nacionales e internacionales y son expertos el culpar a las víctimas y hacerse pasar ellos, los victimarios, como las víctimas.

A partir de 1989, luego de la criminal invasión de Estados Unidos a Panamá, se inicia un proceso hacia a atrás, en lo referente a las conquistas, económicas, políticas y sociales que favorecían al pueblo. So pretexto que había que democratizar el país, pero no nos dijeron que clase de democracia, nos iban a imponer. La democracia de los gavilanes es poder comerse libremente a los pollitos y la de la gallina es defender sus pollitos. No voy hacer una narrativa de cómo se fueron perdiendo las conquistas de la década de 1970 y unas pocas de la década siguiente, 1980.

La vuelta a la vida nacional de los partidos políticos después de la firma de los Tratados Torrijos-Carter, en 1977 fue el plato fuerte, servido a la oligarquía, que había estado en ayuno político con el ascenso al poder de los militares en 1968. Al pueblo le quedaba la esperanza de recibir los beneficios del Canal de Panamá y de gobernar a través del Partido Revolucionario Democrático, creación política de Omar Torrijos, como contrapeso a los demás partidos políticos tradicionales, liderizados por la oligarquía nacional. Y por allí comienza el vía crucis político, hasta llegar a donde estamos, al bordo del abismo, donde el gobierno ha desaparecido de la escena.

No se requiere ser un gran analista político ni economista para saber que el mundo está, en su mayoría, dominado por un sistema económico capitalista, donde lo que prevalece es el interés económico, la retención de la plusvalía o la ganancia, sobre los problemas sociales de la mayoría de la población. Para nadie es un secreto que, las grandes potencias con sus transnacionales y sus organismos de empréstitos, someten, explotan, expolian y dominan a las naciones débiles o pobres, por eso son pobres. Lógicamente, tanto el capitalismo y socialismo, tienen múltiples matices. Un gobierno de extrema izquierda es tan aberrante como uno de extrema derecha.

Nuestra oligarquía, la dueña del poder económico del país, es una oligarquía mezquina, atrasada, rapaz, parasitaria, e inculta, porque como clase social dominante nunca se ha preocupado por el desarrollo económico independiente del país, por el desarrollo agropecuario, un desarrollo industrial y por la prevalencia del interés nacional de los panameños. Las economías comerciales, financieras o de servicios raramente conducen al desarrollo económico sostenible de una nación, porque dependen de factores externos y como signo especial, poco o ningún amor por el terruño patrio, porque sus negocios no conocen de nacionalidad.

Se sabe quiénes son los dueños de los medios de comunicación masiva, prensa, radio y televisión, son los mismos dueños del poder económico y esa es la razón de peso por la cual pretenden echarle la culpa de la crisis, a las organizaciones del pueblo, llámense sindicatos, asociaciones u otros gremios populares o hasta la juventud.  Más allá de los tentáculos transnacionales del poder capitalista, hay que buscar los responsables a nivel nacional.

Dicen, y es cierto, que no hay peor ciego que, aquel que no quiere ver, sordo que no quiere oír y peor mudo que aquel que no quiere hablar. El actual gobierno, vio, escuchó y palpó cuatro lecciones, pero no aprendió ninguna de las cuatro. La que nos dejó la COVID-19, las deficiencias del sistema de salud, lo que arrojó el pacto del bicentenario, organizado por ellos mismos, las protestas y paralización del país en julio de 2022, las voces autorizadas que expresaron con argumentos profundos, la inconveniencia del contrato leonino y las marchas contra la minera, antes que se aprobara el nefasto contrato.

Los que seguíamos de cerca todo lo relacionado a las “negociaciones” con la minera, de momento quedábamos confundidos, al menos mi persona; porque cuando escuchaba a los voceros del gobierno, pensaba que estaba escuchando a los voceros de la minera y viceversa, un verdadero contubernio elevado a cohecho. Ahora todos los gremios empresariales, de la oligarquía, pretenden lavarse las manos como Poncio Pilato y culpar al pueblo y al gobierno, ahora pretender sacarle la tabla al gobierno o ya se la sacaron.

No hay que olvidar la defensa a ultranza del CONEP, la Cámara de Comercio, Cámara Minera al contrato minero, otro tanto hizo el Ejecutivo y Legislativo, una lectura entre líneas de la situación actual, deja ver con claridad que, ahora los verdaderos responsables a nivel nacional, no es más que la oligarquía y quienes tienen la sagrada responsabilidad de defender los intereses de la patria y no lo hicieron; la patria vive uno de sus peores momentos por culpa de unos pocos malos panameños. La suerte está echada

El autor es Sociólogo y profesor de Geografía e Historia

 

7 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.54 ( 6 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Mucha especulación sobre el tema minero

Por: Ramón Sevillano Mientras no se derogue la ley de Moratoria Minera no se puede …

Deja una respuesta