Últimas Noticias...

Contrato Minero o el “Juego de la Tapita”

Por Carlos Ochoa E.

 

Los que tengan menos de 30 años y los que nunca visitaron, al final del siglo pasado Salsipuedes, El Terraplen y la Bajada del Ñopo ,y sus alrededores desconocen el “juego de la papita”. Lo formaban cuatro o más estafadores populares, todos socios y cómplices en la estafa. Debajo de cuatro o cinco tapas de botella, escondían un pedacito de esponja, barajaban las tapas cual juego de domino, y al final ganaba  el que acertaba debajo de que tapa estaba la esponjita, los socios siempre ganaban, las apuestas iban de un dólar hasta diez, atraían al público, este apostaba y los dejaban ganar, pero al final todos apostadores que desconocían el truco,  que no eran socios del club de estafadores, perdían.

La pregunta es de que lado estaban los negociadores por parte del Estado panameño con la Minera? No hay que olvidar que el Ministro de Comercio e Industrias, Federico Alfaro Boyd, es de los del Club Unión, de los rabiblancos, de alcurnia, de abolengo, con todo eso, quiero pensar, que los representantes de la minera, en el último instante, se sacaron de debajo de la manga, un documento mártir, un borrador del contrato y él lo firmó, engañado, por otro lado el pueblo quiere saber quienes formaban o forman parte del equipo negociador; si el Contrato  minero, fuera un juego de futbol, seria un golazo que nos metieron, o podría ser un auto gol, hay que pasar el VAR.

Alguien recuerda al boxeador Antonio “Buchi” Amaya?, el campeón sin corona, halla por la década de 1960, tres veces disputo título mundial en Japón y las tres veces le robaron la pelea, la pelea más memorable fue contra Hiroshi Kabayashi, quien estuvo al bordo del nokaut  hasta el octavo asalto, luego se recuperó y le dieron la pelea. Dice Amaya, entre risas y seriedad; que como todos los japoneses son igualitos, en el noveno asalto le sacaron otro boxeador fresquecito, de abajo del ring y que su esquina ni el se dieron cuenta. Lo de la tapita es muy cierto, lo de  el “Buchi” Amaya, queda la duda, siendo el boxeo un negocio muy sucio. Vamos al grano.

De la minera Panamá y su relación con el gobierno, es tanto lo que se dicho, como lo que falta por decir y hacer, el gobierno en contra de los intereses del pueblo y de la nación en general, en abierto contubernio con los representantes de la Empresa Minera, quieren pasar el contrato a las buenas o a las malas, no importa que se violen todas las leyes y de pasar por encima de todos los principios, y controla terrenos aledaños valores  éticos y morales. Cada vez que uno lee y relee en Contrato de marras encuentra más aberraciones que atentan contra la integridad y dignidad de la patria.

Esta vez quiero referirme solamente a dos puntos del contrato, que a mi juicio no es contrato todavía. En uno de los puntos del borrador de contrato, así lo llamo, y más adelante explico porque lo llamo así. Dice claramente que solo habrá espacio para seis funcionarios del gobierno dentro del terreno cedido a la Minera. Mi pregunta es, si seis funcionarios panameños podrán fiscalizar adecuadamente, una empresa que tiene bajo su control, 129 kilómetros cuadrados de superficie, y controla terrenos aledaños, tiene 7 mil trabajadores, según ellos, y laboran las 24 horas, los siete días de la semana. Otra cosa; no sabía que el Donoso, llueve los doce meses al año y que la minera recoge toda el agua lluvia y le alcanza para el proceso de lavado de la roca en bruto, hasta que solo quede el cobre y demás minerales, Allí no hay verano ni sequía. No he visto que muestren los lagos de agua lluvia de la cosecha de agua, de esa cosecha que nos vendió Nito en la campaña electoral

Todas las cifras y datos que maneja el gobierno, salen exclusivamente de fuentes de la minera, sin ninguna verificación de parte de autoridades del Estado panameño, como poder verificar si es cierto o no lo que dicen los voceros de la minera. Se sabe que además de cobre, hay otros minerales, plata, oro y molibdeno, pero no hay como comprobar qué cantidad se extrae ni a que precio lo venden.

Dentro y fuera de la minera deben haber funcionarios panameños que supervisen, certifiquen y garanticen todo lo que ocurre dentro y en la periferia de la concesión minera. Solo me limitaré a señalar, qué instituciones deben tener personal permanente dentro o en la periferia de la mina, para garantizar que la misma cumpla el contrato, cuando lo haya, ahora mismo hacen lo que les da la gana porque no hay ley para ellos, están al margen de las mismas. allí debe haber funcionarios del Ministerio de Trabajo, del Ministerio de Ambiente, Comercio e Industrias, Autoridad Marítima, Migración, Caja de Seguro Social y porqué no, de la Policía Nacional. Y como pretenden controlar el espacio aéreo debe haber uno de esa Institución, Aeronáutica Civil.

Quiero creer que al Ministro Alfaro Boyd, del Club Unión, de nobleza, de abolengo, le tomaron el pelo; le leyeron un Contrato muy bueno, beneficioso, lleno de bondades, pero a la hora de firmar, sacaron con alevosía, el borrador elaborado por la empresa, para negociar, y él muy ingenuo, muy buena gente lo firmó, creyendo que era el que le habían leído. A los aristócratas no les gusta que les señalen sus errores, que se rían   de ellos, que los vean equivocarse, al final tercos y soberbios. El Ministro es parte del club de los dueños de las tapitas, y también  de la Fundación Omar Torrijos, los leones comiendo ensalada de vegetales.

El autor es Sociólogo y profesor de Geografía e Historia

6 Hay varios Likes:) Gracias...
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta