Últimas Noticias...

Carnicería en Perú

El Ejército Peruano ha desarrollado una carnicería en este día en el departamento de Puno, al sureste del país, donde murieron asesinadas por lo menos unas 17 personas en medio de la ola de protestas que exige el cierre del Congreso, el adelanto de elecciones, la renuncia de Boluarte y la liberación del presidente Pedro Castillo.

La jornada de hoy ha sido la más violenta de todas las anteriores y eleva a decenas las víctimas de las fuerzas armadas en su guerra contra la población que se expresa pacíficamente contra un gobierno espurio, sin ningún respaldo popular y producto de componendas al margen de la voluntad popular.

La violencia la ha escalado la terquedad del gobierno y la máxima violencia empleada por el ejército y especialmente las acciones del primer ministro Alberto Otárola, quien ha dirigido personalmente las operaciones de represión en ese hermano país.

«¡Asesinos fuera! ¡Fuera los asesinos! ¡Están manchados de sangre, son unos asesinos!». Así fue recibido en el congreso Otárola. Después de 5 minutos tuvo que irse. Con las horas contadas. Sepa señor, el repudio será de por vida y lo será en todo el territorio nacional.

La OEA en este caso ha guardado absoluto silencio cómplice, distinto a cuando la situación es en otras latitudes donde dirige la izquierda. Definitivamente que la OEA su significado verdadero es Olvidemos Este Asunto.

Los organismos de derechos humanos también guardan sepulcral silencio, los que mueren como si no fueran seres humanos, porque son gente pobre, olvidada por siglos y después se preguntan las razones para que un pueblo se levante en armas.

7 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.68 ( 5 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Blinken instruye a su personal para que no use términos «problemáticos» como ‘madre, padre, hijo o hija’

Nos quieren imponer la destrucción de la familia como la conocemos e instituyó Dios. Solo …

Deja una respuesta