Últimas Noticias...

Al diario la Prensa se le salió el cobre con la minería

«A nuestro juicio se trata simplemente de la lucha por la repartición de la renta. Esta no es, desde nuestra perspectiva una visión genuinamente ambientalista.»

Juan Jované

 

Un elemento importante que toda persona interesada en la sostenibilidad ambiental debe tener en cuenta es el alto impacto ambiental de la minería a cielo abierto. Se trata de huellas que no solo afectan de manera muy significativa la salud de la Madre Tierra, sino de efectos de larga duración en el tiempo. No es casualidad que Herman Daly, uno de los padres fundadores de la corriente de la Economía Ecológica, afirme que el drenaje ácido sigue ocurriendo en sitios mineros trabajados por los romanos hace más de 1,500 años, a lo que agrega que cerca de 500.000 sitios mineros abandonados en Estados Unidos tienen costos estimados de limpieza de entre 32,000 y 72,000 millones de dólares.

Entre las múltiples consecuencias que produce la minería, todos las cuales afectan de manera prácticamente irreparable a los servicios ambientales, se pueden destacar las siguientes: la afectación de la superficie de la tierra que transforma y destruye su corteza; la notable contaminación de las aguas superficiales y de los acuíferos subterráneos; el impacto negativo sobre la flora y la fauna, que dañan la biodiversidad; el muy elevado uso de energía vinculado con la emisión de gases invernadero; los cambios escénicos que afectan los servicios culturales y recreativos de los ecosistemas, degradando las posibilidades del turismo.

Se trata de enormes costos irreparables sobre la vida y la salud humana y de otras especies, que afectan a muchas generaciones, los que por su significado pueden ser calificados, siguiendo a Joan Martínez Alier o a John Bellamy Foster, como inconmensurables. Estamos, entonces, frente a costos sociales y ambientales los que no se pueden medir en términos crematísticos, es decir prácticamente infinitos. Teniendo esto en cuenta, resulta que desde el punto de vista de los ecologistas se concluye que en el caso de la minería no se trata de un conflicto por la distribución de la renta minera, se trata de una lucha por la eliminación en el país de la minería a cielo abierto. Es por esto que un importante grupo convergen en la idea de que “Panamá vale más sin minería”.

Esta última posición no es, a nuestro juicio, la que comparte el diario La Prensa. Es así que en un artículo publicado el 28 de diciembre del 2022 escrito por el abogado Rodrigo Noriega con el título de “Un plan ‘B’ para Panamá: aló Codelco, el mismo argumenta que una mina tan grande como la de Donoso solo puede ser administrada por “un puñado de empresas mineras en el mundo”, aseverando, además, que “muy posiblemente por lealtad de grupo, algunos de los otros gigantes mineros no quiera (SIC) reemplazar a First Quamtum”. Obviamente el interés no es descartar la minería a cielo abierto, el mismo se guía a quien y bajo qué condiciones se debe operar la misma.

Bajo esta premisa el autor busca encontrar quien podría ser el remplazo de First Quamtum. En concreto propone un posible contrato con la empresa estatal chilena Codelco, con quien considera que se podría hacer un adecuado convenio de explotación. En este sentido escribe que: “Panamá le ofrecería a Codelco un contrato de administración, por el cual la empresa chilena reactivaría la mina, se gana un porcentaje y el resto de la ganancia es del Estado panameño”.

Visto desde la perspectiva del autor del documento analizado, se puede entender que, el conflicto minero no se entiende como uno en que el objetivo sería la eliminación de la minería a cielo abierto. A nuestro juicio se trata simplemente de la lucha por la repartición de la renta. Esta no es, desde nuestra perspectiva una visión genuinamente ambientalista.

10 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el post...

User Rating: 3.88 ( 7 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Asesinatos Horrorosos De Dirigentes Populares.

Por: Ramiro Guerra M. Abogado, escritor y cientista político. Las tiranías son malditas. Asesinan a …

Deja una respuesta