Últimas Noticias...

Presidencia, Asamblea Nacional y más de lo mismo

Juan Jované

 

Especial para El Periódico

 

Asamblea

Los resultados de la instalación de la Asamblea Nacional y el discurso de toma de posesión del nuevo presidente, deben ese analizados con detalle con el fin de intentar comprender la trayectoria que tomarán tanto el ámbito económico como el social en el futuro inmediato.

La instalación y la votación para la escogencia del presidente, los vicepresidentes, así como del secretario y vicesecretario de la Asamblea, mostraron dos hechos importantes. En primer lugar, la constitución de un bloque de la partidocracia, el cual, bajo el discurso del consenso, no solo estará disponible para apoyar al Ejecutivo en términos generales, sino en relación a las reformas estructurales de choque, dirigidas a las transformaciones en el ámbito de la seguridad social y la provisión de agua potable para la población, así como para adelantar el plan de reapertura de la mina de Donoso, el que intentan justificar como un paso necesario para su cierre.

Por otro lado, lo que, puede ser calificado como bloque independiente, que también abogó por el consenso, mostró, a nuestro juicio, dos falencias. En primer lugar, si bien fue claro frente al combate frontal a la corrupción de los servidores públicos, no hizo referencia a la corrupción que significa la enorme evasión de impuestos y cuotas de la seguridad social por parte de la empresa privada. En segundo lugar, los discursos de sus miembros no hicieron ninguna alusión a los agudos problemas sociales del país, provocados por el actual estilo de desarrollo. Con esto su posible posición frente a la política de choque simplemente queda como una incógnita.

El discurso inaugural

En cuanto al discurso inaugural del nuevo presidente, se puede señalar que al nivel más general el mismo se inscribe en la corriente neoliberal, según la cual basta solo con el crecimiento para solucionar todos los problemas. Es por eso que en el mismo se señala que “el desafío es dejar un Panamá en crecimiento”. Se trata de la fracasada teoría del Trickle-Down (rebalse). Una noción que, a decir de Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía 2001), debe ser repensada con urgencia. Esto explica por qué el discurso de inauguración careció de la formulación de una clara política social y de redistribución de los frutos del progreso.

Por otra parte, como es tradicional en los discursos inaugurales, el Presidente Mulino presenta una larga lista de futuros proyectos de inversión pública, los cuales serían el punto de partida del despegue económico. Entre los más bizarros está el de la Ciudad Universitaria, que le daría albergue a los estudiantes que vienen de provincias. Es obvio que lógicamente sería mejor para los estudiantes y el desarrollo regional balanceado, fortalecer los centros de las universidades públicas en las provincias. Es ahí donde debería estar el énfasis, incluyendo, de ser necesario, la construcción de viviendas.

Un problema básico con el listado de proyectos es que, aun cuando él mismo señaló que tenía claro cómo financiarlos, lo cierto es que esto no quedó claro. De hecho, el faltante de recursos públicos no se limita a que “nos tocará comenzar de menos 50 mil millones de dólares en deuda”. De hecho, para balancear el presupuesto actual se precisaría de una subejecución de aproximadamente B/ 2, 402 millones, sin que el nuevo gobernante haya detallado como se va lograr esto en lo que queda del año sin afectar la inversión y los servicios públicos, sin generar presiones recesivas. Su conversación con Milei, divulgada en las redes sociales, apunta hacia una forma de ajuste bastante drástico en forma de choque, capaz de afectar profundamente las condiciones de la llamada gobernabilidad.

El nuevo presidente hablo de combatir la corrupción y el despilfarro, obviamente sin decir cuantas administraciones hacia atrás deberían ser revidadas. También, como era de esperarse, no hizo mención alguna a la corrupción del sector privado que significa una evasión tributaria de más del 11.0% del PIB. Su ministro de economía y finanzas fue más lejos cuando declaro que la evasión prácticamente se justificaba por lo complejo que es el sistema tributario.

Fue, además, claro que se observó el discurso light del presidente, que presento el nuevo mandatario y las declaraciones de su ministro de economía y finanzas. El primero planteó las obras públicas como generadoras de “chen chen” para la población, el segundo develó la verdadera política económica a seguir cuando declaró no solo que la economía “la mueve la empresa privada”, añadiendo que las grandes inversiones del sector público “son para facilitar la actividad en el sector privado”. Una versión radicalizada del Trickle – Down.

Esto explica que la prioridad es crear las condiciones para que las empresas inviertan y acumulen ganancia y las capitalicen. Las políticas de choque, aun cuando un tanto vedadas estuvieron presentes en el discurso presidencial. Convertir al IDAAN en una empresa pública, que bien puede significar que la misma luego sea administrada como en el caso de la ENA. Lo mismo podría ocurrir con la seguridad social, la que, pese a la promesa de no privatización de la CSS, pueden convertir a la institución, como ha sido de interés de la cúpula empresarial, en un organismo como el Siacap, en el que tanto la función registradora y pagadora, así como la mayoría de la actividad de capitalización está en manos de la empresa privada.

Es claro que la reforma estructural del sistema de pensiones, que amenaza con un cambio en la edad de jubilación, elevación de las cuotas, incremento de los años de cotización, reducción del monto de las futuras generaciones, siguieron presentes en el discurso inaugural: “llegó el momento -alego el nuevo mandatario – de hacer una reforma de fondo”.  Sería, además, conveniente que el nuevo Ministro de Economía y Finanza explique que quiso decir cuando declaró que la solución de los problemas del Programa de IVM necesitan la cooperación del país, incluso de los pensionado. ¿recorte de pensiones?

Como era de esperarse la idea de abrir la mina para cerrarla, otro elemento inmediato de la política de choque, también apareció en el discurso inaugural. Es una concepción que hace parte de la visión del Trickle – Down, desde que el nuevo presidente declaró su anuencia de un posible acuerdo con First Quantum. En este caso, se dejan por fuera los costos sociales, ambientales y económicos que representan la minería a cielo abierto.

No se debe omitir, para aclarar el mensaje entre líneas en el discurso presidencial, que en términos económicos la política propuesta busca alinearse claramente con la potencia hegemónica regional. Se trata de un grave error ya que los intereses nacionales de Panamá deberían dirigirse hacia los beneficios que representa el multilateralismo.

Conclusión

Frente a esta realidad es fundamental que los sectores sociales, ambientalista, defensores de la soberanía y democráticos, entiendan que tienen la responsabilidad histórica de salirle al paso a la eventual política de choque. Para eso se necesita una conciencia clara de la situación, la generación de políticas alternativas, organización y una militancia basada en una militancia entusiasta y decidida.

Panamá 2 de julio de 2024

13 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.56 ( 11 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El Derecho A Pensar Y Criticar (disentir)

Un Eje Importante De La Democracia. Por: Ramiro Guerra M Jurista, Escritor Y Cientista Político. …

Deja una respuesta