Últimas Noticias...

Una respuesta necesaria a Felipe Chapman

Juan Jované

Felipe Chapman, presidente de INDESA

 

En una reciente entrevista realizada por Flor Mizrachi Angel y publicada en el diario La Prensa, el economista Felipe Chapman, presidente de junta directiva de la empresa Indesa, realiza un conjunto de afirmaciones en torno al contrato entre el Estado y la empresa Minera Panamá S. A. Por el contenido de los mismos resulta necesario realizarles una crítica profunda, dado que esto resulta importante para la compresión de los difíciles momentos que se viven en nuestro país.

A nuestro juicio. el primer error del economista Chapman fue no reconocer que el estudio realizado por Indesa ha jugado un papel central en los argumentos de quienes defienden a como dé lugar el contrato minero y la minería metálica a cielo abierto. No es casualidad que las cifras, sesgadas a nuestro juicio,  sobre el supuesto aporte al PIB y al empleo de la explotación minera haya sido el caballito de batalla del Ejecutivo, la Asamblea Nacional y de la empresa minera.

Más aun, también es cierto que miembros destacados de la empresa Indesa utilizaron el estudio para realizar declaraciones que, por su contenido, apoyaban la operación de Minera Panamá S. A. Es así, por ejemplo, que en una publicación del 24 de enero de 2023  aparecida en el sitio web “Inversiones y Negocios”, atribuye las siguientes reflexiones al fundador de la empresa Indesa: “Para Chapman estas cifras ponen en evidencia que el cese de las operaciones de la mina, de no darse un acuerdo entre el Gobierno panameño y Minera Panamá, podría generar un drástico incremento del desempleo y una caída significativa de la actividad económica, lo que se traduciría en menores recaudaciones fiscales y limitaría seriamente el desempeño de las finanzas públicas, obligando al país a recurrir a más deuda para cubrir sus compromisos.”

En un plano más cercano a las Ciencias Económicas, el economista Felipe Chapman señala que en su análisis la empresa Indesa no estaba obligada, o al menos motivada, a realizar un análisis costo – beneficio, debido a que la explotación minera ya existía. Insiste, además que, este se debió hacer antes, de manera que se trata de un “error de país”, por lo que según él  no sería responsabilidad de su empresa.

Se trata, a nuestro juicio, de una posición carente de una efectiva base en la práctica de la profesión de los economistas. Es conocido el hecho de que este tipo de análisis se debe hacer siempre que se esté frente a una decisión. Como lo señala Diego Azqueta y sus coautores en su obra Introducción a la Economía Ambiental (2007), el análisis de costo beneficio “no es sino la realización de una práctica cotidiana: sopesar las ventajas y los inconvenientes de cualquier decisión.” Es oportuno, entonces, recordarle al economista Felipe Chapman que, en el momento en que Indesa realizó el estudio en mención el país no solo estaba frente a la decisión de seguir con la explotación minera de Minera Panamá S. A, o de simplemente rechazar la minería metálica a cielo abierto.

Más allá de eso, la empresa Indesa, si tenía la conciencia de que no estaba tomando en cuenta los costos, entonces debió advertir que, en su presentación la metodología del PIB, que utilizaron, que es la tradicional, para decir que el aporte directo e indirecto del mismo era de 4.8%, la cual carece de una efectiva dimensión ambiental. Como lo advierten claramente Diego Azqueta y sus coautores, quienes razonan desde la perspectiva de la Economía Ambiental, la generación de residuos que afectan directamente el bienestar de la población, no son tomados como un elemento negativo en el cálculo del PIB.

Por su parte Joan Martínez Alier y Jordi Roca Jusmet en su libro Economía Ecológica y Política Ambiental, quienes razonan desde el punto de vista de la Economía Ecológica, no solo apuntan a la falta de adecuación de la metodología del PIB en relación a los beneficios y costos ambientales. También aclaran que cuando se trata de recursos no renovables su utilización en el tiempo significa una descapitalización de la riqueza, la cual no puede ser  confundida con ingresos. A nuestro juicio, no tiene mucho sentido afirmar que lo que recibiría el país “es un ingreso”, afirmación que no se aclara cuando él mismo en una aseveración confusa afirma refiriéndose a estos,  que, dado que no se están tomando en cuenta los costos, (los que Indesa debió calcular),“no sabemos si es una ganancia neta”.

Más aun, todo economista sabe que si se quiere establecer más claramente lo que puede quedar en el país de una actividad económica el mejor indicador no es el producto interno bruto (PIB) si no el ingreso nacional bruto. La comparación de los dos indicadores permite medir la extracción del excedente económico generado en el país. ¿Por qué Indesa no siguió ese camino? Lastimosamente el economista Felipe Chapman no nos ofrece una explicación al respecto.

Si, dentro de un razonamiento correcto, Indesa se hubiera preocupado por tomar en cuenta los verdaderos costos ambientales, tendría que haber aceptado que al menos varios de estos son inconmensurables, es decir que no tienen un valor que se pueda reducir a una cantidad de dinero, por lo que son infinitos. ¿Cuánto vale una vida humana?; ¿Cuál es el valor monetario de la desaparición de una especie? La existencia de estos impactos inconmensurables es básica para la toma de decisiones frente a la minería metálica a cielo abierto, no tomarlos en cuenta es una grave falla metodológica para cualquier economista conocedor de la materia.

De la entrevista bajo análisis también queda claro, a nuestro juicio, que el entrevistado apoya la permanencia en el país de la minería metálica a cielo abierto. Es así que el economista Felipe Chapman al reflexionar sobre lo que sería la mejor salida a la problemática afirma que: “la menos costosa para el país, no la ideal, sería un nuevo contrato con mayor certidumbre a los ingresos y que garantice una fiscalización eficiente y profesional por parte del Estado… .”.

A final de cuenta, de acuerdo a nuestra visión, la entrevista muestra una simple actitud defensiva, acompañada de una posición que sigue manteniendo la supuesta conveniencia de que se mantenga la operación de Minera Panamá, S. A. Los jóvenes panameños movilizados y la ciudadanía en general en favor del ambiente han sido muy propositivos al consolidar un objetivo muy claro: no a la minería metálica a cielo abierto. ¡El oro de Panamá es verde¡

19 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.56 ( 28 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gabinete que ha constituido Mulino, está lejos de ser un gobierno de unidad nacional.

El Fenómeno Político Que Se Vivió Y Se Vive En Nuestro País, No Es Nuevo …

Deja una respuesta