Últimas Noticias...

Sindicalismo y sociedad: una mirada perspicaz 

 

Por: Carlos Ochoa E. 

Desde la aparición del Homo Sapiens sobre la tierra han transcurrido varios millones de años y a través de ese tiempo la sociedad humana ha pasado por múltiples etapas, conocidas en el lenguaje académico como prehistoria, historia antigua, medieval, moderna y contemporánea, cada una de ella marcada por hechos muy específicos como fueron la domesticación del fuego y animales, la aparición de la escritura; la esclavitud, la propiedad privada sobre la tierra (feudalismo), los Estados y naciones, el mercantilismo y finalmente la sociedad capitalista. 

El capitalismo como sistema económico dominante es de reciente data, se inició a mediados del siglo VIII (1760), con la aparición de las máquinas, específicamente en la producción textil: con este acontecimiento se da inicio a lo que se conoce como la Revolución Industrial, hecho ocurrido en Inglaterra, luego se extiende a otras naciones, entre ellas, Francia, Alemania y Estados Unidos. Varios hechos sientan las pautas históricas para los drásticos cambios sociales que se han generado; la producción en serie desplaza la producción artesanal, aparece la paga en dinero y no en especies, aparecen dos nuevas clases sociales, los capitalistas por un lado y por el otro los trabajadores asalariados, llamados obreros o proletarios y es precisamente por allí de comienza a “arder troya” 

Los antes artesanos, son obligados a abandonar sus talleres de producción, para ir a trabajar a las fábricas, recién estrenadas y entran a trabajar no solamente los adultos, sino también las mujeres y los niños, en condiciones totalmente infrahumanas y horarios de hasta 18 horas al día, además sin derecho a días libres. De la paga no hablemos, un salario miserable y para hacer las cosas más humillantes a los trabajadores se les niega el derecho a la educación, a una vivienda digna, la atención médica; una condición prácticamente de esclavitud o peor aún. 

En 1789 se da la Revolución Francesa y dos años después, el gobierno de la “Francia Revolucionaria”, 1791 crea la Ley Chapalier, la cual prohibía a los trabajadores crear cualquier asociación de artesanos y jornaleros, so pena de parar en la cárcel, otro tanto similar ocurría en Inglaterra y Alemania. Entre 1810-11 Ned Ludd, en Inglaterra crea una organización clandestina para destruir las máquinas, se pensaba que eran ellas las responsables de la vida miserable que llevaban los trabajadores. 

Al final del siglo XVIII, poco o nada había logrados la clase trabajadora de esa época: la destrucción de las máquinas, las cartas a los dueños de las máquinas y hasta a las autoridades (movimiento de los cartistas), nada había dado resultado, y como resultado para el año 1780, al margen de las leyes, aparecen los primeros gremios de trabajadores, llamadas “sociedades mutualistas”, para ayudarse entre ellos. 

 En Inglaterra, en 1799 se crea la Ley “Convination Laws” que prohibía toda organización de los obreros, misma duró hasta 1824: la década de 1800-1809 fue de las más duras represiones contra los trabajadores principalmente en Inglaterra y Francia. La jornada laboral no se había logrado rebajar; solo para los niños, 12 horas diarias. Es necesario aclarar que la Revolución Industrial ni la Revolución Francesa se habían planteado la abolición de la esclavitad. 

En 1817, es socialista inglés Robert Owen, aliado de la clase trabajadora, propone al Parlamento la jornada laboral de ocho horas, expuestas así: ocho horas para trabajar, ocho para descansar y ocho para dormir, la ley fue aprobada, bajo presión de la clase trabajadora en 1824. Diez años después Owen, crea una especie de Central Sindical “Creat Trade Union”. 

De allí para acá es otra historia, donde poco a poco, la clase trabajadora organizada ha ido ganando espacios económicos, políticos y sociales, esto lógicamente riñe con la mezquindad, la codicia y la avaricia de los capitalistas, llámense empresarios, oligarcas, burgueses o ricos. El pensamiento de la clase social dominante no ha cambiado en su esencia, por allí hay que empezar para entender porque han satanizado al movimiento sindical. Añoranza histórica de clase social dominante. 

Voy a enumerar, no en orden cronológico, algunos logros y conquistas de la clase trabajadora organizada, unos de manera directa y otros indirecta: La jornada laboral de ocho horas, eliminación del trabajo infantil, vacaciones pagadas, días de descanso pagados, fuero maternal, derecho a elegir y ser elegido, sin tener bienes, educación gratuita, derecho a huelga, salario mínimo, incremento salarial cada determinado periodo de tiempo, derecho a pensión por vejez o accidente, condiciones laborales dignas para hombres y mujeres, y más; pero hay que hurgar en la historia y no andarse por las ramas hablando zoquetadas. 

Finalmente hay que estar muy claro, no todos los sindicatos luchan para mejorar las condiciones económicas, sociales y políticas de sus agremiados en particular y de la clase trabajadora en general, hay sindicatos que la dirigencia responde a la patronal o dueño de la empresa. Son los sindicatos llamados amarillos. al margen de esa realidad; la pregunta es: ¿Como estaría el mundo si la clase trabajadora no estuviera organizada en sindicatos? Si no existiera una clase social explotadora, no habría explotados. Los sindicatos son consecuencia del sistema de explotación del capitalismo, no son la causa 

El Autor es Sociólogo y profesor de Geografía e Historia. 

3 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 0.34 ( 1 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Primer Debate Electoral: Frustración y espera de un debate de altura.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego Los que esperaron un debate de ideas y propuestas antes …

Deja una respuesta