Últimas Noticias...

Las negociaciones: decisión oportuna para los ucranianos.

 

 

Por: José Dídimo Escobar Samaniego y Rigoberto Castillo G.

Todos los conflictos, cualquiera que estos sean, no importa su implicación o dimensión, o intensidad, o su espacio, será siempre mejor para las partes, negociarlos oportunamente y evitar desgastes, destrucción innecesaria y costos a pagar evitables.

Generalmente las negociaciones se topan con obstáculos muy poderosos, entre los cuales, la ignorancia, el odio, el desconocimiento de las posibilidades de sí mismo y lo que es peor, del adversario, la falta de cálculos reales objetivos, te desenfocan y te llevan a presumir que la confrontación te pudiera favorecer, máxime si tus ánimos los alientan quienes poco les importas.

Si Ucrania hubiera negociado oportunamente con Rusia, hubiera evitado la pérdida de más de un tercio del país, pues Rusia y los ejércitos aliados del Donbass no se detendrán hasta no cumplir los objetivos de las operaciones especiales (desnazificar y desarmar totalmente a Ucrania sumándose nuevos territorios liberados), en tal sentido que, no sería como hoy, una perspectiva realista de que, si continúa la guerra, aún con todo el respaldo que le ofrece occidente, terminará si acaso con una rendición absoluta, con menos de un tercio de su territorio y con todo su ejército diezmado y la infraestructura del país absolutamente destruida.

La Unión Europea, la OTAN y Estados Unidos le dispensan miles de millones de dólares en armamentos y recursos materiales, pero los que mueren son los ucranianos, porque esos son los que se enfrentan a los rusos que los superan ampliamente en el campo de batalla conforme a los resultados actuales.

Rusia ha abierto en reiteradas ocasiones, desde los primeros días de las operaciones especiales, las puertas de las negociaciones y los ucranianos las han rechazado recurrentemente, inducidos por la OTAN y EE.UU., en el sentido de que el tiempo estaría a favor de Ucrania. Esa fue siempre la percepción Occidental y la pretensión ucraniana, pero ninguno de los dos criterios se corresponde con la realidad.

Ucrania arrastra enormes pérdidas financieras y del ejército en el campo de la confrontación bélica. Así, por ejemplo, recientemente, Ucrania se declaró en default y lo que es peor, no hay ninguna variable que indique un cambio de la realidad objetiva en el escenario militar y geoestratégico, pues Rusia y su potencial militar y económico no solo aplastan las campañas militares ucranianas, sino que, además, junto con Ucrania derrota a las economías de la UE conduciéndolas, a una posible quiebra anunciada. Esto por la miopía de los propios dirigentes de la UE, al aprobar y aplicar sanciones a Rusia, sin prever consecuencia que hasta a nosotros nos ha tocado pagar onerosamente, por lo cual, pareciera que, Rusia gana o está ganando en todos los campos el conflicto en Ucrania y en Europa.

La realidad del conflicto en Ucrania, es que, éste no solo es militar, sino que, involucra tres tipos de conflicto: el geopolítico militar, el geopolítico estratégico a la OTAN y el conflicto de emulación económica y financiera frente a las economías Occidentales incluida la de los EE.UU.

Europa, por ejemplo, ya entró en una situación de grave crisis económica y social interna, algunos gobiernos y altos dirigentes de países Europeos se han visto fracasados y obligados a renunciar, a nivel energético y económico se observan agudas crisis, al tiempo que los pueblos europeos se desgarran pagando altos costos de los energéticos que les vende a costos mil veces más altos su socio estadounidense. Una cuestión totalmente, irresponsable y abusiva, pues mientras que Serbia paga a Rusia, por mil metros cúbicos de gas, $.400.00 dólares, Europa paga a EE.UU. por la misma cantidad $.3,700 dólares.

La paupérrima situación, a la que han sido arrastradas las economías de los países de la UE, por EE.UU. se irá agravando aún más con el pasar del tiempo, sobre todo en el periodo del invierno que, está cerca su proximidad.

Mientras tanto, las sanciones a Rusia resultaron en un peligroso bumerán, o tiro al pie de la propia Europa y los Estados Unidos que, intenta desesperadamente y contra acuerdos con los europeos, obviar las sanciones aplicadas a Rusia.

Visto y analizado el desarrollo de las operaciones especiales rusas en Ucrania, sería importante recomendar al actual régimen ucraniano, antes de que se constate su extinción como Estado, Sujeto pleno del Derecho Internacional y las Relaciones Internacionales, el sentarse a negociar con Rusia, sin la intervención de los perversos y desatinados consejos de los militares y halcones del Pentágono o la Casa Blanca, o de los militares de la OTAN en Bruselas, para preservar lo que aún les queda de país y que, ni los ejércitos de Europa y ni de los EE.UU. están en capacidad militar de restablecer, pues no les importa con los hombres y mujeres ucranianos, sino con sus intereses particulares. Una cuestión histórica innegable, ya que los muertos, la destrucción y la desaparición del país, la ponen los ucranianos y no la OTAN ni EE.UU.

¡Así de sencilla es la cosa!

8 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el post...

User Rating: 3.84 ( 11 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

De nada valen las denuncias, si no se interponen las respectivas querellas.

A dos semanas del acceso al poder por el gobierno actual, poco o nada es …

Deja una respuesta