Últimas Noticias...

Presentación De La Novela “Sagas Del Istmo”, Del Dr. Juan Carlos Mas.

Por Jaime Flores Cedeño

Prof. de Filosofía e Historia-

Abogado

El día sábado 11 de marzo de 2023, tuvimos el honor de presentar la novela del Dr. “Juan Carlos Mas”, titulada “Sagas del Istmo”. El acto se realizó en un hotel de la localidad y asistieron familiares y amigos del autor.

Presentación:

La novela del doctor Juan Carlos Mas, titulada “Sagas del Istmo”, está dividida como su nombre indica en 7 Sagas y 48 capítulos. Cada una corresponden a épocas o períodos históricos donde se va construyendo el pasado, presente, y también el futuro, que tiene sus raíces desde la época colonial. Este espacio, que abarca algo más de tres siglos, se ejemplifica por medio de narraciones, paisajes y hechos que se ajustan a la realidad.

Valoramos el presente trabajo, el cual sabemos no ha sido fácil, por su profundo contenido y desarrollo que, es bien llevado por la secuencia de personajes ficticios ajustados a eventos históricos y que merecen ser conocidos, estudiados y valorados desde una perspectiva crítica, y no apologética, como hicieron los cronistas españoles y algunos historiadores del siglo XX.

En Panamá, se han producido novelas de contenido histórico desde el siglo XX, incluso, antes, no obstante, recordamos: “Vasco Núñez de Balboa”, de Octavio Méndez Pereira”, “Gamboa Road Gang” de Joaquín Beleño y “El Guerrillero Transparente” de Francisco Changmarín”, todas de gran prestancia y que contribuyeron a fortalecer la panameñidad.  A este grupo selecto se suma “Sagas del Istmo”, que estamos convencidos será un clásico dentro de su género.

La narrativa no se allana en lo simple o superficial, sino que compenetra en la historia bajo una temática crítica que llama a la reflexión y el análisis. Uno de los méritos de esta obra, es el patriotismo del autor y su deseo de que la historia de Panamá esté en movimiento, y no constituya una secuencia de hechos que no presenten mayor emoción para los lectores.

Tengamos presente, que desde inicios de la República privilegió una literatura fecunda en Panamá, pero en muchos casos romántica, que veía el pasado como un anecdotario, sin dinámica dialéctica, donde el pasado representaba una añoranza, ausente de experiencias. Se nos presenta una novela donde el sujeto histórico no son los individuos en particular, sino los pueblos, que impulsan el motor de las revoluciones y rompen con el modo de producción establecido.

Al leer esta novela vemos la historia de Panamá de otra forma, y no como nos la han contado desde hace más de un siglo, por el contrario, nos plantea objetivar sus hechos, causas y consecuencias, desde la perspectiva de los de abajo, los sufridos, aquellos que nada le regalaron y tuvieron que luchar por hacer valer sus derechos y libertades.

Lo expresado plantea un concepto ideológico armonizado con la lucha de clases, que como lo sostuviera Marx, ha caracterizado la historia de la sociedad. Ello es así, porque lo único que poseen los esclavos, proletarios y colonizados, enajenados de los medios de producción, es ser propietario de su fuerza de trabajo y anhelo emancipador.

El Dr. Mas, direcciona la condición transitista del Istmo desde la colonia y la forma como fue utilizado por España para abastecerse del oro y la plata, que era expoliada del sur del continente con el sacrificio de la sangre indígena. Esta posición de país de tránsito, que permanece en la actualidad, debemos analizarlo en su sustrato político, social y económico, donde se desprende la interrogante ¿a quién ha beneficiado en su conjunto? La respuesta salta a la vista, si observamos el pasado histórico, para tales efectos, citamos al autor cuando señala en su página 19 que:

“En Tierra Firme se necesitaba una férrea vigilancia para garantizar el paso de las cargas que de un océano a otro conducían las riquezas del Perú: total más que producir bienes, lo central para el reino ibérico era extraer de las Indias el fabuloso cargamento de riquezas minerales en forma de oro y plata que irían a pagar deudas contraídas por los monarcas españoles en sus aventuras bélicas dentro de Europa”.

Esta narración tiene un amplio sentido histórico dada la situación económica de la corona española, en especial, después de culminadas las guerras contra los moros y su expulsión en 1492 de Granada.  Ahora, si sumamos a estos hechos los decretos de destierro y la conversión de los judíos, quienes con sus negocios de préstamos movían parte de la economía española, hallamos entonces, una estela de crisis financiera que sería oxigenada con la llegada de Colón al “Nuevo Mundo” y todas las riquezas expoliadas a los indígenas por medio de engaños y acciones de fuerza.

No debemos soslayar, que toda esta riqueza de oro y plata solo pasaba por el Istmo y casi nada se quedaba en la urbe citadina, que presentaba condiciones sociales paupérrimas que afectaba directamente a los más pobres. El Istmo, en este norte, fue puente o paso de mercancías minerales y naturales que iban a ser amansadas por el clero, nobles y reyes, en opíparas fiestas y lujos, siendo una ofensa para los millones de desposeídos españoles y europeos en general.

Como era de esperarse, el oro y la plata, atrajo la codicia de piratas ingleses, franceses y holandeses, que se propusieron con el beneplácito de sus reyes, dadas las correspondientes patentes de corso, arrebatarles las riquezas a los españoles, tanto en el mar, como en tierra firme. Ejemplo, fue el saqueo y posterior incendio de la ciudad de Panamá, en enero de 1671, con la incursión del pirata Enrique Morgan, muy bien descrita por el doctor Mas, cuando puntualiza que: “Lo de la incursión corsaria a la ciudad de Panamá era un encuentro avisado, pero del cual no se anunciaba fecha probable, debía venir porque era la ciudad no vencida, no tocada todavía, pera era más necesario aún porque si la ciudad fuese controlada, sería la llave para el ulterior control del Perú. No obstante, aunque presentida, la ciudad vivía de espaldas al inseguro Caribe y se sentía protegida por su cinturón selvático, pero desconocía la férrea voluntad de piratas que ahora, no solo obedecían a la sed de botines inmediatos, sino, que se dignificaban obedeciendo instrucciones silientes de un poder marítimo naciente, el de Inglaterra”.

El autor sintetiza en esta novela tres siglos de conquista y colonización, algo que, en mi visión de historiador, es sumamente complejo y requiere de mucho estudio e investigación, además, del arte de saber escribir.

Es ilustrativo el espectro de la situación colonial, distinto a otras obras, porque se hace desde la visión de los vencidos en las guerras y no de los vencedores, que es un viraje del modo tradicional de hacer historia.

En estas guerras de conquista la superioridad de armas, los caballos, escudos y tácticas bélicas surtieron efectos en el avasallamiento, no obstante, hubo una feroz resistencia por parte de indígenas y cimarrones que decidieron unir fuerzas y luchar contra la esclavitud y el dominio colonial.

¿Cómo olvidar la resistencia de los Caribes y Taínos en los primeros viajes de Cristóbal Colón, particularmente, en el primer asentamiento del Fuerte Navidad a cargo de Diego de Arana y sepultado por los indígenas al mando del cacique Caonabo? Épico, fue también, el recibimiento hostil que recibió el Almirante Colón, y sus huestes, por el Cacique Quibián y otras tribus, en su cuarto viaje.

El autor expone una interrogante que a nuestro juicio es ontológica y que en la literatura especializada sobre la cultura indígena no principia conclusiones, se pregunta: ¿Cómo explicar, que a pesar de sus gigantescas pirámides, calendarios solares y mediciones agrícolas no hubieran podido desarrollar los conocimientos defensivos que los llevaran a un nivel de protección y disuasión frente a los colonizadores europeos? La respuesta la dejo en pausa para que puedan comprar la novela que de por sí tiene temas reveladores que no se tratan en textos oficiales ni obras de temática histórica.

Cada capítulo poseen contenidos trascendentales dentro una evolución  consanguínea de personajes que dan saltos en el tiempo, sin perder el hilo histórico.

Las luchas independentistas sobresalen en sus párrafos por la intensidad guerrera, primero, de los indígenas, y luego, por los criollos, básicamente, después de la consolidación en el poder de los borbones, quienes se anteponen en la guerra de sucesión ante los habsburgos.

Las batallas lideradas por el Libertador Simón Bolívar, abrieron el camino de la independencia de Panamá de España en 1821, y el nacimiento de estados nacionales, que tuvieron como amenaza la doctrina Monroe y la Santa Alianza europea. Bolívar, ante este panorama crítico propone la realización del Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826, que representa la materialización de su ideal de Patria Grande, expuesto en la Carta de Jamaica en 1815.

Una vez consolidados los procesos de independencia, los estados nacientes convergerán en conflictos armados e ideológicos, entre liberales y conservadores, que a la postre, sostendrán diseños de gobierno circunscritos en modelos centralistas y federal.

Un tema histórico que se acentúa en este periodo fue el relacionado con el levantamiento del General José María Melo en 1854, a quien la historia ha estigmatizado por ser defensor de los artesanos y obreros, defensores del proteccionismo, opuestos a los regímenes liberales y conservadores, que proponían la apertura del mercado.

El autor, Dr. Juan Carlos Mas, colaborador de este medio digital.

En la novela se dimensiona y dignifican las Gestas y luchas de los panameños y panameñas por lograr el anhelo de libertad en la extinta Zona del Canal y que tuvo un episodio trágico, pero memorable el 9 de enero de 1964, ante la masacre que el ejército de los Estados Unidos de América, ensañó en contra de jóvenes y ciudadanos que dijeron presente en la defensa de la Nación.  Esta magnífica novela alcanza hasta unos años después de la invasión a Panamá el 20 de diciembre de 1989.

Finalizamos con las palabras que el doctor Mas nos comparte en el epílogo, al decir que: “En este relato no hace más que soplar, con el abanico de la vida de nuestros ficticios personajes, sobre el necesario fogón de las mentes jóvenes, realmente existentes y también de las mentes viejas tercamente resistentes. De ellos es el futuro, pero al mañana se debe entrar con la espada de la memoria histórica. Solo eso pretendemos, luchar contra el olvido, reconstruir el ovillo de nuestros recuerdos trascendentes, anudar la historia en donde se rompió el hilo de la misma”.

 

Muchas Gracias…

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

User Rating: 2.58 ( 6 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Dicen que en semana santa el diablo anda suelto.   

Narrativa de antaño. Por Ramiro Guerra.   Hoy a tantas décadas de mis vivencias de …

Deja una respuesta