Últimas Noticias...

Manuales y Clasificaciones en el Mundo de la Medicina. Certezas o No.|

Por: Eduardo A. Reyes Vargas

 

La Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, Décima Revisión (CIE-10) fue respaldada por la Cuadragésima Tercera Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 1990 y se empezó a usar en los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a partir de 1994.

El propósito de la CIE es permitir el registro sistemático, el análisis, la interpretación y la comparación de los datos de mortalidad y morbilidad recolectados en diferentes países o áreas, y en diferentes momentos. La clasificación permite la conversión de los términos diagnósticos y de otros problemas de salud, de palabras a códigos alfanuméricos que facilitan su almacenamiento y posterior recuperación para el análisis de la información

Tomamos esto párrafos previos de la página electrónica de la OMS.

Sin duda es un instrumento importante, aunque no perfecto, para varias situaciones o hechos que se dan en el mundo de la medicina.

Realizado por colaboradores y expertos internacionales, que como humanos que son no escapan a las subjetividades, causando debates sobre su labor.

En ese devenir desde los años de l900 la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) ha incluido y excluido de su clasificación antiguas y nuevas enfermedades.

Existen varios de estos documentos para buscar ciertos ordenamientos en la práctica de la medicina a nivel mundial.

Algunos más consultados que otros e inclusive reconocidos como casi textos y “recetas  de cocina”.

Así también existe el Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales, creo tutoría de la Asociación Americana de psiquiatría.

Fue notorio el caso del DR Robert Spitzer, psiquiatra que retiro del Manual Diagnostico y Estadístico de Enfermedades Mentales (DMS) ciertas inclinaciones de personas en su ámbito sexual, considerándola no una enfermedad mental o trastorno conductual.

Ocurrió en l973.

Luego en los años del 2000 resaltaba que podía revertir esa conducta que el mismo había rechazado y retirada de tal manual. Así lo informaban algunos medios. El colega era muy respetado en su especialidad.

Por supuesto fue criticado y aparentemente lo lamentó y pidió excusas.

Sin embargo los hallazgos de la neurobiología, con la ayuda de estudios de imágenes modernas del cerebro, además de la existencia de los efectos nocivos a la salud de los disruptores endocrinos, abundantes en nuestro planeta e impulsados por la industrialización, tema no muy conocido por el público en general, deben llevar a una reflexión.

Sobre ese tema de los disruptores endocrinos puede usted ampliar sus conocimientos en páginas electrónicas de la Organización Mundial de la Salud y otros sitios que gozan de credibilidad.

¿En verdad nos enfrentamos o no a una enfermedad, causada por factores genéticos, epigenéticos, o quizás hasta inducidos?

La manipulación genética ha llegado en algunos casos a actos que han sido duramente criticados por sus debilidades éticas.

También en la epidemiología cuando una enfermedad tiene un brote significativo y epidemia en cierta región donde no es usual  se lanzan alarmas para evaluar que sucede.

Es decir, si se dan más casos de lo esperado, conlleva a una investigación rigurosa.

Parte la inteligencia sanitaria.

La pandemia covid19 es un ejemplo reciente de dichas prácticas.

La psiquiatría que nació con algunos tintes de tinieblas científicas hoy es alumbrada por la existencia de los conocidos neurotransmisores y otras sustancias producidas en nuestro cerebro que explican conductas y enfermedades al igual que la implicación de tóxicos y otros elementos que lo afectan.

Algunos científicos en general han servido al bien, pero la historia también indica que han servido al mal.

Hay fuertes sospechas también que secretos científicos se callan y se usan para manipular poblaciones.

Lo importante es que con objetividad científica alejada de pasiones humanas se pueda discernir si lo que Spitzer retiro de ese manual era en sí una enfermedad, de tal forma que es probable por una acción humanista pueda ayudarse a la población.

Así se hace con muchas enfermedades donde la biología molecular ha descubierto en profundidad sus causas y por ende sus tratamientos.

La investigación en varias áreas se ha utilizado por algunos poderes mundiales o personajes a lo largo de la historia para usarlas a su servicio, pero no para lo correcto.

Piensa mal y acertarás.

Reconocemos es un tema de amplio debate, pero en medicina es bueno a veces dudar de lo que se nos presenta como verdades irrebatibles.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

User Rating: Be the first one !
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Una Firme Mano Que Contenga Al Desbocado Caballo

Por: Jaime Johnson, ingeniero y profesional panameño. El interminable despliegue de pseudo conciertos debiera ser …

Deja una respuesta