Últimas Noticias...

LOS PUEBLOS CONSTRUCTORES DE SU PROPIA HISTORIA Y DESTINO.|


Por: Ramiro Guerra M. Abogado y Cientista Político.

La historia de los pueblos latinoamericanos ha estado ligada a la impronta del caudillismo y esperanzas, en una suerte de mesías que traiga buenaventuras; sobre todo encarnado un sentimiento  de justicia social para los sectores del pueblo llano.

Al pueblo le cuesta entender que, organizado, es capaz de emprender desafíos que lo coloquen como el real artífice de su liberación y de las cadenas que lo atan y condenan a una suerte de paria en su propio hogar, la nación que lo cobija.

Sus esperanzas la cifran en un líder, caudillo o un mesías, que ha de aparecer y pondrá fin a su tragedia. Un salvador que traerá felicidad  y que habrá de derrumbar los cimientos del viejo sistema que asfixia y frustra anhelos de liberación, libertad y justicia.

Nuestro país ha transitado estos procesos que dan cuenta de toda una cultura mesiánica.  Nuestro pueblo anhela que, en el  firmamento político, emerja una personalidad tipo Omar Torrijos, que propicie nuevos correlatos de cómo administrarse la relación poder – pueblo, en un escenario de  real participación  en los asuntos de la democracia y el poder.

El mesianismo está arraigado culturalmente en la conciencia de nuestro pueblo. Lo que obliga a trabajar a fondo una suerte de pedagogía  de la libertad tal suerte que se entienda, que un pueblo organizado, lo hace sujeto constructor de su propio destino.

Lo anterior constituye todo un desafío, en el sentido de crear una conciencia popular de la autorrealización, que  lleve la necesidad a convertirla en libertad y justicia social.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

User Rating: 3.89 ( 3 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

EN TORNO A GABINETES MINISTERIALES, ALIANZAS Y OTROS MENESTERES DEL ARTE DE GOBERNAR.

Por Ramiro Guerra M. Abogados y cientista político. Observo experiencias de otros países y llama …

Deja una respuesta