Últimas Noticias...

La muerte.|

Por: Isis Jaén

Cuando alguien muere el tiempo se detiene, no solo para el que perdió la vida, sino para todos los que de alguna forma u otra eran objeto de su influencia. Cuando muere un niño, se desgarra la familia, se congeló su risa, brotaron las lágrimas sin control. Se detuvo su sueño de vida y toca seguir viviendo con la ausencia que evocará la pérdida. Ya no habrá graduaciones, ni seremos testigos de la ilusión de su primer amor. Hay una boda que jamás se realizará y nietos que nunca nacerán.

Cuando muere una madre, la familia se destroza, ya no hay las caricias, las palabras de ánimo, la risa de felicidad, se fue el alma de la casa y toca juntar los pedazos y seguir viviendo.

Cuando muere un padre, se nos abre el piso y sentimos que nos hundimos en un mar sin brújula, pero toca levantarnos y orientarnos así sea con el sol, la luna y las estrellas.
Cuando muere un joven, se murieron sus sueños y sus ideales, murió su futuro y su esperanza.

En este 20 de diciembre, recordamos el cruel genocidio del que fue objeto nuestro país en 1989. Pululan en el aire y en el alma de los que sobrevivimos, las vidas y sueños truncados de muchos. Extiendo la mano y hasta puedo sentir la tristeza y desesperanza de los que aún recordamos.
Ningún gobierno post invasión ha tenido la suficiente y viril determinación para decretar un verdadero duelo nacional. Se les olvida que la historia también recuerda a los cobardes.

9 Hay varios Likes:) Gracias...
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Soliloquio

Ramiro Guerra Morales   Muy temprano, sentado en un sillón, miraba a través de las …

Deja una respuesta