Últimas Noticias...

La hipocresía en su máxima expresión.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

Preside la Cámara de Comercio la representante de una de las empresas que, por más de cincuenta años ha sido suplidora de medicamentos y equipos médicos a la CSS a precios que algunas veces son hasta 300 y 400% más caros que en otros países vecinos y ahora hablan de «preocupación» por la salud de las finanzas de la CSS.

 

Recientemente, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) se expresó públicamente y “comparó al programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja de Seguro Social (CSS) con un paciente quien trágicamente continúa agonizando, mientras espera que alguien tome el liderazgo que defina su suerte, por lo que instó al Gobierno a actuar”.

Esa preocupación, se externó ahora, mientras que, por muchos años, hemos esperado alguna admonición de esa entidad empresarial contra sus miembros que, habiendo descontado a los trabajadores su cuota para transferirla junto con la parte legal suya, a el seguro social, sin embargo, se la apropiaron, cometiendo no sólo un acto criminal, sino además, una certera puñalada contra la institución y los asegurados a quienes descaradamente se les robó con abuso de confianza y ahora, hay todavía cara para expresar “preocupación”.

Es cierto que existen empresarios decentes que transfieren lo retenido a los trabajadores y la parte que ellos en la venta de sus productos y servicios le transfieren en los costos a la población, que es quienes terminamos de pagar el resto que aportan los empresarios, porque no sacan esa suma de sus ganancias, sino que lo contabilizan como costos transferibles, que de igual manera lo hacen con impuestos como el 7% que lo terminamos de pagar los consumidores, pero es de extrañar la inaudita carilimpieza empresarial, al no hacerse públicamente la más mínima autocrítica respecto a centenares de millones de dólares que a lo largo de la vida del seguro social, especialmente en los últimos 32 años, siendo una alta deuda de sus socios, la representación empresarial a cohonestado y promovido la condonación de esas deudas que, vienen a constituir esos polvos que ahora son los lodos que tienen en el atolladero a la CSS.

Fue el sector empresarial además, el que, promovió el desmantelamiento del sistema solidario, introduciendo las cuentas de ahorro individual que, como es sabido con otras experiencias en otras latitudes, representa unas pensiones miserables al final de la vida laboral y esa misma entidad hipócrita, es la que siempre ha abogado por la privatización del seguro social y sus miembros, son también, los que han hecho fiesta durante demasiado tiempo con la venta de medicamentos y equipo médico a precios de usura, sustrayendo de la CSS los recursos que, ahora le hacen falta y sobre ello no ha habido nunca, ninguna expresión pública de censura o admonición alguna.

A veces, se habla como ante unos oyentes desmemoriados o estúpidos, y hoy con pena ajena, les refrescamos la memoria porque el que dice lo que no debe, ni puede, se atiene a escuchar lo que no quiere.

¡Así de sencilla es la cosa!

15 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el post...

User Rating: 3.97 ( 12 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Mi amor por Cuba es eterno, asegura exembajador panameño

Ciudad de Panamá (Prensa Latina) A los 87 años el exembajador de Panamá en Cuba, …

Deja una respuesta