Últimas Noticias...

Hay Silencio Cómplice

Victoriano Rodríguez Santos

Detona un silencio cómplice del presidente de la República y sus ministros de Estado. Por una parte promovieron un contrato ley con Minera Panamá que la población repudiaba, pero que además surgía de un documento inexistente porque ese adefesio denominado contrato, había sido declarado inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en 2017.

El Ejecutivo, conjuntamente con la minera, armaron ese gran camarón. La población enardecida se lanzó a las calles contra la pretendida entrega del País a Minera Panamá S.A., filial de Fisrt Quantum, accionaria de gobiernos o Estados extranjeros.

Posteriormente trataron de desarmar su mal accionar, mediante la derogación de la Ley 406 con otra Ley, que resultaba improcedente, absurda e inconstitucional, toda vez que daba vida jurídica a la Ley 406 y el remedio resultaba peor que la enfermedad.

La CSJ tendría que declarar sustracción de materia a las demandas de inconstitucionalidad. La minera ahí si podía accionar contra Panamá, producto de esa irresponsabilidad del Ejecutivo y diputados que no aprenden que para aprobar algo, por lo menos deben leer; de no entender buscar asesoría.

Nunca en toda la vida republicana había existido una manifestación tan grande, tan patriótica y tan larga (vamos para tres semanas), mucho menos dirigida por jóvenes valientes, sin militancia política, es decir no están dañados por políticos corruptos. Este es el mejor logro, la oportunidad para defender la Patria por nuestra juventud.

La población repudia la minería y mucho mas la forma y mecanismo utilizado para crear un enclave, violar nuestra soberanía, envenenar las aguas y su uso indiscriminado, el cual pudiera tener repercusiones sobre nuestro principal recurso, el Canal, mismo que en 10 años pudiera no poder funcionar, por falta del agua que utiliza la minera.

Imposible determinar el daño hecho a la nación panameña (economía, educación y salud) por el Presidente de la República y el Consejo de Gabinete. Todo conlleva a nombres propios como el del presidente de la República, los ministros de Comercio, Gobierno y Ambiente entre otros, pero también de los diputados que aprobaron la Ley 406.

Aún cuando hoy, la Ley 406, está en manos de la Corte Suprema de Justicia (presumiblemente en suspenso), existe la posibilidad de que Minera Panamá o su filial, intente hacer algún pago o abono a lo ofrecido al gobierno como regalía (mendicidad, migaja), para comprometer al gobierno.

En consecuencia, es responsabilidad del presidente Laurentino Cortizo Cohen y del Ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, remitir nota a la empresa minera Panamá (con copia al Banco Nacional) y publicarla en los medios, indicándole que EL GOBIERNO NO ACEPTARÁ NINGÚN PAGO, ABONO O APORTE DE LA EMPRESA, NI DE NINGUNA SUBSIDIARIA mientras la Corte Suprema de Justicia no se pronuncie con un Fallo a la demanda de inconstitucionalidad interpuesta. Es lo menos que pudieran hacer, para intentar lavarse la cara.

La población panameña, especialmente los jóvenes han demostrado gran cordura, disciplina y luchas reivindicativas a favor de esta Patria, que mantiene dentro del engranaje político a corsarios, piratas y filibusteros que se apropian de los recursos del Estado y pretenden hacerla una cuadra, para su beneficio.

Obviamente, muchos medios de comunicación se han visto en la obligación de brindar noticias de los cierres de calles, las marchas y protestas, como de los mejores, más grandes y nutridos actos fervorosos que han existido en FIESTAS PATRIAS.

No obstante, se aprestan hablar de pérdidas de citas médicas, como si la Caja de Seguro Social o el Ministerio de Salud estuvieran en disposición de resolver a la población panameña, tanto en atención médica como en medicamentos, sin olvidar los exámenes de radiología, entre otros resonancia magnética, mamografías, cat, etc., cuyos equipos se encuentran dañados o en franco deterioro.

Mas citas se perdieron en la “plandemia” incluso muertos, pérdidas de empleos, etc., y no hacían tanto énfasis en eso, obviamente las cuñas compran el silencio.

Generalmente la balanza se inclina para quienes pagan cuñas y obviamente no a la población que defiende la Patria, la que está en las calles y maneja la información a través de las redes sociales, porque en muchos medios de comunicación no se puede confiar ni tener certeza de veracidad.

Lo cierto es que sin pedir permiso la juventud estudiosa, insigne, inteligente y voluntariosa entró al ruedo, a defender su Patria que herida gime ante tanta corrupción. Este es el relevo generacional del cual nos habló Omar Torrijos Herrera y que tanto necesitábamos.

 Surgió  como relámpago en noche oscura y rompió el silencio. Rugió como león herido. Estaban vendiendo su Patria y la rescatarán a cualquier precio.

Nosotros, la juventud de ayer, logramos la reversión del Canal de Panamá, arrancándosela a la mayor potencia mundial, sinónimo que nuestra juventud vencerá a piratas y corsarios. Son chicos valientes, continúen la lucha por el rescate de nuestra soberanía en todo el territorio nacional.

Quienes critican a los estudiantes y aborígenes, deben tener conciencia cívica y amor a la Patria. A quienes debemos criticar es a quienes mandaron vender la Patria, como a quienes a tambor batiente, mancharon el color tricolor de nuestra bandera. La Patria no se vende, la Patria se defiende. Dios te salve, Panamá.

Ciudadano humanista y patriota.

12 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.93 ( 25 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

La Brújula Del Barco De La Nación, Con Grave Daños.

Por Ramiro Guerra M. Abogado, Escritor y Cientista Político.   Cuando la crisis por los …

Deja una respuesta