Últimas Noticias...

Enrique Chuez, pescador de sueños y palabras.|

Por: Pedro Luis Prados S.

Sin prisa, pero con esa determinación del viajero que sabe necesaria la partida, Enrique Chuez retoma las marinas rutas que surcara en sus años de joven pescador, con esa libertad de pecho abierto y canto profano con la que enfrentó la vida. Porque eso fue, y nunca dejó de ser, ese humilde pescador de sueños que abrigaba en su mochila un aliño de esperanzas para vivir cada día. Desde esa atalaya en calle 27 del Chorrillo, en donde su padre tenía una pequeña peluquería, oteaba el horizonte de miserias y desalientos de una sociedad secuestrada sin posibilidad de escape. Conjuntamente con su hermano Carlos, hombre taciturno y de una asombrosa profundidad crítica, pudieron sobreponerse a la espiral de miseria que imponía el entorno y buscar las vías para superar la enajenación del medio sin olvidar sus orígenes ni su compromiso.

El tránsito por el Instituto Nacional esclareció sus confusas percepciones sobre la realidad social panameña y lo condujo, al igual que a su hermano Carlos, a un compromiso con el movimiento estudiantil, entonces beligerante y estandarte de los cambios sociales. Los estudios de Filosofía e Historia, que abrazaron ambos como parte de su vocación, no sólo concreto aspiraciones profesionales en un medio hostil y profundamente reaccionario, sino que marcó preferencias académicas que constituyeron los senderos por los que transitarían durante toda su vida. Carlos, por el camino de la Filosofía, que lo haría un acucioso investigador del pensamiento marxista y de la Filosofía de la Ciencia, cuyas publicaciones ha rebasado las fronteras nacionales; y Enrique por los trillos de la Historia que lo convertiría en un apasionado y combativo investigador de temas vinculados a la nacionalidad y la Literatura, como forma de hacer esa historia de la cotidianeidad que se nos escapa día a día.

Comprometido con las luchas reivindicativas y de la soberanía nacional, comparte con un número plural de colegas esa inquietud, traducida en innumerables escritos, sobre la lucha por la recuperación de la Zona del Canal. De la mano de Chuchú Martínez, Pedro Rivera, Miguel Montiel, Manuel Orestes Nieto, Moravia Ochoa, Ramiro Ochoa y tantos otros se empeñan en la difundir esa lucha que en esos momentos parecía una utopía más de las tantas almacenadas por los panameños. Luego de sus andanzas en tareas ajenas a su quehacer intelectual —pescador, obrero de la construcción, chofer, funcionario público— ingresa como docente de Historia en la Universidad, en donde su hermano Carlos era ya docente de Filosofía.

De su producción tenemos cuentos que han tenido difusión continental como ”Tiburón y otros cuentos”, “La gallota”, “La mecedora”. De su producción novelística nos deja “Las averías” y “La casas de las sirenas pálidas”. Una de sus últimas obras “Causa Justa” tiene un merecido reconocimiento porque constituye un documento testimonial sobre la invasión del 20 de diciembre. Luego de una vida de vicisitudes y templanzas, de creatividad y compromiso social, Enrique Chuez retoma su bote  carcomido de crustáceos y se aventura una vez más en ese mar azulado en donde lo aguardan, eso es seguro, sus compañeros de luchas y de bohemia para jugar una partida de dominó y saborear esas historias de soledades y naufragios con ron y nuevos lenguajes.

1 Hay un solo Like:(

Califica el Post...

User Rating: 4.09 ( 8 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

La ecuación que propició el golpe de 1968.   

Ramiro Guerra M.           Causas.   Un modelo de régimen político oligarca, plenamente agotado. Leer …

Deja una respuesta