Últimas Noticias...

De quimeras y utopías a evasión de realidades.

Por: Enrique Avilés

 

Leyendo hoy el artículo de opinión del Ingeniero Jorge Samaniego, publicado en La Estrella de Panamá” quedé con mucha inquietud al revisar lo medular de su planteamiento “vivimos en un mundo desigual. Esa desigualdad se genera por muchas razones. Enumerarlas sería una tarea extensa… pero todos conocemos muchas de las causas de la desigualdad que acusamos mientras mal dormimos para ir a un trabajo. La raíz de todas esas causas es una sola…La flor fea de la maleza que llamamos desigualdad surge de una raíz de corrupción… Una raíz de la corrupción que encuentra en un sistema y un pueblo clientelista el suelo orgánico, muy lleno de materia fecal, donde crecer y propagarse.” Dejó en claro que para nada apoyo la corrupción, mal generado por un sistema partidocrático clientelista, esa raíz, como la llama Samaniego, es depreciable por el daño que causa al porvenir del país, pero determinarla como el origen de todos los males me resulta desatinado y únicamente acorde a una realidad conveniente que pretenden ocultar los poderes fácticos del país, principalmente mediáticos tradicionales. Ahora, hay que entender que echar la culpa de todo a la corrupción es funcional para muchos sectores de poder que discursivamente orientan el descontento de la población, principalmente el de la juventud, lejos de sus orillas, dejando culpables políticos y evitando un dedo acusador hacia sus miembros.

Hace poco el Instituto de investigaciones históricas de la Universidad de Panamá, en su misión de explicar el presente a través de nuestro pasado. presentó un conversatorio titulado “Génesis histórica de la crisis estructural en Panamá”, en el que se abordó la diversidad de problemáticas inherentes a un modelo neoliberal sectario, patrimonialista, inequitativo en lo social y que genera en concordancia con la partidocracia que lo sustenta una permisiva corrupción pública, casi como si de un premio por sus servicios se tratase, no solo para la actual administración, sino para todas las anteriores. Como bien menciona Samaniego, al panameño se le hace cada vez más difícil “…pagar alquiler, pagar el pasaje, pagar la comida, pagar los estudios, pagar la electricidad, y una lista larguísima de pagar y pagar en la que desaparece el dinero que recibimos en nuestro salario…”, lo que poco se entiende de esto es que se asiste a un libre mercado degenerado que no admite de parte de “sus agentes” en el gobierno regulación de ningún tipo y que desde su degeneración en oligopolios decide sobrecostear como le da la gana la vida de todos y de cada uno de los panameños en servicios públicos, medicina y alimentación, mientras en silencio cómplice gubernamental se les permite igualmente a estos grupos de poder, patrocinadores anónimos de campañas electorales, evadir impuestos sobre la renta y cuotas de la Caja de Seguro Social, sin mencionar la exoneración de deudas millonaria y el enriquecimiento que le han permitido todas las administraciones del 90 para acá, mediante el pago de subsidios a través de deuda y no de autogestión fiscal.

La corrupción es despreciable y debe combatirse en todos los ámbitos, entendiendo que ha sido una dádiva silente y solapada de servicios prestados a las administraciones públicas, que bien han enriquecido con nuestras arcas a los sectores de poder de nuestro mercado neoliberal. Hoy ante una coyuntura que deja expuestos a estos sectores, se les hace conveniente levantar el dedo acusador absoluto de que todo tiene su raíz en la corrupción pública, pues los hace ver libres de toda culpa y responsabilidad con el pueblo. Evadir los orígenes históricos de nuestra realidad, poco o nada ayudará para orientar a las jóvenes generaciones en la búsqueda de soluciones claras. Se necesita tener más clara nuestra realidad, casualmente, para no caer en quimeras y utopías.

 

El autor es docente universitario.

4 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 3.68 ( 3 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Una semana llena de ansiedad

Una semana para bajarse de la bestia del poder y otra para encaramarse y cabalgar …

Deja una respuesta