Últimas Noticias...

¿Constituyente? |


Por: Genaro López
Secretario General de CONUSI-FRENADESO

El documento político de FRENADESO, aprobado en abril del 2007, indica claramente que no es en el marco de la Constitución y las leyes vigentes donde podemos encontrar justicia y posibilidades de cambios éticos y políticos. El país necesita un cambio profundo. La actual Constitución, las instituciones y leyes que de ella se derivan han llegado a un punto de agotamiento, de desgaste y descrédito.

La situación nacional evidencia que el sistema imperante está en crisis, en el plano económico, político, social y moral, y por tanto la clase gobernante, y sus partidos tradicionales, ya no puede seguir gobernando como antes. No es el gobierno, es el sistema y las clases gobernantes quienes están en crisis: la llamada clase política, la clase empresarial, los partidos burgueses, su inmoralidad, su ilegitimidad, su incapacidad para dar respuesta a los problemas nacionales, incluso ya ni para satisfacer a todos los sectores dominantes en medio de la corrupción política y en los negocios (pugna interburguesa).

En este sentido, FRENADESO ha señalado que su planteamiento nada tiene que ver con quienes plantean reformar la Constitución (elaboración de una nueva carta magna por “elites/expertos”, o parches y remiendos) o hacer una Constituyente “Paralela” a fin de que la clase dominante recupere legitimidad y haga gobernable el sistema imperante. Tampoco se trata de que los actuales gobernantes convoquen a una Constituyente bajo las reglas prevalecientes del sistema electoral panameño.

Tal cual como están planteadas las cosas, la constituyente sólo serviría para revitalizar o legitimar a la actual clase dominante. ¿Por qué? Porque una constituyente bajo las actuales circunstancias sería convocada por los actuales poderes corruptos y desprestigiados, sería bajo sus instrumentos habituales, el Tribunal Electoral y las leyes vigentes que le dan ventajas a los partidos políticos, además cuentan con todos los recursos materiales para imponer los intereses de las minorías. En otras palabras, tendrían una correlación de fuerza favorable y por consiguiente tendríamos como resultado una constitución muy parecida a la actual.

Basta mirar a los actores detrás de la Paralela: políticos tradicionales que no la convocaron cuando fueron gobierno; seudo independientes y autodenominados partidos independientes, grupos empresariales (más proclives a reformas, pero que algunos plantean ver la reglamentación de la paralela para asumir posiciones más directas). Para beneficiarlos en este proceso, el Tribunal Electoral permite que se sumen las firmas que logren los tres grupos. Como se ve el mecanismo de la paralela es una Iniciativa del establishment.

Lo que plantea FRENADESO es la importancia de hacer conciencia en la población sobre la necesidad de un cambio político real/verdadero. Este cambio lo podremos lograr si el pueblo cobra conciencia y lucha sobre la base de las premisas de que como soberano es la única fuente legítima de derecho y que por tanto todo dictamen del pueblo es legal, de que manifestando la voluntad suprema y directa de la población puede darse su propia normativa jurídica y de que haciendo uso de su Poder Constituyente para recrear el Estado, puede convocar a una Asamblea Constituyente Originaria y Soberana, con plenos poderes para barrer con la podredumbre moral existente en los órganos de poder e instituciones de un Estado degenerado, acabar con la impunidad, recuperar los fondos y bienes robados al Estado, castigar a los corruptos y corruptores, y por fin dar paso a la atención de las necesidades apremiantes de la población, en especial a los sectores excluidos y marginados de las políticas públicas.

Una Asamblea Constituyente así concebida, podrá cumplir con la misión de darle a la nación una Nueva Constitución que signifique la refundación de la república sobre sólidas bases democráticas, principios humanistas, una nueva moralidad, equidad social, desarrollo nacional independiente, bienestar material y cultural para la población y fortalecimiento de la soberanía del Estado panameño sobre todo el territorio nacional.

Una Constituyente Originaria, donde los diversos sectores de la sociedad panameña construyan la nueva Constitución que siente los pilares de una sociedad con equidad y justicia social, con pleno respeto de los derechos humanos. Esta es la única salida real para acabar con la podredumbre moral de las instituciones y lograr una sociedad verdaderamente justa.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

0

User Rating: Be the first one !
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Llegó San juan. Y el cumpleaños de Ana Christina Guerra.   

Por Ramiro Guerra M.        Fiesta de San Juan en Chitré (Ayer)        …

Deja una respuesta