Últimas Noticias...

A  Adriano Herrerabarría “MAESTRO DE MAESTROS”.†


Por: Aristides Ureña

Te fuiste al lugar que tu habías soñado y por el que habías luchado

El poste de macano negro ya nos dejó solitario…el Cedro amargo (Chico Changmarin) subió al pedestal de la serranía veragüense dejando al Guayacán todavía impreparado a tomar la bandera… siendo vuestras huellas metas prohibitivas difíciles de igualar. Y tú Adriano, te fuiste fiero con tus soledades.
Titánico, grande, combativo, fuerte como el Macano Negro, ser rudo para poder sobrevivir y dulce cuando recordabas a tu tierra panameña que sordo te escucho.

Los mismos rebencazos de Arquilia que ayer tesaron tu carácter, hoy bajan desde el cerro Tute acompañada por Mélida, Abelino y todos tus hermanos para recibirte a ese lugar que tu construiste con tus difíciles batallas para que el Panamá Profundo e interiorano se sintiera orgulloso de contar con ese paraíso, soñado por ti.

En la foto superior: El gran Pintor Aristides Ureña Ramos, Francisco «Chico» Changmarín y el maestro Adriano HereraBarría.

 

Un solo compromiso nos unió para siempre, dictado por el compromiso que cada panameño lleva escondido en el profundo de su corazón: Hacer grande nuestra Patria. Pacto abrazado con fervor por Changmarín, por ti y que hoy día es (considero) deber para mí.

Lejos de fáciles demagogias, podemos gritar a los cuatros vientos que eres el Maestro de Maestros, pues bajos tus consejos fuimos doblegado a la disciplina académica cuatro generaciones de pintores panameños. Para marcar en cada uno de nosotros, esa incómoda situación, de reconocer en tu severa manera de enseñar, la rigurosidad que comporta entregarse en cuerpo y alma a la profesión artística.

En mi último encuentro contigo, me quisiste dejar varias tareas, del cual una (ésta) me siento incomodo por cumplirla, me hiciste prometer que lo dicho en privado, tendría que comunicarlo al momento de tu partida, eso que me pediste, en este momento en la cual rezó por los últimos momentos que te quedan de vida, hoy aquí publicare.
“Aristides, yo luche como un león para llevar a cabo mis tareas de artistas, pelean a puños contra todo el mundo, como cuando, para crear las escuelas de Artes plásticas en el interior de la República, tuve que amenazar con revolver mis acciones, como también mi arte…como todo león que se siente Rey en su propia jungla, envejecí y fui superados por los jóvenes vigorosos nuevos talentos que estaban surgiendo. Es así que el viejo león se retira en su soledad, sin ningún reconocimiento, para que, en ese lugar de su retiro, solo vengan a visitarlo las hienas y buitres sedienta de protagonismo (carcajada)”

Mi orgullo por Adriano ha sido su original manera de ser, donde el personaje se une a su obra, siendo esta característica, poco usual a los artistas panameños, porque el ser un artista, no es ponerse un traje para recitar una comedia y después devolver el vestido al armario, más bien una manera de vivir con coherencia su propia agonía creativa…sobre todo cuando se es Maestro dentro de su disciplina.

Adriano, sé que me estas escuchando… esta mañana que era de tupidas lluvias, observaba desde mi terraza un arcoíris que surcaba los cielos desde la ciudad capitalina hasta la zona canalera y pensé al artículo que te dedique en mi primera intervención de mi Café Estrella, allí estabas tú, como el personajes que las Brujas de Veraguas habían creado, para que abriera zonas de luz en las tupidas junglas de Panamá, para que en ese lugar se enseñara el secreto del rojo achiote, de los matices de las mariposas y de los variopintos colores de los arcoíris, pues cumpliste con tu tarea, dejándonos los templos donde los sedientos del saber artísticos apaguen su sed.

Las dos ruedas de mi bicicleta (donde aprendí a andar) ya fueron quitadas, ruedas del mejor Cedro Amargo y de la excelencia del Macano Negro, pues viajó hacia adelante, sin mirar atrás, pues los torbellinos de vientos que bajan de las cordilleras centrales de Veraguas traen las dulces voces del maestro Chico y de Adriano para que honremos con nuestras acciones la ejemplar vida de dos grandes del Panamá Profundo.

Adriano nunca morirás, porque ya eres parte de lo profundo de los panameños y de los mejores exponentes de la pintura panameña. ¡Siempre estarás presente!

7 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el post

User Rating: 4.26 ( 6 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

La Historia De Un Calvario Y De Indolencia Suprema De La Justicia En Panamá.

Saña y crueldad infinitas del Órgano Judicial, solo con los que no tienen dinero.   …

Deja una respuesta