Últimas Noticias...

Una fría conspiración pretende mantener el precio alto de la energía eléctrica en Panamá.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

Empresa monopólica que obstruye el mercado interno de energía y que se favorece sospechosamente de la inacción o la ayuda de las entidades oficiales panameñas.

 

Con el argumento falaz de las instituciones estatales como ASEP, ETESA más la Secretaría Nacional de Energía (SNE), en donde supuestamente buscan garantizar el suministro de energía eléctrica, “mejorar los precios de la electricidad”, crear empleos verdes, atraer nuevas inversiones, disminuir la dependencia de los combustibles fósiles y cuidar el medio ambiente, y extrañamente respaldados atrás por la empresa monopólica, AES Panamá que, tiene el control de más de 70% de la generación eléctrica en Panamá, han echado a andar (posterior a la sentencia minera y en plena campaña política), un apurado plan para someter a una licitación por 20 años y apertura de mercado de tecnologías nuevas, que debieran abaratar el precio de la electricidad a las familias y empresa panameñas pero que deliberadamente desconocen la aparición de baterías de sodio que en otras latitudes se están utilizando a un bajo coste porque este material existe en todas parte y  disminuye el costo para almacenar energía, pero en el caso nuestro esto no representa un beneficio para los panameños, sino solo para las empresa generadoras y distribuidoras de energía que incluso empresas como AES podrían tener almacenaje de energía en Baterías de Na, comprarles a otros generadores y luego revendería al mercado a altos precios, es decir, que la introducción de energía renovable más barata, no significará en lo absoluto un mejor precio para los clientes. La conspiración presente, partió oficialmente desde la recomendación que quedó establecida en la resolución No. MIPRE-2024-0001384, publicada en la Gaceta Oficial digital No. 29949-A, publicada este lunes, 15 de enero pasado, justo cuando se conoció del aumento de la tarifa eléctrica para este primer semestre 2024, mismo que no tiene ningún fundamento, porque el país tiene instalada una capacidad de 3 mil megas y la necesidad apenas sobrepasa los 2200 megas, lo cual indica que pagamos por una energía que, ni siquiera usamos y mucho menos nos ha afectado el fenómeno del niño ni la niña como argumentan los conspiradores.

Las Agencias estatales que tienen que ver con la energía eléctrica en Panamá, se han convertido en tapadera y encubridores de un mal servicio público y un atraco desmesurado a los bolsillos de los panameños. Por ellos son fundadas las sospechas del apuro con que quieren definir este asunto.

La tecnología de las baterías acumuladores a base de Sodio, está en pleno ascenso y gracias a ellos, Panamá podría aprovechar esta forma mucho más barata para acumular energía y lograr un abaratamiento de la energía eléctrica, por lo cual no se comprende la desesperación por definir un asunto que la sociedad panameña podría esperar solo dos años para que madure la tecnología y lograr un auténtico beneficio para el país, dado que incluso la reactivación económica que debe emprenderse, requiere de una energía menos cara de lo que actualmente se está mercadeando a precios astronómicos que representan la más cara de toda la región y nos lo venden a 20 centésimo y más el kw/h.

Las actuales autoridades, en una conducta oscura y turbia que llama a mínimas sospechas, pretende, antes de cerrar la actual administración, definir este asunto que afectará los próximos 20 años, tema que repito, no es el momento oportuno para definir.

La privatización en 1997, se sustentó en que el precio de la energía sería abaratado y, hasta ahora el pueblo panameño, paga una factura con aumentos descomunales y que ahuyentan la inversión especialmente del sector industrial que es el mayor generador de empleos sanos en el país.

Es momento de repensar la seguridad energética nacional en términos no solamente de suministro, si no, del impacto en el bolsillo de panameños, empresas nacionales generadoras de empleo y de las arcas del estado por vía de ignominiosos y escandalosos subsidios. Habrá que llegar a un gran consenso nacional sobre el papel de las empresas generadoras, transmisoras, distribuidoras y comercializadoras, junto al papel estatal y la politización e injerencia de actores externos en el ecosistema energético que pertenece a todos los panameños y no solo para beneficio económico de unos cuantos.

Un asunto de este calibre, el gobierno saliente no tiene la legitimidad, para comprometer a casi toda una generación, y menos si existen fundadas sospechas de que detrás, se están manejando situaciones oscuras y que podrían explicar la celeridad y la desesperación en un asunto de la mayor importancia para los panameños que tiene que decidirse con calma y buena letra para salir de la angustia y desasosiego que vivimos en la actualidad.

¡Así de sencilla es la cosa!

7 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 5 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Netanyahu está llevando a Israel a un abismo desastroso

23 de mayo de 2024 Credit…Augusto Casasoli/A3/Contrast/Redux   Por Thomas L. Friedman Es columnista de …

Deja una respuesta