Últimas Noticias...

LOS MÁRTIRES DE CHICAGO

Por: Mallela Pérez Palomino

Corría el año 1886. En Chicago existía, desde los alrededores de 1860, la inquietud por reclamar la reducción de la jornada laboral a 8 horas (qué eran de 10, 12 y 16), el incremento salarial, el reconocimiento de las organizaciones sindicales, derechos de la mujer y erradicación del trabajo infantil.

Hubo oídos sordos a manifestaciones, marchas y protestas; y la reacción fue positiva .  Ya en las  resultaban muertos y heridos porque la policía hacía acto de presencia para disolver la multitud.

La situación se avocó a un paro general y como resultado despidos masivos. Ya para el 1 de mayo alrededor de 30.000 obreros se unieron al paro.

Chicago se paralizó. Para el día 4 de mayo el movimiento había tomado tal fuerza que se podría decir estaba en  su punto máximo.

Un mitin fue convocado en Haymarket Square, en el cual un sujeto desconocido lanzó una bomba a la policía y, según el reporte de ese cuerpo, murieron siete gendarmes. Otra versión habla de una unidad: Matías Degan.

La respuesta policial contra los manifestantes fue contundente. Inició entonces una persecución, allanamiento de viviendas, acoso y amenazas  a familiares  y conocidos de activista.

Tomaron prisioneros treinta ciudadanos, de los cuales mantuvieron encarcelados 8.

Fueron juzgados de manera inusualmente rápida, parcial e irregular. Hallados culpables y cinco sentenciados a la horca. Cuatro fueron ejecutados, ya que uno de ellos se suicidó.

Este acontecimiento tocó la fibra más sensible de la conciencia trabajadora, y de todas partes del mundo llegaban peticiones de clemencia.

Finalmente, el día 11 de noviembre de 1886, fueron ejecutados.

Realmente, la razón de tal ejecución, no fue la muerte del policía Degan, si no el hecho de enardecer a los trabajadores para que reclamasen sus derechos.

George Engel – tipógrafo – ahorcado

Samuel Fielden – obrero textil – pena conmutada a cadena perpetua

Albert Parsons – periodista – ahorcado

Louis Lingg – carpintero – se suicidó

Michael Schwab – encuadernador – pena conmutada a cadena perpetua

August Spies – periodista – ahorcado

Oscar Neebe – vendedor – 15 años de prisión

Adolph Fischer – tipógrafo – ahorcado

José Martín lo expresó así :

“Cada Primero de Mayo serán resucitados”

“Les espera la horca. Eran cinco, pero Lingg se madrugó a la muerte haciendo estallar entre  sus dientes una cápsula de dinamita.

Fischer se viste de prisa tarareando La Marsellesa. Parsons, el agitador que utilizaba la palabra como látigo o cuchillo, aprieta las manos de sus compañeros antes que los guardias se las aten a la espalda.

Engel, famoso por su puntería, pide vino Porto y hace reír a todos con un chiste.

Y Spies, que tanto ha escrito sobre la anarquía como la entrada a la vida, se prepara, en silencio, para entrar en la muerte.

Los espectadores, en platea de teatro, clavan la vista en cadalso. Una seña, un ruido, la trampa cede… Ya en danza horrible mueren dando vueltas en el aire”

La fecha del Primero de Mayo como Día Internacional del Trabajador, se estableció durante el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional celebrado en París en 1889. La idea era recordar y reivindicar a los Mártires de Chicago.

La mayoría de los países conmemoran esa gesta, menos USA,  lugar de los hechos.

 

Mi opinión

Ni siquiera el Mahatma pacifista blandió una actitud pasiva.

Sentarse en el quicio de la puerta o en la comodidad del sofá a machucar a dentelladas amargas la breva de las injusticias sociales, de las promesas incumplidas o de los pecados del estado convertidos en delitos; no nos dará la chispa que encenderá la máquina del cambio hacia una transformación de una sociedad más justa.

El leseferismo no es lo que ha mejorado al mundo. La inacción y el papel de observadores frente a los actos de abuso, nepotismo, clientelismo y corrupción no son la solución.

Y, sin llegar a un llamado a la insurrección o la violencia, es necesario hacer conciencia de nuestro papel de ciudadanos.

Hemos trabajado y sacrificado para levantar hombres y mujeres de bien, algunos hemos formado profesionales a través de la docencia, muchos aún jubilados, hemos seguido en la brega, porque el brazo productivo de este país se sostiene con la fuerza laboral. No existe robótica o inteligencia artificial que lo sustituya.

Somos muchos los que pretendo mejores días.

Y no nos dejamos apantallar por supuestas divisiones entre órganos del estado, o la parafernalia de un pretendido golpe de estado, en la proximidad de Día Internacional del Trabajador, donde nos vemos las caras y concretamos que quienes queremos el bien de la nación SOMOS LA MAYORÍA.

¡FELIZ DÍA DEL TRABAJADOR!

6 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.43 ( 6 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Mucha especulación sobre el tema minero

Por: Ramón Sevillano Mientras no se derogue la ley de Moratoria Minera no se puede …

Deja una respuesta