Últimas Noticias...

Los Credos Culturales Inducidos Por La Élite Dominante

 

por Gonzalo Delgado Quintero

 

 

Los credos culturales siempre serán impuestos contra viento y marea por las personas que se mantienen a la cabeza del supra poder. Todo, absolutamente, queda bajo su dominio e influencia y es muy difícil escapar de ello. Ejemplos hay por montón. En la relación social desde los tiempos de Grecia, China, Egipto y otras civilizaciones como la mesopotámica.

Desde las cuevas, los clanes, las tribus hasta llegar a las formas más complejas de la época esclavista; luego, el feudalismo, el mercantilismo, el capitalismo, el imperialismo, el socialismo y otras formas hasta las circunstancias actuales de la tendencia de la sociedad global que se bandea inmersa entre el unipolarismo impulsado por Estados Unidos y la Unión Europea bajo el manto del neoliberalismo contra el criterio de la multipolaridad promovida por China, Rusia, India y los demás miembros del BRICHS, con un criterio capitalista productivo estatal; siempre, las decisiones serán tomadas por ese pequeño grupo, de la élite de este súper poder invisible, pero contundente.

Parte todo de la cultura predeterminada establecida bajo un criterio que observa lo económico, lo político, por supuesto, lo social y demás a actividades humanas. Siendo de esta forma, al menos en nuestras latitudes, el principio de todo credo cultural impuesto ha sido a partir del intercambio que permite ese acervo transcultural que impulsa afirmaciones vitales entre lo sexual y lo divino. Tal circunstancia ha sido un problema disimulado pero permanente, porque la naturaleza humana no se podrá soslayar jamás.

Visto así, resulta obvio, las soluciones impulsadas por el sistema cultural-religioso griegojudeoromanocristiano. Formalizaron socialmente la relación de pareja a través del matrimonio religioso y a la vez condenaron el amor mundano como una blasfemia contra la determinación divina que, por tanto, nos conduce al infierno.

Pero, como todo ha sido por razones de conveniencia y dominio, el matrimonio religioso fue llevado a la esfera legal. El primerio cedió preminencia ante el segundo, cuyo predominio se impuso a partir del surgimiento del Estado laico.

Al fin y al cabo, las dos figuras matrimoniales vienen a ser parte de esa contradicción cultura-natura inducida y que la secuencia evolutiva social ha ido cambiando con los tiempos. Ya no somos cavernarios. No obstante, ambos tipos de matrimonio, como figuras de primerísimo orden social, siempre fue una salida tendiente a dar una ordenación monogámica conveniente al poder élite, porque de lo contrario quedan todavía viejas prácticas poligámicas que en el fondo tampoco se oponía a la circunstancia natural humana cuyo fin principalísimo es la preservación de la especie a partir de la reproductividad.

Pero surgían inquietudes a partir de lo prohibitivo, como aquello de que si solo se puede amar a un ser humano o a varios. Allí, de inmediato salían a flote dos problemas, uno teológico y otro biológico de carácter racional, sentimental y espacial, todos combinados, algo que solo puede configurar la capacidad del cerebro triúnico de los seres humanos. Un verdadero choque mental entre tres cerebros juntos en la cabeza de cada ser humano.

Supongo que es por eso, que en estos tiempos de pleno acceso a la información, pareciese imposible establecer distinciones claras en aspectos morales, religiosos, culturales y políticos. A lo mejor es porque todo un poco está mezclado en una sola y única experiencia y que tal y como transcurren los eventos actuales, más rápidos que nunca, lo único verdadero es el drama del ser humano como parte de la naturaleza primero y después en una más compleja organización social, más allá del natural sentimiento gregaro.

No es un proceso regresivo, sino la retoma de la naturaleza humana, sacudiéndose temores atávicos y sumisiones surrealistas enfrentados a veces al criterio impuesto en cada momento por el omnipotente pensamiento dominante del grupo del supra poder de turno, tal y como ocurre hoy, repito, en nuestras latitudes, tomando en cuenta un ejemplo que parece paradójico en l cada vez más extendida promoción e imposición de la ideología de género.

Entonces, ¿A quién se obedece? ¿Estamos sin opción acaso? Al menos en mi forma de entender, me resulta perturbador ese hecho. No por estar en medio la condición muy individual de quien sea homosexual, sino porque siento que esa ideología debilita la estructura social en nuestro ámbito occidentalizado frente a otra visión fuerte y contraria, cuyo enfoque lleva rumbos distintos de dominación también abiertamente opuestas a las inclinaciones auto flagelantes propias, que los líderes de acá, tratan de imponerle a su propia sociedad con una visión de miopía aguda y desdibujada del hombre y la mujer, precisamente en un momento que nos ubica bajo una guerra que ya se está librando a tiros, cuetes y bombas cuyo final será un nuevo orden social y mundial. Dejen la cuec….!!!

El autor es periodista, escritor y analista

4 Hay varios Likes:) Gracias...

User Rating: 5 ( 1 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Peligrosa Incoherencia de la función judicial panameña

El 27 de noviembre pasado, la Corte Suprema de Justicia en el histórico fallo de …

Deja una respuesta