Últimas Noticias...

Equidad para la sobrevivencia

Juan Jované

 

Tal como lo ha el señalado el Secretario General de Naciones Unidas  Antonio Guterres la humanidad transita por lo que él llama “una autopista hacia el infierno climático”. Un gran número de estudios e indicadores así lo avalan.

En efecto, se conoce que en el 2022 la temperatura de los océanos alcanzó el más alto nivel de calentamiento registrado. En un dato más cercano al momento que vivimos se puede señalar que la Agencia Internacional de la Energía predice que para el 2023 se volverá a alcanzar el punto máximo de emisiones de gases invernadero. De acuerdo a las observaciones del  National Center for Environmental Information, organismo adscripto a la National and Atmospheric Administration  , parece claro que vamos en esa ruta, ya que en enero del 2023 la superficie del planeta mostró una temperatura que sobrepasa en 0.87 grados centígrados al promedio observado en el Siglo XX para los meses de enero.

Las consecuencias de estas tendencias son desalentadoras. De acuerdo con un estudio publicado por la Escuela de Geografía de la Universidad de Oxford dado a conocer  recientemente, la profesora Louis Slader y el Doctor Jiabo Yin señalan que, de mantenerse el incremento de la temperatura, 9 de cada 10 habitantes de la Tierra sufrirán situaciones climáticas extremas.

Definitivamente estamos en una ruta que apunta hacia la sexta gran extensión de la vida sobre la Tierra, esta vez provocada por un modelo económico que apunta hacia la acumulación interminable de capital, sostenida en un crecimiento que deteriora sistemáticamente el ambiente.

Siendo que la propia humanidad se encuentra amenazada con desaparecer resulta inminente establecer cuál sería la ruta de escape de esta situación. En el debate de este tema se ha venido desarrollando la idea de que esto se puede lograr sin una importante transformación de la lógica de producción y distribución actualmente existente. En realidad, se trata de una falsa solución, de la llamada estrategia del “lavado verde”.

La idea básica de lograr la sostenibilidad ambiental sin un cambio social y económico importante se fundamenta en la idea de la solución exclusivamente técnica. Esta visión, tal como se destaca en un reciente artículo publicado en la prestigiosa revista Lancet por Joel Millward-Hopkins y Yannnik  Owald, no se toma en cuenta que las tecnologías propuestas no han sido probadas y, además, implican difíciles alternativas negativas en relación a la biodiversidad y los sistemas agroalimentarios. Por su parte John Bellamy Foster ha llamado la atención sobre las contradicciones ecológicas de las llamadas tecnologías de secuestro de carbón.

A lo anterior se deben sumar otros dos elementos. El primero se refiere a que dado el alto costo que ya tienen los impactos climáticos negativos, existe una real competencia entre los costos de reponer estos daños y los que se deben destinar a la transformación energética. El segundo tiene que ver con que la fase de descarbonización fácil pronto se agotará, teniendo que pasarse a una etapa más cotosa.

Entonces, como como se desprende del artículo de Millward-Hopkins y Oswald, la posibilidad de lograr una situación sostenible, en la que todos los habitantes del planeta puedan lograr un bienestar humano satisfactorio, pasa por reducir el uso de energía per cápita promedio y de que el uso de energía se utilice más equitativamente entre los distintos sectores sociales. En términos globales el coeficiente de Gini de concentración en el uso de la energía entre sectores sociales deberá reducirse de 0.58 a un nivel que va de 0.28 a 0.27.

Como bien señalan estos autores esto solo podrá lograrse si en paralelo se logra una importante redistribución de los ingresos. La equidad y la justicia social  son  necesarias para salvar a la humanidad.

 

 

 

 

3 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 1.89 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Zapatero, a sus zapatos.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego   La ciudad capital esta colapsada por la basura, en …

Deja una respuesta