Últimas Noticias...

Entre discursos incongruentes de víctimas y corderos.

Por: Enrique Avilés.

Ante la caída libre que ha mostrado Panamá en la clasificación internacional “doing business”, realizada por el banco mundial, el panorama para atraer negocios resulta cada vez más desolador ante barreras burocráticas y regulaciones sin sustento técnico. Esto fue lo planteado en días pasados por la Cámara de Comercio de Panamá, y no deja de tener razón, pues nuestro puesto # 84 entre 190 países, es la desmejora ante una medición anterior en la que nos encontrábamos en el lugar # 55. (2014). Para la Cámara de Comercio esto se debe a que “Hoy, es cada vez más constante la opinión de que hacer negocios en Panamá está crecientemente impactado por la burocracia, la discrecionalidad gubernamental y regulaciones sin sustento técnico. Ello está llevando a empresarios nacionales e internacionales abandonar la idea de realizar nuevas inversiones o, peor aún, reducir o relocalizar sus operaciones»

Lo de la burocracia se comprende en el sentido que la administración del Estado necesita hacerse más eficiente y fluida en la agilización de trámites de toda índole, en lo de la discrecionalidad administrativa se debe ser más puntual al señalar si se está abusando de la misma de parte de funcionarios y esto se convierte en un freno real a las inversiones, o si lo que se está pidiendo es que esa discrecionalidad para tomar acciones de parte de los funcionarios dentro de un marco legal sea prácticamente anulada, o simplemente dejar caer el peso de la crisis en la premisa de que hay poca inversión por las decisiones o indecisiones  administrativas del Estado, o su constante intromisión en la administración de empresas, mediante regulaciones excesivas de las mismas. Desde mi punto de vista, el problema es la viga que, no permite que la Cámara de Comercio vea más allá de sus narices es que, nuestro libre mercado degenerado y patrimonialista, no resulta por estas últimas condiciones en un mercado viable de invertir, pues su degeneración con la  subsecuente creación de oligopolios mantiene sobrecostos indiscriminados a todo tipo de servicios, por ende, este mercado desregulado, convierte a Panamá en un destino poco apetecible para la inversión de capitales, a menos que la ganancia sea supremamente exorbitante, caso de las explotaciones mineras y otras tantas.

Nadie va a invertir en un lugar donde el combustible es uno de los más caros del mundo, donde la venta de energía eléctrica, de generación hidroeléctrica que en todas partes del mundo es la más barata, anda por las nubes, donde los alimentos están incomparables por su alto precio y donde lo único atractivo es la exoneración de impuestos que redunda en la poca capacidad del Estado para lograr una política de equidad social real y digna, creando un panorama donde los estallidos sociales que afecten la inversión estén, no solo justificados, sino a la orden del día, de continuar este modus operandi del binomio gobierno-empresa privada. Cierra la conveniente ceguera de la cámara insistiendo en que solo la “clara protección del Estado de Derecho, el derecho de propiedad y la responsabilidad fiscal. Son estos elementos los que ayudarán a incentivar las inversiones tanto de locales como de extranjeros, promoviendo así el aumento de empleos, los aportes al fisco, un crecimiento económico transversal y, por ende, prosperidad para todos». Dios salve al pueblo de sus derechos a una vida digna y de la incongruencia de discursos contradictorios que pretenden víctimas donde hay culpables y corderos donde hay lobos.

El autor es docente universitario. 

8 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.34 ( 4 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

95 Aniversario del Nacimiento del Gral. Omar Torrijos Herrera.

Recordando a un dirigente comprometido con su patria Miguel Montiel-Guevara  El 13 de febrero de …

Deja una respuesta