Últimas Noticias...

De corrupción, corruptores y otras pestilencias.     

  

Por: Carlos Ochoa E.  

 

Hablar del tema produce fastidio, se trata de una de las palabras más repetidas en las últimas décadas, pero parece que nadie o muy pocos quieren ir al fondo del problema. Primero es necesario hablar de los corruptores, o sea de los que inician la violación de los principios y valores éticos, morales y sociales que rigen a toda sociedad.

Nadie duda que la base de toda sociedad es la familia, el hogar, precisamente allí es donde comienza la corrupción, luego permea a la sociedad y termina en el gobierno.

Pero los medios de comunicación nos quieren hacer creer y convencer que dicho flagelo nace en los gobiernos. Allí no nace, pero es donde se hace visible, ya hemos visto que la corrupción tiene mil rostros, ocultados casi siempre, guardadas las proporciones, se pretende solamente castigar a las víctimas y no al victimario, cómo en algunos países donde se castiga a la mujer violada y no al violador.

Dónde están los corruptores, los que delinquen a diestra y siniestra, los que violan las leyes y todos los valores de la sociedad. Por allí hay que comenzar, si se quiere erradicar la pestilencia.

¿Quiénes corrompen a los gobernantes? Aunque no pocos cuando llegan al poder ya están contaminados, es más, no creo que el poder corrompa, solo es el detonante y la oportunidad para que aflore lo que hay en el fondo, en la conciencia social.

No hay dudas que tenemos una sociedad carente de valores, pero quienes son los responsables, no es el propio pueblo, tampoco son los gobiernos. La pregunta es: ¿A quiénes responden los gobiernos? Demás está decir que responden a la clase social dominante.  Ya otros lo han dicho, solo lo recalco, evasión de impuestos, no pago de la cuota obrero patronal de la CSS, pagar salarios de hambre, especulación con los precios de los artículos de primera necesidad, lucrar con la salud del pueblo, todo esto contamina el ambiente, y que decir del narcotráfico. El narcotráfico y el contrabando, estos no son negocios de pobres.

Quienes corrompen son los que tiene suficientes recursos económicos, políticos y sociales para hacerlo, los corruptos, mejor dicho, corrompidos, nos guste o no nos guste son víctimas, conscientes o inconscientes de un sistema envilecido, en decadencia, postrado que no ofrece ninguna alternativa digna y decorosa para este pueblo.

Por dónde se apriete sale el hedor y demás pestilencias propias de un sistema que se debate entre corruptos y corruptores, que a la postre se hace cuesta arriba diferenciar los unos de los otros, no sé en qué escuela aprendieron muy bien a cuidarse las espaldas los unos a los otros, o si se trata del más funesto contubernio social jamás sospechado. Y como colofón, demos una mirada aguda, fría y desapasionada a los resultados de tantos diálogos, parafraseando al insigne poeta Ricardo Miró, «revuelvo la mirada y a veces siento espanto» o como escribió otro, algo huele a podrido en Dinamarca.

El autor es prof. de geografía e historia y sociólogo.

rostro de los corruptores Foto publicada en todas las redes sociales de Panamá.

2 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el post...

User Rating: 3.65 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Panamá Y Sus Encrucijadas. Panamá El De Los Dilemas.

Por Ramiro Guerra M. Jurista, escritor y cientista político.   La negación de la negación. …

Deja una respuesta